Crítica de ‘Interstellar’ (Christopher Nolan, 2014)

Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores liderados por el piloto Cooper y la científica Amelia se embarca en la que puede ser la misión más importante de la historia de la humanidad y emprenden un viaje más allá de nuestra galaxia en el que descubrirán si las estrellas pueden albergar el futuro de la raza humana.

En una de las primeras secuencias de Interstellar, Matthew McConaughey le dice al personaje que encarna Michael Caine: “Antes mirábamos hacia el cielo y nos preguntábamos cuál sería nuestro lugar en las estrellas, ahora miramos hacia abajo angustiados por cuál será nuestro lugar entre el polvo”. Precisamente así, mirando hacia arriba de forma entusiasta y algo pretenciosa, es como entiende el cine Christopher Nolan. Y el paradigma de esta manera de concebir y de hacer cine es Interstellar, su novena sinfonía, que es, para bien o para mal, la obra más ambiciosa y grandiosa de su notable filmografía.

o-INTERSTELLAR-TRAILER-facebook
El guión, escrito por Christopher Nolan junto con su hermano Jonathan, se fundamenta en conceptos sobre anomalías gravitatorias y las teorías de Kip Thorne (que ha participado en el guión) sobre los agujeros de gusano espaciales, y cuya temática se sustenta en dos ideas esenciales. La primera, es la creencia de que sólo existe vida en nuestro planeta, y por ello, los terrestres somos los seres vivos destinados a colonizar otros posibles mundos habitables esparcidos por el universo. Las cuestiones astrofísicas y científicas a resolver en cuanto a esta idea, es el cómo traspasar las barreras de la tecnología y del espacio-tiempo. La segunda, es aquello que nos distingue como seres especiales, y por qué no, elegidos, las cualidades que tiene el ser humano en cuanto a la supervivencia, al desarrollo y la innovación, y por encima de todo, la capacidad de amar, como motor del universo.

Como bien se está comentando, ‘Interstellar’ supone el regreso de Hollywood al relato de ciencia ficción épica y adulta de décadas pasadas.

Hay paralelismos con 2001: Una odisea en el espacio, aunque la película de Nolan es muy diferente a la de Kubrick; a Solaris, de Tarkovsky; a El árbol de la vida, de Terrence Malick o incluso a Spielberg, el cual, de hecho, iba a dirigir este proyecto. También hay conexiones con Elegidos para la gloria o Cuando los mundos chocan.

Basada en teorías del físico Kip Thorne, la película nos presenta a un planeta Tierra moribundo y agotado por las plagas. Kubrick reinvindicó con 2001 a la ciencia ficción como género importante sacándolo del encasillado de la serie B, para llevarlo a lo puramente industrial, al ámbito de las grandes producciones.

Uno de los leiv motiv de la película, son los versos de Dylan Thomas, que recita el profesor Brand sobre esa capacidad de supervivencia, de rebeldía contra la propia extinción que caracteriza la raza humana:

“No entres dócilmente en esa buena noche,
la vejez debería arder y delirar al acabarse el día;
rabia, rabia contra la muerte de la luz.”

En estas palabras se resume la esencia de la película: la fuerza que hace posible que los hombres se rebelen contra su destino, lo que les impulsa a ir más allá, esa rabia que es a la vez el instinto de supervivencia individual, la necesidad de trascendencia grupal y el hálito de vida que no se extingue siquiera en los tiempos oscuros.

Se podría decir que estamos ante una carta de amor de Nolan a los viajes espaciales y la exploración de las estrellas, ya que nos muestra una visión elegante y magistral del futuro.

Y es que Interstellar es una película para vivir, ya que nos muestra un deleite audiovisual que supera los límites establecidos, adentrándonos en esos mundos imposibles surgidos de la imaginación de los hermanos Nolan.

interstellar_2

Nolan rediseña la figura del héroe moderno, y lo hace desde las cenizas. El protagonista parte de una fractura psicológica, producto de un accidente espacial y del fantasma femenino de su pareja sentimental. El peso argumental de las mujeres en el cine de Christopher Nolan habitualmente es secundario, incluso prescindiendo de su figura a través de la muerte. Sin embargo, este hecho no empuja a Cooper a la locura, como si pasó con Cobb (Origen) o Leonard (Memento), sino que lo ha llevado a centrarse en sus tareas paternales mostrando una actitud permisiva y protectora con sus hijos.

