Crítica de ‘Chico mocoso’, lo gamberro y la enseñanza. (2021)

Austria, años sesenta. Bub, un adolescente con inquietudes artísticas fan del dibujo, vive en un pequeño pueblo lleno de elementos reaccionarios. El lugar está plagado de nostálgicos del nazismo, unos personajes que se reúnen en el bar de la aldea, propiedad de los padres de Bub. En ese clima asfixiante, inicia una relación con una chica gitana de su edad que le cambiará para siempre.

Cuando la irreverencia y el gamberrismo se llevan como seña de identidad y se está orgulloso de ello puede haber resultados de lo más inesperados. Obras de toda índole han tenido a bien ser catalogadas con semejantes adjetivos y siempre se han dejado llevar por lo que ellas mismas se sentían, sin importar las connotaciones negativas que estas pudieran tener. ‘Chico mocoso’ es gamberra y socarrona, lo sabe, y lo utiliza en todas sus posibilidades para que sea a su total favor.

‘Chico mocoso’, lo gamberro y la enseñanza.

La ironía latente en ‘Chico mocoso’ nos transporta hasta Austria en la década de los sesenta, una época donde la represión sigue presente y donde un niño tiende a ser llevado por los cánones que marca la época. Una completa obediencia y buscar el quedar bien para con el prójimo, unido a un fuerte ambiente religioso que envuelve todo un mundo corrupto y no tan bueno a los ojos de dios, hacen que la historia ya de por sí tenga multitud de elementos que la conviertan en intrigante cuanto menos.

Fotograma de 'Chico mocoso'
Fotograma de ‘Chico mocoso’

La animación como fuerte.

El apartado de la animación nos lleva a disfrutar en ‘Chico mocoso’ de una cantidad enorme de planos en los que los mínimos detalles están cuidados. Desde lo sucio de unos zapatos a lo desgastado de un maletín; pero dejando de lado estos detalles vemos ante nosotros una animación afable y cómoda, agradable a la vista que se va haciendo conforme el metraje avanza. Altamente colorida y con una mezcla de elementos característicos que hacen que sea disfrutable incluso en las escenas más desagradables.

Entonces, junto a dicha animación, encontramos que estamos divirtiéndonos de lo lindo con chistes malos, comentarios fuera de lugar e incluso con personajes que debieran de caernos mal, lo hacen, pero quieres seguir viendo en pantalla para ver lo que sucede. ‘Chico mocoso’ sustenta una ligera y sencilla trama en todo esto, haciendo partícipe al público de un festival animado marcado por esos tonos en su paleta tan agradables, consiguiendo que se olvide que la narración es demasiado sencilla y el ritmo narrativo no sea tan alto como podría esperarse.

Fotograma de 'Chico mocoso'
Fotograma de ‘Chico mocoso’

En definitiva.

En definitiva, ‘Chico mocoso’ es una buena película con detalles muy cuidados, donde una ligera pero entretenida historia hará las delicias de todos aquellos que se dejen llevar por una animación gamberra y sin pelos en la lengua, donde incluso, como en la mayoría de películas con estas características, hay tiempo para unas enseñanzas que no debería ser necesario seguir machacando en los tiempos que corren, pero que parece que así es. El público disfrutará ‘Chico mocoso’.

Tráiler de ‘Chico mocoso’.

¿Nos encanta?
Overall
3.1
  • Originalidad
  • Animación
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
Sending
User Review
5 (1 vote)

A destacar

  • La maravillosa animación.
  • El gamberrismo que posee y por el cual se deja llevar.
  • Sencilla y apetecible.

‘Sado’, quien no debe ser mencionado (Lee Joon-ik, 2015) | ‘The Throne’ | A Buenas Horas

Crítica de ‘El vientre del mar’ (Agustí Villaronga, 2021), no tan a la deriva. | Filmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.