.

‘Legend of the Blue Sea’, volver a encontrarse (2016)

Una serie sobre sirenas, estafadores y vidas pasadas. Hay que decir que cómo trama de fantasía cumple todas las expectativas. ‘Legend of the Blue Sea’ es una historia para amantes de lo cotidiano vestido de aventura de princesa que aprende a vivir en un mundo muy distinto al suyo.

Hasta aquí, corrientona como poco, pero tranquilos, hay giro inesperado y fascinante que le dan un toque exótico extra y que nos maravilla por su buena factura. Nada es lo que parece en ‘Legend of the Blue Sea’.

Las vidas de nuestros protagonistas ya estuvieron ligadas antaño y ahora les tocará descubrir que vínculos les unen y hacen que en cada vida vuelvan a encontrarse.

Una historia con un toque diferente

Kim Dam Ryung (Lee Min Ho) es un noble erudito de la dinastía Joseon que por obra del destino conoce a Sae Wa (Jun Ji Hyun), una sirena cautiva cuyo destino es morir a manos de sus secuestradores. Kim Dam Ryung consigue rescatarla y devolverla al mar; sin saber que entre ellos dos existe un pasado que él no recuerda.

Mucho tiempo después,tras un suceso inesperado Sim Chung (Jun Ji Hyun) llega a tierra firme y el primer ser humano al que conoce es Heo Joon Jae (Lee Min Ho) un estafador de sangre fría que vive por todo lo alto esperando el siguiente golpe.

Desde el primer momento en que se encuentran las risas están aseguradas. La sirena no sabe como comportarse en tierra y por supuesto Heo Joon Jae se aprovechará de ella y de la situación en cuanto una joya que lleva la joven encima capte su atención. Ya tiene próximo golpe.

Mientras busca la manera perfecta para agasajar e intentar timar a Sim Chung se irá dando cuenta de que hay algo especial sobre ella, aunque pasarán muchos episodios hasta que sea capaz de descubrir que historia hay tras ella.

Con un apetito insaciable, una mirada que atraviesa mientras intenta absorber toda la información posible y unos comentarios sin filtros ningunos, Sim Chung seguirá a todas partes a Heo Joon Jae, quien terminará acogiéndola mientras decide su siguiente paso.

El nivel interpretativo de Jun Ji Hyun es estratosférico. Mientras da vida a la sirena pasa por todos los registros posibles, y sus ojos son capaces de reflejar todos los estados del alma de su personaje, algo verdaderamente complejo, sobre todo si tenemos en cuenta que Sim Chung es más bien rarita y muy muy especial.

Con Lee Min Ho nos reímos también muchísimo, hay veces que a su personaje no puede más que escapársele una sonrisa, y no es para menos, las situaciones rozan el absurdo tantas veces que es imposible no verse sobrepasado por ellas.

A través de su historia se presentan las subtramas de la serie. Habrá una parte familiar cargada de tragedia, abandono y lágrimas y otra profesional que le hará trabajar con aquellos que le buscan por sus delitos.

Life coach de sirenas

Los momentos más entretenidos y divertidos de la serie son aquellos que acompañan al aprendizaje de nuestra sirena. No sabe comportarse en sociedad y tampoco hablar. Aunque es rápida aprendiendo, no habría durado mucho de no ser por…

Hong Jin Kyung quien interpreta a una indigente es uno de los papeles clave de este drama. La relación que rápidamente forma con Sim Chung (Jun Ji Hyun) nos permite ver como los prejuicios nos hacen perder la oportunidad de conocer a personas de enorme valía solo por su modo de vida.

Al menos somos libres

Ella ofrecerá a nuestra protagonista ropa, consejo y amistad, sin necesidad de recibir nada a cambio. Sim Chung (Jun Ji Hyun) le abrirá las puertas de su hogar y por duro que parezca la tratará como a un igual, duele solo con escribirlo que aquellas personas que no tienen un hogar o que han elegido otro modo de vida sean obviadas y forzadas al ostracismo.

