‘Vincenzo’, yo seré el monstruo que necesitas (Kim Hui-won, 2021) | Netflix

Si lo que estás buscando es un K-drama con estilo propio, irreverente y bien ejecutado, lo tienes en ‘Vincenzo’. Eso si, deberás de ser capaz de quedarte a 20 episodios de 75 minutos en los que todo es lo que parece, y aún así, siempre sorprende, arranca carcajadas y todo ello sin perder un ápice de dramatismo. El guion de Jae-Beom Park juega con todo esto y lo pone en manos de un villano que sabe muy bien cual es su lugar en el mundo.

A la edad de 8 años, Park Joo-Hyung fue a vivir a Italia tras ser adoptado. Ahora es un hombre adulto y se llama Vincenzo Casano, es abogado y trabaja para la mafia como consejero. Debido a una guerra entre grupos mafiosos, huye a su país natal, Corea del Sur. Allí se involucra con la abogada Hong Cha-Young, el tipo de abogada que haría cualquier cosa para ganar un caso. Vincenzo se enamora de ella y también lucha por la justicia social a su manera.

Uno a uno.

Song Joong Ki da vida a Vincenzo Cassano, y con este papel su carrera toma un punto de inflexión que ninguna de nosotras había visto venir. Su presencia en pantalla nos deja boquiabiertos por su elegancia, su porte ante la cámara, pero sobre todo por saber mezclar a la perfección el toque cómico con la oscuridad y dureza que caracteriza a cualquier personaje de la mafia digno de ser recordado. El señor Cassano regresará a su país natal teniendo muy claro cual es su objetivo, conseguir una fortuna que le permita hacer frente a quienes intentarán hacerlo desaparecer en Italia.

Lo que no esperará es encontrarse como en casa en tan poco tiempo. La familia que nunca disfrutó aparecerá en el lugar más corriente del planeta, un edificio casi en ruinas donde gente humilde ha encontrado refugio y creado un hogar.

Song Joong Ki, Jun Yeo Bin, Taecyeon y Kwak Dong Yeon

Jun Yeo Bin es interpretada por Hong Cha Young, a quien disfrutaste en ‘Night in Paradise‘, y que aquí hace las veces de abogada que dejó hace mucho tiempo atrás la creencia de que la justicia es ciega. Es un personaje con una fuerte personalidad y sobre todo con las ideas muy claras, ser respetada y tener éxito es lo que la hace vestirse por la mañana. Esta personalidad le hará chocar frontalmente con su padre, un respetado abogado de ‘causas perdidas’. A lo largo de la trama será el personaje que más evolucione, volviéndose clave en el desarrollo de la historia.

Taecyeon (‘Save Me‘) es el antagonista por excelencia mientras interpreta a Jang Jun Woo. Un personaje más allá de la psicopatía. Su forma de ser le llevará a arrollar sin tapujos a todo aquel que se cruce en su camino. El trabajo del actor es en esta serie estratosférico. Los cambios de humor y personalidad nos dejan ver un trabajo variado y lleno de matices en Taecyeon, que se atreve a dar vida a un villano crudo que deja al más malo a la altura del betún. Una apuesta arriesgada pero que convence en todo momento.

Kwak Dong Yeon es Jang Han Seo el CEO de un gran conglomerado que no aporta nada bueno al mercado farmacéutico. Encontraremos en él un personaje malcriado, que busca atención, cariño y ser aceptado, pero que se queda siempre a las puertas de conseguir lo que verdaderamente anhela. Si eres capaz de ver más allá de la fachada que muestra, encontrarás un personaje muy complejo que evoluciona acorde a su verdadera naturaleza.

Una mención especial para Jo Han Chul y Kim Yeo Jin

Jo Han Chul lo borda, como siempre, en el papel de Han Seung Hyuk. Anteriormente lo has visto trabajar en infinidad de K-dramas como ‘Romance is a Bonus Book‘, y el recién estrenado ‘Jirisan’. Aquí lo vemos en el papel de un jefe de bufete de abogados bastante corrupto que intentará por encima de todo sobrevivir al caos en el que en poco tiempo se verá involucrado. Kim Yeo Jin da vida a Choi Myung Hee quizá sea el personaje más crudo, indeseable y despiadado de todos. Te será imposible no odiarla, lo cual habla mucho y bien del trabajo de la actriz en una trama donde es complejo ser el más malo de todos.

Es imposible hablar de todo el reparto, sencillamente magistral, no solo por su calidad interpretativa sino por su buen hacer coral. La cantidad de personajes que tienen algo que decir y que aportar a la trama, pocas veces se ve tan bien dirigido. El guion los respeta a todos, les da vida, corporeidad y trascendencia y eso los hace inolvidables e imprescindibles.

La forma en la que se dan a conocer y se van involucrando en la trama es hilarante, llena de clichés y tan poco creíble que es magistral ver como a pesar de todo eso, no podría estar mejor encajada.

Hablemos de todo lo que esconde su trama

Sería faltar a la verdad si no mencionara que en ‘Vincenzo’ siempre hay algo pasando. Cuando no es la intensidad dramática la que te mantiene pegada a la pantalla es una escena surrealista, algo que el mismísimo Dalí firmaría sin dudar, lo que te arranca una sonrisa, por no mencionar que siempre estarás esperando escuchar la próxima perla que alguno de sus secundarios deje caer.

Dicho todo esto, y pensándolo detenidamente, puede que sean todas esas cosas que hemos mencionado las que te hagan amarlo y odiarlo. No es para todos el tono de ‘Vincenzo’, de hecho cuesta hacerse a él porque no hay nada así normalmente en antena. Si eres capaz de abrazarla sin prejuicios, sin esperar seriedad en todo momento, y sobre todo, si la coges con ganas, a pesar de lo mucho que ya se ha hablado de ella, verás un k-drama único con momentos dignos de recordar.

Lo que es brutalmente honesto es cómo se trata la corrupción y cómo se pone sobre la mesa cómo nos sentimos cuando, indignadas y ultrajadas, debemos esperar a que la justicia lentamente actúe. ‘Vincenzo’ nos hace viajar a nuestro lado más oscuro y nos da villanos y más villanos, brutalidad y sangre sin cesar, y lo hace de forma que podrías estar semanas viendo episodios sin parar.

Antihéroes a los que alabamos, aprendemos a querer y apoyamos a pesar de todo su mal porque es en ellos donde únicamente vemos la posibilidad de justicia real, o más bien divina. Cuando se abre la veda a decidir quien castiga a los que se ríen de las reglas del juego, es cuando entra en juego lo verdaderamente interesante de este K-drama. Una serie que nunca esconde su identidad tras decencia o sentido del deber, sino que nos lanza en un pozo de venganza y castigo del que es difícil no sentirse atraído y más aun salir. ‘Vincenzo’ es la última esperanza de unos personajes que viven intentando, sin éxito, hacer frente a la corrupción y el poder del dinero que lo gobiernan todo.

Una dinámica muy especial

De cuando en cuando los guionistas nos dejan parejas principales con una dinámica como la que encontramos entre Vincenzo y Hong Cha Young, pero no son fáciles de encontrar. Yo las he visto en series como ‘Bones‘, donde los personajes no parecen encajar, pero se comprenden a la perfección. Esas donde se pasa de la risa y el absurdo de una conversación o gesto a miradas de soslayo que dejan entrever deseo, aprecio y un sinfín de emociones que coge con la guardia baja a quien las lanza mientras no alcanza a comprender muy bien que siente en ese momento.

Técnicamente notable

Una banda sonora que te permite disfrutar de ópera de primer nivel y que bien puedes acompañar con una buena copa de vino como hace nuestro protagonista, sintiéndote entonces transportada a mitad de la Toscana mientras te das un festín para los sentidos, ya que visualmente tampoco se queda corta. El trabajo digital de este K-drama te dejará boquiabierta una vez indagues un poco es cómo han sido creada las escenas ‘italianas’. Cuando le eches un vistazo, una vez hayas visto la serie, será tal la sorpresa que ganará muchos puntos el trabajo extra que ha supuesto crearla.

No todos los días una paloma es trascendental en una trama o puedes escuchar referencias a ‘El señor de los Anillos’ en una serie, sea de donde sea, y aquí hay muchas más sorpresas además de estas. Aunque llegues a ‘Vincenzo’ por otro motivo distinto a alguno que hayamos señalado aquí, te quedarás porque será capaz de hacerte creer que el tiempo se ha parado de lo absorta que quedas mientras ves la acción correr en un perfecto traje hecho a medida.

Tráiler

¿Nos encanta?
Overall
4.1
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Los momentos cómicos, que son muchos y muy irreverentes.
  • Cómo no pierde su esencia en ningún momento, lo cual la hace única en Dramaland.
  • Un reparto estelar, haciendo un trabajo magistral.

Otros K-dramas que te encantarán de los actores de ‘Vincenzo’ son:

Save Me’, el diablo viste de blanco (2017)

Descendientes del sol’, nada nuevo bajo… ¿y? (2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *