‘Vigilados’ (Dave Franco, 2020). Brutalizados en el Airbnb

Dos parejas alquilan una casa para una escapada de fin de semana, pero comienzan a sospechar que el anfitrión puede estar espiando y, lo que debería haber sido un viaje de celebración, se convierte en algo mucho más siniestro. Comienza ‘Vigilados’.

El debut de Dave Franco en la dirección supone una ilusionante vuelta de tuerca al slasher, con la incorporación de un elemento poco o nada trillado hasta la fecha, cosa rara, habida cuenta de la turbias posibilidades que encierra: nada menos que el alquiler vacacional. Con presupuesto apretado y reparto en los huesos —seis actores y un perro—, ‘Vigilados’ hace de la necesidad virtud para contarnos una historia tan simple como efectiva en un escenario único —en cuantos sentidos se quieran—, pero equipado con los recovecos justos para que el psicópata brutalizador de turno haga de las suyas.

Si bien, en ‘Vigilados’, salpica la trama un puñado de subterfugios, y algunos de un calibre no precisamente menor; éstos no son más gruesos, ni numerosos, que los vistos en otras tantas cintas de su mismo pelaje. Cabe aventurar, de hecho, que difícilmente podría la mayoría de ellas sostenerse sin recurrir a un par de atajos argumentales, conque pelillos a la mar.

El benjamín de los Franco, que también (co) escribe el guion, se revela como un muy competente creador de atmósferas, combinando con cruel sabiduría la incomodidad de un fin de semana de parejitas, la posible presencia en remoto de un voyeur supremacista y la eventual irrupción del acostumbrado asesino enmascarado. A una resolución un tanto convencional siguen unos títulos de crédito sencillamente escalofriantes, verdadera joya de la corona de esta ‘Vigilados’. Un epílogo aterrador que invita a una reflexión acerca de la despreocupación con que nos metemos en casa ajena, vía Airbnb y plataformas similares, sólo por ahorrarnos unos euros.

A la cabeza del breve elenco encontramos a una estupenda Alison Brie. No en vano salida de la fecunda cantera de ‘Mad Men’ (ídem, 2007-2015), entrega una interpretación de encomiable naturalidad, y verla colocada es divertidísimo. Ella y Sheila Vand, también en plena forma, dejan en mantillas a sus contrapartes masculinos, unos Dan Stevens y Jeremy Allen White algo hieráticos.

En fin, interesante opera prima a cargo de un cineasta novel que apunta muy buenas maneras —bastante mejores, a mi juicio, que las de su hermano James, cuya ‘The Disaster Artist’ (ídem, 2017) concitó un plácet casi unánime que todavía se me antoja incomprensible—. Conviene seguirle la pista y comprobar de lo que es capaz si se le conceden los medios necesarios.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.2
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora

Resumen

  • Lo mejor: La sugerente amalgama de slasher y alquiler vacacional. Los aterradores títulos de crédito. El chispeante colocón de Alison Brie.
  • Lo peor: Ciertos atajos argumentales. El inexpresivo apartado masculino del reparto.

Otras cintas que puedes ver en Prime Video son:

‘Historias lamentables’ (Javier Fesser, 2020)

‘Greenland: El último refugio’ (Ric Roman Waugh, 2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.