.

‘La Monja Guerrera’, Málaga con otros aires (2020) | Netflix

Ava se despierta en la morgue, no entiende qué ha pasado, cómo ha vuelto a la vida y, sobre todo, cómo ha recuperado la movilidad de su cuerpo. Y lo que es más, debe descubrir cómo manejar los nuevos poderes que tiene.

Así empieza ‘La monja guerrera’, la adaptación del cómic de Ben Dunn de Netflix. En ella descubrimos a la Orden de la Espada Cruciforme, una organización secreta de monjas guerreras con siglos de antigüedad, que lucha contra los demonios que acuden a nuestro mundo a nutrirse de nuestras almas y pecados.

Ava se ve envuelta en todo este lío cuando recibe el artefacto sagrado, el Halo, cuando en un intento desesperado por salvarlo lo esconden en su cadáver. Al despertar de la muerte se convierte en la portadora, en la elegida. Junto con la nueva familia que encuentra en la orden lucha contra el Tarask, un demonio de lo más aterrador, y se embarca en una misión que llega hasta el mismo Vaticano en busca de los huesos de Adriel.

‘La monja guerrera’ se antoja bastante previsible, con diálogos que ya hemos escuchado y situaciones propias de series pensadas para adolescentes que se ven venir de lejos. Llaman la atención las cuidadas escenas de acción, aunque más por ver a monjas luchando como auténticas ninjas y es que da gusto ver cómo reparten sin que se les mueva el hábito. He de reconocer que se me hicieron pocas y que me hubiese gustado un poquito más de acción.

En estos 10 capítulos de unos 40 minutos de duración podemos disfrutar de unos bellísimos paisajes andaluces, ya que la serie se grabó en Ronda, Antequera, Málaga y Marbella. Aunque se hace raro escuchar tanto inglés en Málaga. De hecho, Netflix perdió aquí una grandísima oportunidad de contar con más caras españolas, ya que del elenco principal solo tenemos a un espléndido Tristán Ulloa como representación nacional.

Las actuaciones no están mal, aunque tampoco son nada reseñables, cumplen con su cometido. Y los personajes se quedan bastante planos. Por mucho que intentan que conectemos con Ava desde el primer episodio, no consiguen transmitir del todo y se queda un personaje con poco fondo y bastante predecible.

Otros personajes que no se ven pero están muy presentes en toda la serie son el Bien y el Mal. Sin embargo, no los tratan con demasiada profundidad y es una idea más que se diluye entre otros tantos temas como afrontar la pérdida de un ser querido, la familia y la amistad.

Mención aparte merece el vestuario que, pese a no tener nada reseñable a parte de lo molón que quedan los hábitos de lucha, lo podían haber adaptado más a los calores malagueños. Chirría ver a algún que otro personaje tan abrigado entre tanto tirante y manga corta.

De todas formas, hay algo en toda la serie que te mantiene pegado al sillón. Reconozco que lo que más me atrajo de la sinopsis era la idea de unas monjas repartiendo guantazos a diestro y siniestro y ver cómo un grupo de mujeres acaban con el mal en el mundo al más puro estilo ‘Buffy’ o ‘Embrujadas’.

Y que en casa se convirtió en cita obligatoria todas las noches durante diez días, o menos porque a veces se hacía sesión doble, fiel a nuestras palomitas y nuestro capítulo de ‘La monja guerrera’. No obstante, habrá que esperar a la segunda temporada a ver si cumple con las expectativas, aunque esta primera ronda de capítulos sea un poco flojilla.

Es importante destacar que podemos disfrutar de ‘La monja guerrera’ en español gracias a Francisco Vara y su traducción para doblaje y Paula Mariani y sus subtítulos. Contaremos con una segunda temporada, por sí has quedado con ganas de más.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3
  • Forografía
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Originalidad

Resumen

  • Lo mejor: Ver a un grupo de monjas ninjas repartiendo sopapos a todo el que se interpone en su camino.
  • Lo peor: Lo previsibles que son la trama y los diálogos.

Si eres adicto a Netflix, tenemos más series que puedes ver de esta plataforma

‘Itaewon Class’, Restauración y venganza | Netflix

‘El último baile’ (The Last Dance), (Jason Hehir, 2020) | Netflix

Traductora audiovisual EN, FR > ES. Subtitulo todo lo que pillo. Cinéfila y fan de las señoras victorianas.

Deja un comentario