Crítica de ‘Irati’ (Paul Urkijo Alijo, 2022), el folkore y el deleite | Sitges 2022

Siglo VIII. El cristianismo se extiende por Europa mientras las creencias paganas desaparecen. Ante el ataque del ejército de Carlomagno atravesando los Pirineos, el líder del valle pide ayuda a una diosa ancestral. Mediante un pacto de sangre, derrota al enemigo dando su vida a cambio, pero antes, hace prometer a su hijo Eneko que protegerá y liderará a su pueblo en la nueva era. Años más tarde, Eneko afronta esa promesa con una misión: recuperar el cuerpo de su padre enterrado de forma pagana junto al tesoro de Carlomagno. Pese a su fe cristiana, necesitará la ayuda de Irati, una enigmática pagana de la zona. Los dos jóvenes se adentrarán en un extraño e inhóspito bosque donde “todo lo que tiene nombre existe”.

‘Irati’ y acabar agotado.

Lo de ‘Irati’ es agotador. Paul Urkijo ya comentó en su presentación que en este trabajo se le veía “totalmente en pelotas”, aludiendo a que se mostraba como era, sacándolo todo en esta película y quedándose totalmente desnudo, sin esconder nada. Ante tamaño comentario el espectador ya va con una predisposición a, cuanto menos, respetar lo que es ‘Irati’ y el trabajo del director vasco, pero por mucha predisposición que lleves pocas cosas te preparan para el viaje que ‘Irati’ es y lo que se está mostrando en la pantalla.

Con las imágenes que se nos presentan en la cinta podría ser suficiente; ‘Irati’ es, ante todo, una película de aventuras, de mitología, cargada de fantasía, honor, batallas y todo aquello que podría hacer las delicias de cuantos la disfruten; una cinta llena de luz y elementos que van otorgando epicidad a cuanto se va narrando con ese discurso ágil y de buen ritmo, pero a la vez pausado y dejando respirar, como si el propio Paul Urkijo supiese con antelación que el viaje que ofrece es tan intenso que sea necesario un descanso. Curioso es, y muestra de gran maestría en la elaboración, el hecho de mantener la tensión narrativa de ‘Irati’ durante todo el tiempo que la película dura bailando entre escenas de acción, descubrimiento y fantasía, y conseguir que la historia nos vaya embelesando cada vez más y más a cada minuto que vemos a los protagonistas en pantalla.

Fotograma de 'Irati'
Fotograma de ‘Irati’

Los detalles.

Por supuesto, el hecho de que la historia de ‘Irati’ parezca tan intensa es, entre otras cosas, por el alma que parecen haberse dejado sus protagonistas. El gran trío de la obra, Edurne Azkarate, Eneko Sagardoy e Itziar Ituño están en un nivel interpretativo inmenso, bárbaro. La creencia de que ‘Irati’ tiene tantísimo nivel y la demostración de ello en pantalla ocurre en gran parte por el trabajo que los tres intérpretes nos muestran, haciendo que la fantástica historia que tenemos ante nosotros sea creíble y palpable, consiguiéndonos animar, agobiar y emocionar. Culpa de ello también es su guion, obvio, que trabaja perfectamente en un tono medio en el que los diálogos están perfectamente acompasados para ir desgranándonos la historia poquito a poco, a pequeñas pinceladas. Esto es un enorme trabajo del propio Paul Urkijo.

Claro que, con todos estos elementos la obra debería ser ya una buena película, pero ‘Irati’ añade diversos aspectos que elevan su categoría. La fotografía es un deleite, una maravilla de trabajo cuyo culpable es Gorka Gómez Andreu y al que es imposible no nombrar cuando se trata de un trabajo tan plausible como el que muestra en esta película; la música es la compañera perfecta para lo que las imágenes nos van mostrando poquito a poco y nos ayuda a mantener ese ambiente épico y fantástico en el que nos encontramos, y el manejo de la mitología que tenemos frente a nosotros, con las criaturas, el bosque y su espíritu, ese aura que va envolviendo la película… todo está organizado como una orquesta perfecta.

En definitiva.

En definitiva, a ver ‘Irati’ irás todo lo preparado del mundo que quieras, pero al final solo puedes terminar la película agotado, exhausto y sabiendo que lo que has visto es una absoluta barbaridad. Para levantarse a aplaudir.

Tráiler de ‘Irati’.

¿Nos encanta?
Overall
4.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones

‘Unidentified Objects’ (Juan Felipe Zuleta, 2022) | Sitges 22

Crítica de ‘CORTEN! (Coupez!)’ (Michel Hazanavicius, 2022) | Sitges 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *