.

‘Una joven prometedora’, un golpe sobre la mesa (Emerald Fennell, 2020)

‘Una joven prometedora’ es la película del 2020 que necesita ser vista, pero sobre todo ser trabajada a nivel social. Una cinta que presenta de la forma más espectacular y realista la cultura de la violación y el silencio que flota entorno a ella. Su directora, Emerald Fennell, pone los puntos sobre las íes en cada fotograma, línea de diálogo y minuto de metraje ofreciéndonos una obra maestra que no se deja nada en el tintero.

Cassie (Carey Mulligan) tenía un brillante futuro por delante hasta que un horrible incidente truncó su carrera. Ahora nada en su vida es lo que parece: es inteligente, audaz y vive una doble vida de noche. Cassie tiene la oportunidad de enmendar todo lo que no salió bien en su pasado… vengándose de los culpables.

No hay espacio para la redención, solo para la venganza y con ello trabaja en todo momento esta cinta que solo a veces perdona, nunca olvida y siempre tiene claro su objetivo final. Ese objetivo final es remover conciencias a base de golpes de realidad, conversaciones directas, sin tapujos y muy alejadas del que dirán. Nuestra protagonista es un personaje dañado profundamente por una sociedad patriarcal, machista y prepotente que pone a una parte de la población por delante y encima del resto. El personaje de Cassie se presenta mordaz, altamente inteligente y preparada para sacrificarlo todo. Una fortaleza, resilencia y empuje que no siempre se muestra tan claramente en pantalla, y mucho menos en un papel protagónico femenino. Hay muchas sombras y alguna luz en ella, y por eso te atrapa.

De eso se encarga Carey Mulligan, que siempre nos tiene acostumbrados a una calidad interpretativa mayúscula, pero que aquí se come la pantalla. No importa cual sea el enfoque, perspectiva o ángulo de la cámara, ella siempre está presente, con fuerza arrolladora y una intensidad difícil de gestionar. Incluso cuando su personaje se muestra más inocente, calmado o abatido somos capaces de ver el fuego en sus ojos y casi escuchamos los engranajes de su cerebro montar el siguiente paso de su perfecto plan de venganza.

Un guion afilado y realista.

Cada diálogo es un puñetazo en la boca del estómago, y cuánto lo necesitamos. A duras penas podrás contener la rabia mientras ves ‘Una joven prometedora’. Rápidamente caerás rendida a los pies de su protagonista, porque será esa calma retenida que tu no serías en las situaciones a las que ella se enfrenta. Con rasgos que rozan la psicopatía, Cassie intenta buscar una justicia que le permita pasar página, pero no será fácil. Su vida se verá paralizada, caerá por las grietas y no tendrá consuelo hasta que consiga llevar a la luz la verdad que le arrebató lo más querido en su vida.

Imbuida en una sociedad que no quiere enfrentarse a la triste y horrenda realidad que suponen el abuso, violación y las agresiones sexuales de toda índole que se llevan a cabo casi de forma sistemática e impune en cualquier parte del globo contra mujeres, Cassie encontrará algo de consuelo en acciones de dudosa moral, que como espectadores nos dejan debatiéndonos moralmente a lo largo de todo el metraje. La cultura de la violación está aquí, no hemos mejorado en absoluto en su erradicación, queda mucho trabajo por hacer y las palabras que resuenan en los diálogos de ‘Una joven prometedora’, nos hacen más conscientes aún de ello.

La rabia contenida de una mujer al borde de un ataque de nervios que nos representa a muchas de nosotras. Una mujer que está sola, que es incomprendida o mejor dicho, que quiere ser obviada e incomprendida porque esa realidad es más fácil de digerir que la cruel verdad. Son unos diálogos ágiles, que perforan el alma y dan bofetadas directas y sordas a todos aquellos que se atreven con ella. ‘Una joven prometedora’ necesita ser analizada y trabajada a titulo personal. Busca despertar en nosotras la bestia adormecida por la cotidianeidad, busca a inconformistas que no callen nunca ante la agresión sexual, sea del tipo que sea.

 En 2019 más de 652,676 mujeres fueron violadas en Estados Unidos.
Menos del 20% de los casos de violación son denunciados ante las fuerzas de seguridad.

Su metraje se llena de argumentos que enseñan como invalidar o blanquear algo que creíamos tener adquirido y aprendido como son el ‘No es no’ o ‘Solo si es si’ o todo lo derivado del movimiento #MeToo. ‘Una joven prometedora’ no se autocensura en mostrar que nada mas lejos de la realidad, todo lo contrario. Nos lo lanza como un guante en un duelo. Aquí está esta es la cultura de la violación, asi reaccionan la mayor parte de los seres humanos y estas son sus pésimas excusas. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Fotografía eléctrica, vibrante y llena de contrastes.

‘Una joven prometedora’ es la película más oscura que pudieras imaginar, por eso contrasta enormemente con su puesta en escena. Lo mismo te baña en dulces tonos pastel que siempre están presentes en las manos de la protagonista, en que reverberan una casa sacada de otra época que nos oprime y recuerda con sus clichés cual era el lugar de una mujer en el mundo. Todo ello en un bien engarzado juego de opuestos que te hace querer salir de tu piel con unos brillantes morados y rojos de discoteca y decadencia que necesitamos para generar ese ambiente sórdido en el que en realidad vivimos.

Son, o así pareciera, un reflejo de los infinitos estados emocionales en los que vive nuestra protagonista. Esa paleta de color cambiante representa quien es Cassie y que vida anhela. En la mezcla de tonalidades y brillos viven sus emociones y son los flashes de luz que bañan las escenas los que muestran sus verdaderos sentimientos.

Para completar, la que es una cinta redonda, debemos mencionar su banda sonora. Un trabajo acertado en todas las fases de la historia. Con ella ese vibrante color toma forma, nos tensiona y relaja, nos prepara para lo que está por venir pero a un mismo tiempo nos sorprende con la guardia baja. Está compuesta de clásicos que resuenan con una nueva y pegadiza forma en tu cabeza, así como de creaciones recientes escogidas a la perfección para ilustrar la carga dramática que en todo momento lleva sobre sus hombros la protagonista.

La historia base de venganza puede que la hayas visto antes, no pretenderemos que es novedosa en ese aspecto, pero si lo es en darle a un thriller con todas las de la ley un tono de urgencia que dice: ‘El problema es de todos’, dejando tras de si una obra magistral en edición, montaje y fotografía.

En definitiva, solo puedo asegurarte que las cinco nominaciones a los Oscar, que incluyen mejor película y directora van a parecerte pocas cuando te sientes a disfrutar de ella y se asiente en tu psique una vez terminada. Sin lugar a dudas no se puede dar mayor golpe en la mesa de los mayores en una primera incursión. No puedo esperar a ver lo siguiente que nos trae el atrevido genio de Emerald Fennell.

Tráiler – ‘Una joven prometedora’

¿Pasa el corte?
Overall
4.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Banda Sonora

Puntos fuertes

  • Unos diálogos acertadísimos
  • La fotografía más variada y eléctrica que verás, incluso en los tonos pastel
  • Una interpretación de 10 de Carey Mulligan

Otras cintas de Oscar son:

‘Mank’ (David Fincher, 2020), perfecto equilibrio entre forma y fondo | Netflix

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*