.

‘Fleabag’ (2016) | El arte de romper la cuarta pared

Esta noche a las 22:00 se estrena en Cosmo la premiada ‘Fleabag’ y no nos puede hacer más ilusión hablar de esta maravilla audiovisual.

Si me dieran a elegir una única serie que ver en bucle durante el resto de mi vida, con la que reírme y disfrutar como la primera vez, elegiría ‘Fleabag’ sin dudarlo ni una sola vez. Esta serie tiene algo que muy pocas producciones tienen hoy en día y es el arte de sorprender y hacerlo para bien.

Phoebe Waller-Bridge y su marcado estilo

Mucho ha llovido en la vida de Phoebe Waller-Bridge desde que en 2016 viera la luz la primera temporada de ‘Fleabag’. Por aquel entonces la creadora, guionista y protagonista de esta serie era casi una desconocida. A día de hoy, es toda una celebridad en el mundo de las series. No es para menos, el personal estilo de Phoebe Waller-Bridge (Killing Eve), con su peculiar y ocurrente humor, forma ya parte de la historia de la televisión.

La creadora de la serie tiene la capacidad de mostrarnos a los protagonistas en situaciones corrientes con un humor negro y un sarcasmo que son puro aire fresco para el panorama actual. No es fácil hacer comedia y mucho menos hacerla bien.

El cinismo como vía de escape al sufrimiento

Fleabag es la protagonista de la historia, tiene 30 años, su café temático dedicado a Cobayas es un fracaso, es adicta al sexo y acaba de perder a su mejor amiga, la única persona con la que conectaba realmente.

Fleabag elige el cinismo y el sexo para batallar contra la pérdida de Boo, su mejor amiga. Y busca continuamente en el espectador la aprobación de sus actos.

Nadie de su entorno soporta ese carácter. Su padre (Bill Paterson) a duras penas es capaz de estar en la misma habitación que ella. Su exitosa y según Fleabag anoréxica hermana Claire (Sian Clifford), al igual que su padre, siente la misma incomodidad en presencia de su hermana.

Boo era la persona que definía a Fleabag, por eso, no resulta disparatado ver como su pérdida ha hecho de esta chica una persona totalmente rota por dentro y sin ningún motivo para seguir acatando las normas sociales.

Ver a Fleabag masturbarse viendo a Barack Obama mientras su novio duerme, será divertido sí, pero también será de esas situaciones que ves con el rabillo del ojo y pensando, ¡por dios! ¡qué no la pille! Cómo esa, cientos de situaciones de oír, ver y rezar para que seas la única que la estás viendo.

Cada personaje es único

Fleabag es un personaje bien construido. Pero no solo ese personaje lo está, todos y cada uno de ellos lo están. Tienen la capacidad de atraernos y enamorarnos desde el minuto uno. No hay brechas en el guion y todos convencen, tienen su propia historia y personalidad.

Eso sí, todos los personajes son presentados por la propia Fleabag, por lo que el espectador estará influenciado por la imagen que la protagonista tiene de cada persona.

Desde la ganadora del BAFTA, Sian Clifford, hermana de Fleabag, pasando por el padre y sin nunca olvidar a la conocidísima y excelentísima Olivia Colman (The Crown) en el papel de madrina tienen momentos divertidísimos y de una calidad que te dejarán impresionada, a la par que desconcertada por la incredulidad y realismo de la situación

Destacar a Andrew Scott que revolucionará la vida de Fleabag en la segunda temporada. Como todos los personajes de la serie será único, divertido e inesperado.

El arte de ‘Fleabag’ en la ruptura de la cuarta pared

A simple vista, y en los primeros minutos de la serie, Fleabag no es más que una divertida chica adicta al sexo. No es hasta más adelante cuando nos damos de bruces con la realidad y descubrimos que todo ese sarcasmo y esa obsesión por el sexo no es más que una tapadera al profundo dolor que Fleabag siente cada minuto por la pérdida de Boo.

Creemos ver a una divertida y sarcástica Fleabag, sin embargo, será la propia protagonista la que nos irá mostrando lo sola y rota que está por dentro.

El gran acierto de ‘Fleabag’ es ese. Estamos viendo lo que la protagonista quiere que veamos. Fleabag rompe continuamente la denominada cuarta pared, para hablarnos directamente a nosotros y contarnos sus inquietudes y sus opiniones acerca de una situación o personaje concreto.

En otras comedias ya se ha jugado con esa cuarta pared, como en The Office o Modern Family. Entonces, ¿qué hace de ‘Fleabag’ una serie única en el género? Fácil, a diferencia de otras series, Fleabag no habla a una cámara como si de un reality show se tratara. Fleabag nos habla a nosotros. Nos cuenta continuamente todo lo que siente y lo que le perturba, de manera que se crea un vínculo personaje-espectador hasta ahora nunca visto en televisión.

Fleabag se dirige continuamente a nosotros con una brillantez y una complicidad que te hará involucrarte como nunca antes con una serie.

El relato contado será tan íntimo, te sentirás tan cerca de la protagonista, que será incómodo. Ver a Fleabag en situaciones sexuales más que descabelladas, será divertido sí, pero también será como estar viendo a un conocido en primera plana y sin recursos para evitarlo.

Cuando una historia está bien contada, conectas enseguida con sus personajes y con la historia. Eso es lo que ocurre con ‘Fleabag’. Todo en ella se hace con una notoriedad y un acierto que la serie roza la perfección.

Es incómoda cada vez que somos espectadores de la típica situación de sentir vergüenza ajena solo por erla. Es divertida, por todas esas situaciones cotidianas que todos hemos vivido y que en ‘Fleabag’ también ocurren. Es desgarradora cada vez que vemos cómo todo le recuerda su mejor amiga y vamos conociendo la culpa que siente por la pérdida de Boo. Y es emocionante porque tiene momentos de unión y cura que nos dejarán sin palabras.

Fleabag ha hecho del contar historias corrientes un arte y es y será una de las mejores comedias con tintes dramáticos de la historia de la televisión, no me cabe duda.

Tráiler ‘Fleabag’

¿Pasa el corte?
Overall
4.5
  • Originalidad
  • Edición y montaje
  • Interpretaciones
  • Fotografía
  • Banda sonora
  • Guion
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • Lo divertida que es la serie gracias a la interacción de Fleabag con el espectador
  • Unos personajes excelentemente montados

Si con ‘Fleabag’ no es suficiente para pasar un buen rato, aquí te dejamos otras series que puedes ver…

Killing Eve’, Una serie de espías contadade otra forma

The Crown’, culebrón del bueno

Química. Me encantan las series, especialmente un buen drama. La lectura y el binge-watching como formas de vida.

Deja un comentario