.

‘When the Camellia Blooms’ (2019), el despertar del hipopótamo

Veinte episodios para dar forma y vida al retrato de una mujer.When the Camellia Blooms’ nos muestra con una naturalidad pasmosa la infinidad de adversidades a la que podemos hacer frente a lo largo de una vida.

Dong Baek (Gong Hyo Jin), es una mujer enamorada de su vida como madre. Pero la sociedad no está dispuesto a pasar por alto que su vida no es perfecta, siguiendo esos cánones estúpidos que hemos creado entre otros.

Abandonada en su infancia, Dong Baek vive junto a su hijo en un pequeño pueblo mientras regenta un bar. Su común vida se verá sacudida por el resurgir de un asesino del que consiguió escapar, el regreso de su antigua pareja y la llegada a su vida de un policía que se enamorará irremediablemente de ella.

Y ahí es donde ‘When the Camellia Blooms’ destaca por encima de todo. Da un papel central y protagónico a una figura que representa a todo aquello que es denostado socialmente. Una mujer joven, madre soltera, huérfana y sin lazos ni apoyos familiares que sobrevive regentando un bar. La pone en el punto de mira, y ella sobrepasa las expectativas de todos a su alrededor, no solo sobreviviendo sino viviendo.

‘When the Camellia Blooms’ es una historia de crecimiento y aprendizaje humano envuelta en una mezcla bien sopesada de romance, thriller y drama.

Así la vida de Dong Baek será el eje central, y cada personaje que se presenta a su alrededor añadirá una subtrama que completará ese gran cuadro social del que disfrutamos desde el minuto uno.

Algo que muestra, representa y lucha ‘When the Camellia Blooms’ es el patriarcado arraigado. Dong Baek, una mujer hecha a sí misma, se ve en todo momento afectada por las decisiones y motivaciones de los hombres que aparecen en su vida y por la mentalidad aún manchada de machismo de muchas de las mujeres que también se representan.

Pero el guion en su gran parte, acaba desterrando y luchando contra ese machismo inherente. No lo logra en su totalidad, pero al menos le pone nombre y le planta batalla, solo por eso ya se hace mucho más interesante el visionado.

Retratos de mujer

A través de la protagonista descubrimos una miríada de relaciones y emociones, ninguna de ellas sencilla de experimentar y menos de transmitir.

Dong Baek es madre, hija, amante, amiga, hermana… Es todas esas cosas pero sobre todo es ella misma, y eso es lo que descubre episodio tras episodio. Una mujer marcada por la mala suerte o mejor dicho por una serie de catastróficas desdichas que solo quiere vivir una vida honesta.

En su papel de madre, es cariñosa, cuidadosa y atenta. Lucha por evitar que los dardos envenenados que los prejuicios lanzan sobre ella no alcancen a su hijo, Pil-gu. Trabaja por y para él, y la carga dramática es brutal y honesta, cualquier madre del planeta, independientemente del lugar seguro se verá reflejada en sus pensamientos y acciones en más de un momento de la historia.

Es hija, una hija que fue abandonada por su madre y cuyo padre no conoció. Una herida abierta en canal que nos deja diálogos desgarradores llenos de profundo resentimiento pero también de necesidad de perdonar o al menos de comprender.

La amistad por su parte es reflejada de mil formas, pero sobre todo se retrata la comprensión o la falta de ella, y sobre todo los prejuicios. ¿Somos verdaderamente capaces de empatía real? ¿Es el mundo un ‘sálvese quien pueda, o también hay familia que se escoge y que te escoge?

Cuando sin verlo siquiera venir se enamora, entra en su vida un nuevo rol, uno mucho tiempo atrás olvidado ese que permite ser cuidada en vez de cuidadora. La relación con Hwang Yong Shik (Kang Ha Neul), quien se vuelca con ella es un canto a la felicidad, a intentar vivir sumando en vez de restando.

Impresiona ver como Dong Baek no es capaz de gestionar sus emociones, no consigue procesar y aceptar el aprecio, la atención y el cariño que Hwang Yong Shik le ofrece. Ha estado tanto tiempo sola y con otros dependiendo de ella que cuando ocurre al contrario no sabe cómo reaccionar.

Sobre todo en esas escenas, de llantos y profundos sollozos, de enorme carga emocional es cuando la serie coge cuerpo y te deja aguantando la respiración. Pero lo que verdaderamente atrapa, por mucho que nos cueste admitirlo es la forma en que la protagonista se ilumina conforme avanza la relación.

Esa fascinación y enorme entretenimiento que nos dejan sus escenas son en parte gracias a las grandes interpretaciones que realizan tanto Gong Hyo Jin como Kang Ha Neul.

Lo que en primera instancia parecía una serie más, de esas que caen rápido en el olvido, pasa pronto a resonar y nos encontramos pensando y opinando sobre lo que los personajes dicen y hacen, mientras comparamos con nuestras experiencias pasadas.

‘When my Camellia blooms’ es una serie coreana por antonomasia, marca todas las casillas que caracterizan a estas producciones. Hay veces que no sabes por donde cogerla, es la definición de diccionario de melodrama. Se pasa al absurdo con el pestañear de un personaje, y al hacerlo sin previo aviso nos mantiene atentos y nos saca de la rutina dramática.

Eso sí, es demasiado ruidosa, está claro que en la subestación de policía no conocen la tranquilidad y el silencio. Podemos decir que, sobre todo, el personaje de Hwang Yong Shik es expresivo, a veces, de más.

Cinematográficamente la serie no adolece, y eso que se desarrolla en lugares comunes y mundanos. Nos encanta como juega con la cámara, hay primeros planos y picados que nos acercan a la intensidad de la persecución del asesino.

La luz trabaja alrededor de los personajes, es bonita y brillante cuando aparecen nuestros protagonistas y en cambio lúgubre y matizada en sombras cuando se presenta la trama del asesino.

‘When the Camellia Blooms’ es todo un descubrimiento. Un espejo que mira hacia el interior de sus protagonistas y que a su vez pone la atención en las muchas carencias que aún arrastramos como sociedad.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.3
  • Originalidad
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Fotografía

Puntos fuertes

  • Un guion con grandes matices
  • Personajes reales con problemas reales
  • La interpretación de Gong Hyo Jin


¿Quieres seguir viendo dramas coreanos?
Aquí te dejamos algunas recomendaciones

‘While You Were Sleeping’, destino y visiones del futuro | Netflix

‘Cuando florece mi amor’ (2020) A true love story

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario