Entrevista a Joel Arellanes Durán, director de ‘En Apatía’ (2014)

Joel Arellanes Durán es un director mexicano afincado en España desde hace unos años. En 1990 comenzó a trabajar para diferentes medios locales de comunicación en su ciudad natal. Desde entonces, ha participado en diferentes producciónes de Televisión a caballo entre España y México. En 2014 llega con su ópera prima ‘En apatía: Secuelas del odio’, una película española de bajo presupuesto protagonizada por tres jóvenes actores, pero muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Joel nos cuenta cómo ha sido la experiencia de rodar su primer largometraje.

Nicole Torres (N.T): Enhorabuena por su película, Joel. Ha dado el salto a España y también a la gran pantalla.  ¿Qué ha supuesto para usted rodar su primer largometraje en nuestro país?

Joel Arellanes Durán (J.A.D): Una de las cosas que quería con esta película era poder plasmar un poco la realidad de los jóvenes en España, así como de los padres de esos jóvenes, amigos y entorno en general. La película está basada en hechos reales. Como mexicano ha sido todo un reto poder escribir un guion en castellano para una película 100% española, y que ésta se identifique por completo con su nacionalidad. En el momento en el que iniciamos el rodaje fue fundamental el buen ambiente de trabajo, y se han creado vínculos que se mantienen hasta el día de hoy. Esto ha ayudado bastante en el rodaje a la hora de interpretar las escenas y que todo saliera un poco más natural. Estoy encantado con el rodaje en España, y he conocido muchos lugares y he aprendido muchas cosas, sobre todo del Ministerio de Cultura.

N.T: El pasado mes de julio de 2013, la productora INTMED FILMS solicitó al Ministerio de Cultura la Calificación y Nacionalidad de la película, para la exhibición comercial en las salas de cine del territorio español. El largometraje ha sido calificado como NO RECOMENDADO PARA MENORES DE 16 AÑOS. ¿Le ha sorprendido esta decisión?

J.A.D: La verdad es que no entendemos cuáles han sido los criterios que ha seguido el Ministerio de Cultura. En un primer momento apelamos, e incluso hemos modificado algunas secuencias de la película en las que se veían escenas de sexo y consumo de drogas de forma más explícita. Volvimos a solicitar la calificación, y obtuvimos el mismo resultado. La película no tiene desnudos, no tiene escenas de sexo ni violencia, pero los críticos y expertos en distribución consideran que la temática es fuerte. Probablemente esta sea la razón por la que la película obtenido esa calificación, pero aún así seguimos sin saber los criterios que se siguieron.

fotoooooo

N.T: La falta de comunicación es un problema que afecta a muchas familias de nuestra sociedad. ¿Qué importancia tiene en la película?

J.A.D: La película habla de muchos problemas sociales, y la solución muchas veces está en la comunicación. Una de las cosas en las que está fundamentada la película es en la falta de comunicación. Sin ir más lejos, esto se ve en la historia de Marcos con su padre y cómo se rompe ese contacto por los traumas del pasado. Estas son las secuelas del odio que tiene el protagonista y que le hacen actuar en consecuencia. Por otro lado, la relación de Julia y su hijo Víctor refleja a una madre comunicativa preocupada siempre por su hijo, que a su vez le oculta el tipo de vida que lleva y del que sabe más bien poco. Por otra parte, Lucía y Marcos mantienen una relación de madre e hijo totalmente fría y distante, ya que tras el fallecimiento de su esposo, Lucía se desentiende un poco de Marcos y piensa que con el simple hecho de darle dinero ya cumple su función como madre. De esta forma, plasmamos las dos realidades mediante estas dos familias. Por un lado Víctor toma conciencia de que las cosas no se están haciendo bien, mientras que Marcos pasa por completo del tema y no se preocupa. Obviamente, la comunicación es uno de los fundamentos de la película.

N.T: ¿No piensa que la excesiva carga moral que tiene la película puede ser un inconveniente en cuanto al éxito comercial?

J.A.D: Lo que nosotros intentamos hacer con la película es plasmar una realidad. Por supuesto que hemos tenido en cuenta la parte comercial. Te puedo decir que la gente que ha visto la cinta la ha recibido con mucho interés y les ha despertado muchas preguntas. La intención es que cuando el espectador salga del cine, se cuestione una serie de cosas. La idea es, también, que la gente se pueda sentir identificada con alguno de los personajes. Sí es cierto que hay mucha carga moral y tocamos muchos temas. Cuando se estrene, veremos la reacción del público.

N.T: En una sociedad claramente secularizada como es la de España, tenemos menos recursos para enfrentarnos a la realidad de la muerte, un tema que marca un punto de inflexión en la película.

J.A.D: Tarde o temprano todos vamos a morir. En la película, la muerte supone un punto de inflexión importante, afectando a la vida de los protagonistas. Por tanto es un ingrediente con el que pretendemos concienciar al público para que se cuestione las consecuencias de sus actos: si tomas drogas, atente a las consecuencias, si actúas de mala manera, prepárate para pagarlo.

N.T: Esta película trata la falta de comunicación y el coqueteo con las drogas. Pero fundamentalmente se habla de Dios y se intenta transmitir un mensaje. ¿Resultó complicado dibujar el personaje del padre de Marcos?

J.A.D: Ese personaje le da a la película un toque místico. Es un personaje que puede tener varias lecturas, cada espectador puede interpretarlo como quiera. En ningún momento se habla del personaje como Dios, como una aparición, o como un ángel. Crearlo fue un reto, tanto para nosotros como para Antonio Espigares, el actor que le da vida. No cerramos el personaje, sino que queremos que el espectador, según la fe que tenga o no tenga, interprete libremente su papel.

10268457_500845463374261_182333916778646984_n

N.T: ¿Cómo ha sido el proceso desde que surgió la idea de la película hasta que terminó el rodaje?

J.A.D: La idea surgió en noviembre de 2012. En enero de 2013 teníamos el guion terminado, y en febrero iniciamos los castings. Nos llegaron alrededor de 1.500 CV de actores, entre los que tuvimos que seleccionar a 150 de ellos. De aquí elegimos a los actores de la película. En el casting logramos ver muchas similitudes entre los actores y sus personajes, y esto nos gustó ya que veíamos que a la hora de interpretar podían dar mucho más de ellos mismos. El casting lo dirigí yo personalmente, porque quería conocer de cerca a los actores, quería que les gustaran los personajes y que se casaran con la historia. Empezamos a rodar la película el 2 de abril de 2013, tuvimos cinco semanas de rodaje y en julio terminó la posproducción. A partir de aquí empezamos con el tema de la distribución de la película, ya que la rodamos antes de encontrar una distribuidora, algo que entraña un enorme riesgo. Sabíamos lo que queríamos contar y empezamos a trabajar en ello. Llamamos a muchas distribuidoras y su respuesta fue negativa, ya que aunque la película les gustaba, la línea de la temática no terminaba de encajarles. Finalmente, tuvimos tres ofertas de distribución de tres productoras distintas y tuvimos que elegir nosotros la distribuidora. Ha sido un proceso difícil pero interesante, hemos empezado de cero en España y hemos aprendido mucho. Muchas de las personas que han colaborado en la producción de la película, han trabajado también para la productora El Deseo S.A, y esto nos ha abierto muchas puertas. Agradezco también el gran apoyo que nos brindó Madrid Film Comission, que nos orientó y nos abrió muchas puertas.

N.T: ¿Puede hablarnos un poco de la productora, INTMED FILMS?

J.A.D: Se trata de una productora totalmente nueva, y nos hemos iniciado con este largometraje. Nuestro proyecto no es solamente esta película, sino que queremos empezar a rodar otra película para el año que viene. Gran parte de la distribución la llevamos nosotros, sobre todo en lo que respecta a la publicidad. También estamos firmando los derechos de algunas películas americanas que no llegan a España pero que queremos traer aquí, y cuya temática va un poco en la línea de ‘En Apatía’.

N.T: ¿Hay posibilidad de estrenar la película en otros países, como México?

De momento el estreno sólo tendrá lugar en España. En México nos han seleccionado entre 900 películas para el Festival de Cine Internacional de Hermosillo, y tras esto recibimos el premio Mención Honorífica entre 90 películas.

N.T: Como director novel, ¿qué busca con la película? ¿Cuándo se dará por satisfecho?

J.A.D: El principal objetivo de la película es transmitir un mensaje moral. Pero en cuanto a temas de distribución y recibimiento por parte del público, en la situación económica en la que se encuentra España, uno de los principales objetivos que tenemos es poder recuperar lo invertido, que no ha sido poco. A pesar de ser una película de muy bajo presupuesto, eso es lo que consideramos como éxito, y si trae más beneficios, todavía mejor. Como habrás podido observar, no tenemos ninguna subvención ni ningún tipo de apoyo, toda la financiación viene de la productora.

N.T: Y para terminar, Joel, ¿cómo definiría en una frase la película?

J.A.D: Es un drama que puede entretenerte, pero sobre todo te hará reflexionar.

La película llegará a los cines de toda España el 9 de mayo. Joel, el reparto y la productora son optimistas, pero habrá que esperar a esa fecha para ver la acogida que tiene por parte del público.

Aquí os dejamos la crítica de la película y la entrevista con Álvaro Díaz.

Nicole Torres Tamayo

Estudiante de Biología, vivo entre las células y el celuloide. Redactora en MagaZinema, para la que escribo críticas con nocturnidad y alevosía

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co