.

‘Kids Return’, la juventud (Takeshi Kitano, 1996) | A Buenas Horas

Masaru, ¿Crees que ya se ha acabado todo para nosotros?
¡Qué dices! Esto no ha hecho más que empezar.

Kitano, el imprevisible

Con Takeshi Kitano se junta lo improbable, que un comediante comience a actuar en cine dramático, con lo imposible, que posteriormente dicho comediante se convierta en un cineasta de autor de referencia mundial, y es que no se puede entender el cine japonés contemporáneo sin la figura del ganador del León de Oro en 1997 por ‘Hana-bi’.

Conocido en su primera época por su vena humorística, el integrante del dúo cómico ‘The Two Beats’ (el japonés continúa firmando como Beat Takeshi cuando actúa) fue introducido como actor de drama por Nagisa Oshima en ‘Feliz navidad, Mr. Lawrence’ (1983). Años más tarde, tuvo su primera oportunidad para dirigir fruto de la más pura casualidad, cuando Kinji Fukasaku abandonó el proyecto de una cinta policiaca que iba a protagonizar el propio Kitano este asumió también la labor de dirección, el resultado fue ‘Violent Cop’ (1989), thriller sobre las andanzas de un agente de policía de métodos excesivos en el que se comienza a vislumbrar el personal estilo Kitano, lírica, mezcla de géneros, diálogos escasos, planos fijos y largos y un uso de la violencia que siempre llega de forma repentina, sus siguientes obras dejan ver a un polifacético artista que igual puede realizar una historia de yakuzas (muy presente en toda su filmografía) como ‘Sonatine’ (1993), una comedia absurda como ‘Getting Any?’ (1994) o un drama romántico como ‘Escenas en el mar’ (1991).

La Esperanza

Tras una vida de excesos, que le llevan a sufrir un accidente de moto en el que casi pierde la vida y que le deja una parálisis facial que le acompañará siempre, Kitano hace un cambio radical en forma de entender la vida, abandona el alcohol y los malos hábitos, así el pesimismo, habitual en su filmografía hasta entonces, da lugar a un rayo de luz, en este contexto nace ‘Kids Return’ (1996), film en parte autobiográfico, visualmente más dinámico, con más diálogos y en general más accesible que sus obras anteriores. La película narra la historia de dos amigos, Shinji y Masaru, ambos malos estudiantes que dedican las horas de instituto a hacer novillos, robar el dinero a sus compañeros y molestar a los profesores, tras un incidente con el coche de un profesor por el que son expulsados temporalmente deciden abandonar los estudios y centrarse en el mundo del boxeo.

‘Kids Return’ nos presenta a dos jóvenes que si bien les une la amistad son muy diferentes, en primer lugar, Masaru, más impulsivo y ambicioso, siempre seguro de sí mismo, y en segundo lugar Shinji, más tímido y a la expectativa de lo que haga su amigo, ambos perdidos en el instituto, en unos estudios que sienten que no son lo suyo y en la búsqueda de su camino en la vida. Cuando Masaru encuentra un gimnasio de boxeo considerando que puede ser su porvenir, Shinji no duda en unirse, siendo este último quien resulta tener un talento especial para el boxeo al contrario que Masaru, que acaba abandonando el gimnasio, uniéndose a un clan yakuza.

El camino de cada uno

La diferente personalidad de ambos marca su devenir, Masaru por su temperamento y seguridad es rápidamente aceptado por el jefe yakuza, su ambición le lleva escalar posiciones dentro del clan convirtiéndose en poco tiempo en una de las personas más importantes del mismo. Por otra parte, Shinji, aun cuando su talento le lleva a convertirse en un prometedor boxeador, no termina de encontrarse cuando su amigo desaparece de su vida, lo que le lleva a entablar amistad con Hayashi, un boxeador acabado que le incita a llevar una vida de alcohol y malos hábitos, el joven Shinji no duda en poner en riesgo su futuro como boxeador con tal de tener a alguien a quien considerar amigo.

‘Kids Return’ es un relato sobre la juventud y la amistad, sobre como el tiempo, las decisiones que tomamos y las personas que nos cruzamos en esta vida nos marcan para siempre, sobre cómo vamos forjando nuestro camino día a día, Kitano quiere recordarnos que un día nos queríamos comer el mundo, que éramos inseguros y precisábamos en todo momento de la aprobación de los demás, que personas muy importantes de repente desaparecen aunque las recuerdes para siempre, pero sobre todo, que un día tuvimos sueños, que tomamos decisiones correctas, también erróneas, que aprendemos de ellas y que tenemos todo el derecho de caernos, levantarnos, caernos y volvernos a levantar, como Masaru dice en el diálogo final de la película, citado al inicio de esta crítica, esto no ha hecho más que empezar.

En conclusión

‘Kids Return’ es una de las mejores películas japonesas de la década de los 90, Takeshi Kitano se confirmó como uno de los cineastas más interesantes del momento, respecto a las actuaciones Ken Kaneko y Masanobu Ando cumplen perfectamente como los dos protagonistas. Asimismo, cabe destacar la banda sonora de Joe Hisaishi, el habitual colaborador de Kitano y de las películas del Studio Ghibli siempre merece la pena, el tema principal de la película es una genialidad.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.9
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Guion
  • Interpretaciones
  • Montaje y Edición
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras cintas que no te puedes perder son:

‘El hombre sin pasado’ (Lee Jeong-beom, 2010) | A Buenas Horas

‘Always’ (Song Il-Gon, 2011) | A Buenas Horas

He visto cosas que no creeríais. Cinéfilo y enamorado de la cultura japonesa. El cine asiático es lo mio. A veces escribo cosas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*