Crítica de ‘Asedio’ (Miguel Ángel Vivas, 2023), el agobio y la supervivencia

¿Qué es ser español? Dani (Natalia de Molina) lo tiene muy claro. En su caso es servir a su país como antidisturbios, honrar su bandera y hacer cumplir la ley. Siempre pensó que ser policía era una forma de proteger a la gente, de hacer justicia. Pero durante un desahucio en un barrio conflictivo de Madrid, Dani se encontrará con un dinero escondido, una trama de corrupción policial y un crimen que harán que tenga que huir por su vida en un territorio hostil, en el que no conoce el idioma, no es bien recibida y su autoridad no vale nada. Sólo podrá contar con la ayuda de Nasha, una joven nigeriana a la que acaba de desahuciar, y su hijo Little. Y será entonces cuando se dé cuenta de que si el sistema para el que trabaja no sólo no es la solución, sino que quizás siempre fue parte del problema.

Cuando te encuentras con ‘Asedio’ te das cuenta desde casi el fotograma primero que tranquila, lo que se dice tranquila, la película no va a ser. Poco a poco conforme avanzamos podemos dar esta suposición por resuelta de manera positiva: ‘Asedio’ es un continuo ir y venir lleno de ritmo, tensión y una narración tan vertiginosa que en ocasiones llega incluso a marear. La película pronto nos muestra a Dani y la situación en la que se haya; de un trabajo más a una situación muy complicada en la que ya está en juego algo muchísimo más intenso e importante que lo que parecía en un principio. En este lugar la adrenalina es un alimento más del plato, y teniendo situada ya a nuestra protagonista Dani dentro de la fiesta, es momento de que el banquete comience.

‘Asedio’ circula por diversos terrenos a su vez, y eso a pesar de estar casi en su totalidad creada en la ubicación del edificio; pero nos encontramos con muchos ambientes diferentes que van hurgando en la herida, que van acrecentando las sensaciones que la película va dejando en el espectador conforme avanza el metraje. Así pues, en este thriller que enmascara una película totalmente survival hay muchos matices que no debieran pasar desapercibidos y que van creando la atmósfera ideal para que el juego que Miguel Ángel Vivas tenía en su cabeza sea fructífero de cara al público. Todo el sistema de luces que posee la fotografía, las carreras por pasillos angostos, lúgubres y que parecen no tener fin, los agujeros, los susurros… todo va creando una situación que aumenta la tensión aún más y que hace que entremos de lleno en una cinta que se queda en la delgada línea entre un thriller (survival, como he comentado) y una película de terror. No llega a tocarlo, pero si que lo acaricia en determinados momentos.

Dani, a quien da vida Natalia de Molina, es un personaje con una gama de grises inmensa; nada de quedarnos con el blanco o el negro. Pone a prueba al espectador en su toma de decisiones y se muestra como una mujer fuerte, pero a la vez vulnerable. Magnífica interpretación de la actriz jiennense, que cuaja un papel que de seguro ha sido difícil y que le ha exigido mucho también físicamente; pero por alguna razón, la acción y el thriller parecen sentarle muy bien a Natalia. El resto del elenco está un poco a la sombra en cuanto a cargo dentro de ‘Asedio’, pero no hay que pasar por alto el “mal rollo”, casi miedo que genera Francisco Reyes en su papel y el buen hacer de Bella Agossou, quien interpreta a una madre con una fuerza inmensa.

Junto con sus interpretaciones, la fotografía comentada y el buen trabajo de montaje, ‘Asedio’ se perfila como una película de una factura muy notable. Interminables interpretaciones de la mayoría de las decisiones que se toman son posibles, pero Miguel Ángel ha creado esto conforme su cabeza ha querido, y regala al público una película que, con sus licencias creativas tomadas, es muestra de energía y ritmo.

Tráiler de ‘Asedio’.

¿Nos encanta?
Overall
3.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Crítica de ‘Fatum’ (2023, Juan Galiñanes). El punto de mira

Crítica de ‘Viejos’ (Raúl Cerezo, Fernando González Gómez, 2022) | Sitges 2022

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *