.

¿Conoces a uno de los mayores visionarios del cine español? Piluca Baquero nos introduce a Val del Omar

El (S8) Mostra Internacional de Cinema Periférico da Coruña inicia junto a Acción Cultural Española (AC/E) un programa destinado a la difusión internacional de la figura del artista granadino a través de tres vías: un programa doble, un especial online y una conferencia con expertos en su obra. El proyecto, diseñado para la internacionalización de la figura del granadino, itinerará por importantes instituciones y eventos culturales del mundo a lo largo del próximo año.

Hoy hablamos con Piluca Baquero, directora del Archivo Val del Omar, quien desde hace más de dos décadas combina sus labores como productora de cine y como actual Directora del Grado en Cine y Ficción Audiovisual en la Universidad Camilo José Cela, con la gestión y el cuidado de la obra de José Val del Omar. 

Puedes escuchar nuestra conversación en IvooX

¿Quién fue José Val del Omar?

José Val del Omar (Granada, 1904 – Madrid, 1982), que aúna en su trabajo poesía, técnica y mística, es una figura histórica que formó parte de las Misiones Pedagógicas, tiene más de sesenta patentes a su nombre, inventó el cine expandido antes de que fuera siquiera acuñado ese término, y es autor de una de las obras más brillantes del cine experimental mundial: el ‘Tríptico Elemental de España‘, obra visionaria filmada en los años cincuenta en la que recorre el país a través de sus elementos (agua, fuego y tierra).

José Val del Omar nació en Granada el 27 de octubre de 1904. Ya en su niñez se entretenía ingeniando proyecciones a la manera de la linterna mágica y, tras una estancia en París en 1921, descubrió en el cine la vocación de su vida. En 1925 realizó un largometraje, ‘En un rincón de Andalucía’, que posteriormente destruyó al considerarlo un fracaso artístico. En 1928 escampó a través de la prensa especializada sus ideas asombrosamente tempranas acerca de un objetivo de ángulo variable, sobre pantallas cóncavas y para la consecución de efectos de relieve mediante la iluminación; prefigurando así algunas de las grandes líneas de sus búsquedas y descubrimientos posteriores.

Al establecerse en Madrid trabó relación con círculos de la cultura cinematográfica y la educación progresista. De 1932 a 1936 participó en la experiencia de las Misiones Pedagógicas de la República. Rodó en aquellos años un amplio número de documentales –que algunas fuentes cifran en más de cuarenta– de los que, lamentablemente, solamente se conservan actualmente unos pocos.

Durante la Guerra Civil colaboró con Josep Renau –artista de gran renombre por sus carteles y fotomontajes activistas– y contribuyó al salvamento de los fondos más valiosos del Museo del Prado y la Biblioteca Nacional. Atrapado en Valencia a la entrada de las fuerzas rebeldes, se vio coaccionado a colaborar en instrumentos de propaganda audiovisual que recordaría después con amargura.

Ya en la posguerra, centró gran parte de sus investigaciones en el campo del sonido, abarcando también la radio y la experimentación electroacústica, registrando en 1944 la primera patente para un sistema de sonido diafónico o binaural –anticipación de los sistemas envolventes que trascienden la estereofonía– que seguiría completando en años sucesivos.

Entre 1953 y 1955 realizó el film ‘Aguaespejo granadino‘, »un corto ensayo audiovisual de plástica lírica», concebido a su vez como demostración de sus técnicas. Su presentación en los festivales de Berlín (1956) y Bruselas (Competición Internacional del Film Experimental con motivo de la Expo de 1958) causó conmoción y cosechó entusiastas reacciones y reseñas. A continuación realizó ‘Fuego en Castilla‘, cuya gestación se dilató de 1956 a 1959, donde introdujo los fundamentos de la TactilVisión o iluminación pulsatoria táctil. El poderío de sus imágenes y de su banda sonora electroacústica le merecieron diversos galardones en los festivales de Cannes 1961 (el mismo año en que Buñuel obtuvo la Palma de Oro con Viridiana), Bilbao 1961 y Melbourne 1962.

En 1961 rodó en tierras de Galicia un tercer »elemental» –en su concepción de »documentales líricos o abstractos»– que dejó entonces inacabado, retomándolo al término de su vida con el título de ‘Acariño galaico (De barro)’ y con el propósito de integrarlo, junto a los dos anteriores, en un conjunto que llamó ‘Tríptico Elemental de España’.

Desde finales de los 50, trabajó en el desarrollo de nuevos formatos y perfeccionamientos técnicos para el cine y la televisión, y para usos educativos de los medios audiovisuales. Dichos asuntos le robaron tiempo a su actividad propiamente artística y, en general, le procuraron profundas decepciones. Desde 1968, sin embargo, emprendió nuevos proyectos fílmicos que fue reelaborando mentalmente con el paso del tiempo.

Ya en su última etapa, rodeándose preferentemente de personas jóvenes y de artistas ajenos a las industrias del espectáculo, reconcilió su mentalidad de poeta y artista con su constante curiosidad por la técnica. Su panoplia de medios se amplió con el láser, el vídeo, las intuiciones cibernéticas y sus técnicas PLAT (de Picto-Lumínica-Audio-Táctil). Lleno de vida aún, como han atestiguado quienes le conocieron en aquellos años, murió el 4 de agosto de 1982 a consecuencia de un accidente de automóvil.

Toda esta información está extraída de la web: http://www.valdelomar.com/ la cual te recomendamos encarecidamente que visites si quieres saber mucho más sobre este genio de nuestra cinematografía

A modo de cierre

Tríptico Elemental de España‘ será proyectada en 35mm, junto con un programa espejo diseñado especialmente por la Mostra, “Val del Omar, el cine como elemento”, en el que se rastrea el calado atemporal de las ideas de Val del Omar en obras históricas de vanguardia y en piezas de nuevos cineastas contemporáneos como Valentina Alvarado, Antoinette Zwirchmayr, Colectivo Los Ingrávidos, Helena Girón y Samuel Delgado, Kerry Laitala, Marie Menken, Ken Jacobs, Kenneth Anger y Jeannette Muñoz. De esta manera se evidencia la atemporalidad de sus hallazgos, aún vigentes en el cine del presente. 

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*