.

‘True Beauty’, predeciblemente estereotipada (2020)

Creo que nunca antes había tenido sentimientos tan encontrados mientras veía un kdrama. ‘True Beauty’ no ha aportado nada nuevo, ha sido predecible hasta decir basta y aún así ha conseguido hablar de temas muy complejos como son el acoso escolar, el suicidio, la autoestima, la imagen perversa e irreal que tenemos de la belleza en los tiempos que corren, y lo ha hecho mientras llevaba a sus protagonistas del mundo adolescente al adulto.

‘True Beauty’ ha sido uno de esos fenómenos que ha levantado pasiones e inundado las redes sociales durante todo su periodo de emisión. Nadie se lo esperaba, pero todo el mundo lo veía venir. Basado en un conocido webtoon con el mismo nombre, la serie tiene un target muy específico, apasionado y fiel a partes iguales, que se ha volcado con la trama y los personajes. Pero la pregunta que muchos se harán, y que por supuesto lanzo aquí es: ¿Es para tanto? La respuesta es: realmente no.

No lo es en aspectos cinematográficos, ni estilísticos. Tampoco es nada del otro mundo en cuanto a originalidad y las interpretaciones, le duela a quien le duela, son más bien blandas. Falta esa emoción que eriza la piel, que te arranca las lágrimas porque eres capaz de palpar la tensión, el miedo o la alegría de los personajes. Se libra, eso sí, en la banda sonora, y por la cuenta que le traía (viendo quienes son los intérpretes de las canciones), más les valía, al menos, clavar esto, y por supuesto, en eso que hemos mencionado que son los temas que toca mientras presenta la historia de la protagonista.

Después de ver vídeos de belleza en Internet, Im Joo Kyung (Moon Ga Young), una tímida fanática del cómic domina el arte del maquillaje y ve cómo su posición social se dispara cuando se convierte en la chica más bonita de su escuela, literalmente, de la noche a la mañana. ¿Pero su estatus de élite será de corta duración? ¿Cuánto tiempo puede ella mantener su «yo real» en secreto?

Las mentiras tienen las patas muy cortas y son muy difíciles de mantener. Generan estrés en quienes las viven y pasan factura en las relaciones personales de aquellos que se ven afectados por ellas. Pronto lo aprenderá Im Joo Kyung, quien en un intento por dejar atrás una situación cruel e intolerable, utilizará el engaño como medio de supervivencia. El problema de ese engaño, de esa máscara, es que ella misma se convierte en su peor enemigo.

Los estereotipos corren sin concierto ninguno por el metraje. La vida en el instituto es tan real como fantástica, algo que debo alabar porque no pensaba fuese posible crear. Es fantástica por irreal, que no por genial. El lugar donde se desarrolla la trama tiene pinta de elitista, pero no lo es. El profesorado es de risa, patético y poco profesional, salvo un caso excepcional, donde se refleja algo de humanidad y pasión por una profesión que deja huella de forma inexorable en todos nosotros.

El alumnado y su puesta en escena se presenta como el ecosistema social que es. Ese lugar donde a base de ensayo y error, casi todos aprendemos que ser seres sociales es mucho más complicado de lo que esperábamos. El instituto que se nos muestra es una jungla despiadada que vive a base de superfluidades y rumores. El lugar donde se aprende, se experimenta y se escarmienta, y del que puedes aprender mucho o nada. Con todo esto en mente y como escenario para lo que estamos a punto de ver, conocemos a los implicados, y rápidamente, tomamos una posición, aunque la vida no es unidireccional ni los seres humanos tienen solo dos dimensiones. Eso es lo disfrutable de ‘True Beauty’, que cálida y trágica, pero sobre todo está llena de vida.

Los protagonistas

Cha Eun Woo, Moon Ga Young, Hwang In Yeob y Park Yoo Na

El elenco, muy joven, aunque ya ducho en las tareas interpretativas, no ofrece la pasión que quizá querríamos haber visto. Moon Ga Young, pese a tenerlas todas consigo, gracias al papel que se le ofrece como Im Joo Kyung, no acierta con ninguna de sus expresiones. Ni en los momentos de mayor debilidad de la protagonista nos sentimos arrastrados emocionalmente, ni en su felicidad vemos un atisbo de realidad por la que alegrarnos por ella. Es plana, casi robótica en todas las escenas.

Cha Eun Woo da vida a Lee Su Ho un joven reservado que es adorado por todos y que vive aislado en ese trono de cristal que lo pone por encima de todos en la jerarquía social adolescente. Lee Su Ho, pronto conocerá a Im Joo Kyung, y una cascada de emociones se desatará entre ellos. El actor, consigue transmitir mucho más de lo que su contraparte femenina, y aún así, teniendo en cuenta el trasfondo de su historia, no podemos lanzar el grito al cielo, ya que es más bien de suficiente que de notable su trabajo aquí.

Han Seo Jun, Hwang In Yeob, un chico alto y atractivo, con aires de macarra, que en el fondo derrite con su calidez y compasión, es ese tercer personaje en discordia. Es quizá, quien da algo de ritmo a la serie. Su papel, al ser tan cambiante es altamente entretenido y consigue arrancarnos la sonrisa e incluso la carcajada mientras vemos ‘True Beauty’. Dentro de ese elenco principal nos queda hablar de Park Yoo Na, quien da vida a Kang Su Jin, la chica a la que nadie tosería, pero que vive una realidad muy distinta a la que su imagen social refleja.

Este núcleo central de personajes adolescentes nos permitirá conocer a lo secundarios a través de las dinámicas familiares y de los círculos de amistad. En ellos encontraremos una variedad enorme de personalidades y representaciones sociales que serán enormemente ilustrativas dentro de la trama de la serie.

Bucea, solo así tendrá sentido

Por desgracia, muchos se quedarán solo en la superficie. ‘True Beauty’ necesita de un fuerte trabajo de introspección y empatía con todos los personajes para hacer más bien que mal. Las conversaciones que ponen en el punto de mira el tema de la belleza y cómo esta nos afecta de forma diaria y directa, suelen quedar superfluas, y eso no puede pasar con este kdrama.

La verdadera fuerza que esconde la serie viene dada en la reacción de sus protagonistas. Los personajes adultos juegan, todos, salvo uno de ellos, un papel enormemente dañino y negativo. No son más que un fiel reflejo de lo que nos encontramos en nuestro día a día, pero en muy pocas ocasiones se planta cara a estas actitudes, y a veces, quedan sin resolver o contestar y eso normaliza un comportamiento inaceptable, ese contra el que lucha la guionista de forma constante.

Es excepcional, eso si, el nivel de madurez y sentido crítico y moral que se le ofrece a los protagonistas masculinos, Han Seo Jun y Lee Su Ho, deberían ser nuestra realidad, no esos caballeros en armadura brillante, que se suponen no existen nada más que en nuestro imaginario. Ya era hora de que se pusiera en valor y frente a una audiencia de forma clara y con un frente unido este tipo de comportamiento y forma de pensar.

El haz de luz, aunque mostrado muy tenue, lo encontramos en la protagonista, quien pasito a pasito avanza a nivel emocional y psicológico a través de su propia aceptación. Personalmente, creo que esto llega de forma leve y tarde en el desarrollo de la trama, ya que se dejan muchas cosas sin tratar o decir en voz alta, y eso falla en mostrar el enorme esfuerzo que hace el personaje para bien quererse.

Hay que bucear y nadar, dejando atrás lo adorables que son los protagonistas, el romance de instituto, y esa locura en forma de montaña rusa que es la vida adolescente. Si no quedas atrapado en el tono melodramático pastel que presenta, y la ves siendo muy crítico con ella, quizá salves los muebles. Si no es así, estarás viendo un kdrama bastante corriente que no tendrá nada que no hayas visto antes.

Es difícil luchar contra un monstruo que proyecta ingresos de más de $ 1.655,5 millones anuales. La industria de la cosmética y la belleza no parará de crecer y de seguir estando presente en nuestra cultura. Depende de cada uno de nosotros, que sea una industria que aporte en positivo a nuestras vidas y las de quienes nos rodean, que cuide del medio ambiente y que por supuesto respete la vida animal, quizá así encontremos la verdadera belleza.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
2.7
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Originalidad
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • La banda sonora

Kdramas juveniles que nos enamoraron fueron:

‘My First First Love’, la familia que se escoge (2019) | Netflix

‘Do Do Sol Sol La La Sol’, un verano en La La Land (2020)

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*