‘El día que vendrá’, viviendo con el enemigo (James Kent, 2019) | A Buenas Horas

Fotografía de David Appleby. © 2019 Twentieth Century Fox Film Corporation

Posguerra en Alemania, año 1946. Rachael Morgan (Keira Knightley) aterriza en las ruinas de Hamburgo en pleno invierno para reunirse con su marido, Lewis (Jason Clarke), un coronel británico que ha recibido la misión de reconstruir la ciudad destruida. Pero cuando van a mudarse a su nueva casa, Rachael descubre con asombro que Lewis ha tomado una decisión inesperada: compartirán la enorme casa con sus antiguos propietarios, un viudo alemán ( Alexander Skarsgård ) y su atormentada hija. En esta atmósfera cargada, la hostilidad y el dolor dan paso a la pasión y la traición.

Impecable técnicamente. Así es ‘El día que vendrá’, una cinta que no sobresale en nada más, pero sí en eso. Si quieres quedar encandilada por una fotografía preciosa y por un diseño de vestuario e interiores de esos que quitan el hipo has encontrado la cinta perfecta para perderte.

Un reparto estelar da vida a una historia enmarcada en un momento histórico que por suerte muchos de nosotros solo conocemos a través de los libros y el cine. El fin de la II Guerra Mundial hace de marco para una historia que olvida en centrarse en sus aspectos más interesantes. Bien podría ‘El día que vendrá’ haber sido una de esas cintas que te desgarran el alma, pero por desgracia, brilla tanto en su perfección fotográfica y puesta en escena que deja demasiado pronto y rápido los horrores de la guerra. En una Alemania en la que no hacía mucho la derrota no parecía posible, no se aprovecha el dolor de la derrota, la rabia de perder ‘algo ganado’ y sobre todo de haber manchado el honor patrio.

No hay que decir, que en una guerra solo hay víctimas. Ni vencedores ni perdedores, solo caos, muerte y daños irreparables. Eso no se ve como debiera en esta cinta. Conocemos a personajes que se ven ‘forzados’ a vivir bajo un mismo techo y no comprendemos el por qué de sus acciones o dinámicas diarias porque casi nos los tiran a la cara en vez de presentarlos y darles una corporeidad y fondo reales.

A Keira Knightley, la protagonista femenina, esposa de un coronel con muchos más escrúpulos que ella, o al menos esa es la sensación que tenemos durante el primera tercio de la cinta, es una mujer que aterriza en una ciudad en la que no quiere estar, rodeada de tragedia y sobre todo inmersa en una tremenda tristeza y angustia, que poco a poco se irá comprendiendo por parte del espectador. Como siempre, Knightley es perfección pura, el claro ejemplo de fragilidad, elegancia fantasmal y hielo en vez de sangre. Un personaje muy poco pasional para lo que debiéramos esperar de una historia como la que se presenta, en la que la fuerte presencia de Alexander Skarsgård queda diluida por un guion que no le deja desarrollar en profundidad un personaje verdaderamente interesante.

La relación personal y romántica que se desarrolla entre ellos dos parece no tener donde agarrarse. Comienza bruscamente, sin mucha química, y aunque con el paso de los minutos le encontramos momentos preciosos, amables y sanadores, no tienen la intensidad emocional o el calor físico que claramente esperamos.

Por su parte, Jason Clarke, es quizá el más sobresaliente de los tres, más que probablemente porque con su personaje nos sentimos más identificados, ya sea por cómo se desarrolla la acción o por la humanidad que presenta en pantalla. Hay tal batalla en su interior que nos atrapa y nos hace querer saber mucho más de él. Hubiese sido interesante ver como era su vida antes de la tragedia, quizá se habría comprendido mucho más que les mueve.

La banda sonora y la edición de sonido es una parte vital de la puesta en escena, gracias al buen hacer de la misma nos sentimos caminar por una casa cuyos suelos de madera crujen, donde el crepitar de la chimenea caldea la estancia y donde el sonido de un piano devuelve la vida a una casa llena de personas que recuperan algo de su humanidad cuando la escuchan.

‘El día que vendrá’ es una cinta ampliamente disfrutable, siempre y cuando uno no vaya buscando una profundidad argumental media o elevada y quiera, sencillamente dejarse llevar.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3
  • Diseño de vestuario
  • Fotografía
  • Guion
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Un vestuario e interiores impecables y cuidados.
  • La siempre delicada presencia de Keira Knightly.
  • Una historia que te hace quedarte hasta el final aunque no te cuadren muchas cosas.

Una cinta con fondo bélico son y una serie que te recomendamos son:

‘World on fire’, el mundo en llamas. | BBC One


Crítica de ’13 horas: los soldados secretos de Bengasi’ (Michael Bay, 2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.