.

‘Diamantes en bruto’ (2019) Netflix | A buenas horas

Netflix, conocida fuente inagotable de entretenimiento, en la mayoría de las ocasiones libera películas que no tienen nada de especiales o que directamente no transmiten nada. Todo lo contrario pasa con ‘Uncut Gems’ o, distribuida en España, con el nombre de ‘Diamantes en bruto’. Algo parecido también ocurrió con la anterior película de los directores Ben y Joshua Safdie, creadores de la joyita de ‘Good Time’ producida por A24, y más tarde adquiriéndola para su catálogo esta gran productora: Netflix. Viendo como está el panorama cinematográfico, los hermanos Safdie, son unos de los candidatos con más papeletas para meterlos en el saco de Cine de Autor.

La rapidez de los actos, los primeros planos y los sintetizadores, como medio de transmisión de esta música electrónica y envolvente, son unos de los pilares de su cine. Con ‘Diamantes en bruto’ no han dejado de hacerlo.

Howard Ratner es el propietario de una joyería ubicada en el barrio de los diamantes de la ciudad de Nueva York que vende en exclusiva a ricos y famosos. Un día se produce un importante robo que le obliga a tener que afrontar una deuda económica que no está preparado para pagar. 

Los hermanos Safdie, tanto en éste como en su anterior film, hacen que amemos a sus personajes, aunque estos ni tan siquiera se lo merezcan. Recordaremos al intérprete de Howard por una infinidad de comedias absurdas taquilleras… un actor con una relación de amor-odio respecto a sus papeles en películas, el único comparable con Nicolas Cage: Adam Sandler. Si la actuación de él nos parece de las mejores de su carrera, acaparando él solo casi toda la atención de la cámara, no hay que olvidar el debut de una joven, bellísima y tremenda Julia Fox.

Estamos ante prácticamente un biopic de Howard, este joyero empedernido, loco, impulsivo, afincado en Nueva York. Una película contemporánea en sus detalles aunque esté ambientada en el 2012. Los cameos de Kevin Garnett y The Weekend dotan a este film de un carácter moderno, desenfadado y lleno de una energía, que si es cierto que a veces se apaga, pero revive a los pocos minutos. Un grano muy marcado y unos primerísimos planos son los ingredientes que añaden los “Safdie” para dotar a este thriller de un carácter noir noventero. Si es cierto que puede caer a veces en los tópicos típicos de las películas de este género, la historia le ocurre al personaje en menos de un día.

Con una mezcla de sonidos futuristas y electrónicos, el uso de los sintetizadores como principal elemento en la composición de su banda sonora es la que la dota de un carácter único, lo que nos meterá de lleno en las entrañas del personaje.

Energia, asfixia, carácter y atractivo son sinónimos para estos 135 puros minutos de acción, con el alma de doble filo de ser aclamada por la crítica y pasada desapercibida por el público. ¿En qué grupo estás tú?

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
4
  • Originalidad
  • Montaje y edición
  • Banda Sonora
  • Fotografía
  • Guion
  • Interpretaciones

Deja un comentario