El planteamiento de ‘Insterstellar’ es totalmente diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Es un viaje espacial, temporal y emocional en el que se combina la mejor ficción con un gran nivel de precisión técnica y científica.

Siguiendo con la calidad científica, la mayoría de los elementos fantásticos no lo son, sino que parten de una base científica y de modelos matemáticos. El agujero negro es quizás, su mayor exponente, y está retratado por primera vez como la ciencia dice que es, y no como las licencias cinematográficas consideran que tiene que ser para adornarnos la vista en pantalla.

La inclusión de la ciencia de los viajes espaciales, está contada de forma sublime, casi
divulgativa, y de la que el propio Sagan estaría orgulloso. El viaje de Cooper se cuenta a través de lo que la ciencia actual conoce. Mucho tiene que ver la influencia de Kip Thorne como físico teórico, así como sus lecciones sobre física gravitacional y astrofísica, que han convertido el viaje de Nolan en una premonición de lo que podrían ser los viajes espaciales cuando el hombre pueda ir más allá de nuestro satélite.

interstelar-2-magazinema

En el plano interpretativo, Christopher Nolan (Trilogía El caballero oscuro, Origen, Memento) ha sabido elegir inteligentemente a sus actores. Interstellar se sostiene en un Matthew McConaughey (Dallas Buyers Club, Mud, El inocente) en estado de gracia, enorme en su papel y responsable de dotar de alma a la película. Le acompaña Anne Hathaway (El caballero oscuro: La leyenda renace, Los miserables, One Day) que a pesar de estar eclipsada por su compañero, realiza una estupenda labor interpretativa; Jessica Chastain (Mamá, La noche más oscura, El árbol de la vida), que saca todo el partido que puede de su personaje, que probablemente sea el menos desarrollado de todos; Matt Damon (Elysium, Trilogía Bourne, Infiltrados), que pese a tener un papel relativamente corto, está magnífico; Casey Affleck (En un lugar sin ley, El demonio bajo la piel, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford), también participa poco, realizando un gran trabajo; y como no, Michael Caine (Trilogía El caballero oscuro, El truco final (El prestigio), La huella), espectacular en cada escena, como siempre. Otras dos incorporaciones dignas de mención son los robots que nos acompañan en esta historia, que se llaman CASE y TARS, el primero es silencioso y melancólico; el segundo es mordaz y juguetón.

El monólogo en el que Anne Hathaway defiende el amor como la única fuerza a nuestro alcance capaz de adentrarse en la cuarta dimensión ilustra a la perfección cuál es el verdadero motor de Interstellar. Un viaje emocional y emocionante de la mano de un director que en su constante búsqueda de la intensidad avanza siempre hacia el más difícil todavía, sin saber cuándo dejar de expandir su criatura, cómo y cuándo cerrar el círculo. Nolan no sabe parar. Es, en todo caso, el pecado más tolerable de quien hace cine mirando a las estrellas y leyendo a Dylan Thomas.

Uno de los grandes aliados de Nolan para llegar al punto fuerte de la película es la banda sonora de Hans Zimmer, y la verdad es que está magistralmente encajada en Interstellar.

El apartado de fotografía, al cual Hoyte van Hoytema le ha dedicado muchísimo esfuerzo, es sencillamente magnífico, grandiosidad en estado puro para el disfrute de nuestros sentidos.

‘Interstellar’ nos deja frases que mezclan el sentimiento humano y el pensamiento científico:

“No le tengo miedo a la muerte, le tengo miedo al tiempo, que es relativo, y por tanto, manipulable”.

La Novena Sinfonía espacial de Nolan ya está lista para despegar.

“No es un fantasma, es la gravedad”.

Nacho Vega

Diplomado en Educación Física del Deporte. Preparador deportivo. Analista de cine en @cinedosmil y @MagaZinema_.

9 Comments
  1. Después de ver la película, puedo decir que la banda sonora le viene como anillo al dedo. En el momento me pareció sobria, pero ahora al escucharla una semana después, no puedo evitar sentir lo mismo que cuando vi la película. Hablo de nerviosismo, emoción y miedo. Escucho el órgano y es como si me trasladase al espacio más profundo e inhóspito, el espacio desconocido y oscuro al que tememos casi todos.

  2. La B.S.O. es brutal y añade más dramatismo y realza los momentos épicos de la película. La segunda vez que vi la película sentí el mismo nerviosismo y se me pusieron los pelos de punta como si no la hubiese visto una semana antes, y eso en gran parte, fue gracias a la música. Agradezco tu comentario!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co