¿Seúl sin dinero? Hay cosas que no son posibles, y una de ellas es sobrevivir en tiempos del capitalismo sin tener una sola moneda encima. Esa será la primera lección que le de la jovencísima Seo Yoo Na (Shin Rin Ah), ésta estudiante de primaria dejará con su forma de ver la vida boquiabiertos con su candidez a todos los adultos que la rodean.

Finalmente, por supuesto, hay que hablar de Tae Oh, interpretado por Shin Won Ho. Este joven hacker caerá prendido de Sim Chung, y le enseñará una de las cosas más importantes a día de hoy, buscar en Internet.

Muy a lo Ocean’s

Un cambio radical de factura, estilo y tensión en la serie se da cuando el grupo de amigos, para ganarse la vida y equilibrar las disparidades económicas a nivel social, sí, no cuela, pero ellos aún así lo dicen y creen, estafan a grandes millonarios que además han ganado su dinero de forma ilegal.

Lo cierto es que se trata de la estafa perfecta, ya que quién va a llamar a la policía si el dinero que les han robado era robado previamente. Nuestro refranero popular tiene una frase que encaja perfectamente en esta filosofía.

«Quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón»

Recuerdo de vidas pasadas

Pero el verdadero fondo dramático de ‘Legend of the Blue Sea’ está en las vidas pasadas de sus personajes y en los momentos que compartieron mientras el destino, o en este caso, la avaricia humana, buscaba terminar con ellos.

Nos toca así, a modo de flashbacks, revivir una historia ambientada en el siglo XVI. Recuerdos, si así puede llamársele a eventos que no son tuyos, pero sí de alguien que vivió una de tus vidas pasadas. Kim Dam Ryung y Seo Wa arrastrarán su romance hasta el siglo XXI, en una historia romántica bien presentada y enlazada a pesar de los saltos temporales a modo de recuerdos.

Aunque a esta trama romántica hay que ponerle una pega enorme, y es el machismo que destila a pesar de su reciente grabación. No hay escena en la que el protagonista masculino no le diga a la protagonista femenina cómo debe vestirse y qué debe o no hacer. Es controlador y celoso y te lo venden como protección y romance, lo sentimos, pero ASÍ NO.

Cosas como ésta y comentarios varios que se dan a lo largo de la serie y que son de todo menos sutiles, empañan enormemente el guion.

Un buen plantel de secundarios

Si sabemos ver más allá de las obvias carencias que presenta y somos capaces de dejar de lado las interminables historias de sufrimiento que sufren los protagonistas principales, llegamos a un elenco de secundarios casi perfecto que complementa muy bien la acción.

Destaca por encima de todos, Hwang Shin Hye en su papel de madrastra de Heo Joon Jae, una viuda negra en todo su esplendor que aporta el toque oscuro y malvado que la serie necesita para coger fondo.

El calado de su personaje en la historia se hace más relevante aún cuando se junta con el que es su hijo biológico, Heo Chi Hyun, interpretado por Lee Ji Hoon. Ambos serán la encarnación de la avaricia, el egoísmo y la envidia.

Se intenta, al mostrar su pasado, darle sentido a sus acciones, pero en ningún momento consiguen compartamos o entendamos sus motivaciones. ¿Está abocada a ello? No lo creemos ni por un momento.

En líneas generales es una serie de la que se disfruta por sus muchos momentos distendidos y por el buen uso que se hace de la banda sonora. Las miradas que cruzan sus protagonistas es uno de los elementos más remarcables y bien trabajados de todo el conjunto; es lo que tiene ser capaz de escuchar la voz interna de quien tienes delante.

En definitiva, si te apetece una serie de fantasía que tiene buenos momentos cómicos y que te dejará un buen sabor de boca gracias a un final idílico, no dudes en verla.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
2.8
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Banda Sonora

Puntos fuertes

  • Buenas transiciones entre vidas pasadas y presentes.
  • La expresividad de la protagonista
  • Las divertidas situaciones que se dan

Sabes que quieres ver otra serie de Lee Min Ho

‘El rey, monarca eterno’ (2020), duelo dinástico intratemporal

Y para reírte un rato que mejor que…

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario