.

‘The good detective’ (2020), injusticia social y amoralidad

‘The good detective’ en uno de esos dramas policiales que arrancan en la base de una escalera y episodio a episodio sube peldaños hasta encontrarse en un rellano superior donde encuentras una serie completa en todos los aspectos.

Una serie con la que has disfrutado todo el proceso policial y del fondo personal de sus protagonistas. Porque si algo muestra bien ‘The good detective’ es la humanidad y las crisis de conciencia tras sus personajes. Dormir por la noche con la conciencia tranquila es un lujo que ninguno de los personajes en esta serie puede permitirse, ¿Por qué será?

La trama no es nada novedosa, pero sí su tratamiento. Los personajes se introducen gracias a la llegada de joven detective a la comisaria de Incheon, y mientras el se aclimata lo hacemos nosotros.

Kang Do Chang, interpretado por Son Hyun Joo (‘Itaewon Class’), ha trabajado como detective durante dos décadas y aún no ha conseguido la ansiada promoción que sus compañeros de promoción ya tienen. Su forma de investigar es bastante peculiar, más bien se deja llevar por el instinto y por las conexiones personajes que solo da haber nacido y crecido en el mismo barrio donde ahora trabaja.

Oh Ji Hyuk (Jang Seung Jo) es un detective de élite, con una particularidad bastante excepcional, no necesita el trabajo para mantenerse, lo cual lo hace perseguir criminales sin miedo a las consecuencias. Una vez un caso cae en sus manos no se detiene hasta que todas las piezas encajan de forma correcta. En eso se parece muchísimo a Jin Seo Kyung (Lee Elijah), que trabaja como periodista y no deja caer en el olvido una historia hasta que ha exprimido toda la verdad de ella.

Un caso que resurge

Un caso policial que parecía olvidado vuelve a ser el centro de atención tras cinco años. Así arranca ‘The good detective’, lanzándonos un caso de corredor de la muerte a la cara sin inmutarse,

Casi sin darnos cuenta estamos inmersos en una vorágine de corrupción, falta de escrúpulos, amoralidad e interminable dolor. Conforme pasan los episodios la trama se complica, se hace más madura y densa manteniéndose fiel a su hilo conductor.

Unidad de crímenes violentos

Hay un momento de la serie en el que Kang Do Chang pronuncia una frase con la que resume la trama y en la que lo vemos escudarse aún sabiendo que esa realidad no le hará dormir mejor esa noche.

«No nos pongas en un pedestal solo porque somos policías. Solo somos gente normal»

Esta familia que ninguno de ellos escoge, la unidad de crímenes violentos, es el lugar donde pasamos gran parte de nuestro tiempo. Cada uno de sus miembros tiene unos rasgos especialmente definidos para crear un puzzle perfecto de personalidades, sentimientos y moralidades.

Eso sí, lo que más destaca es la camaradería, el alcohol y las carreras que se pegan persiguiendo sospechosos, esto último, marca de la casa.

Cada uno de ellos a su manera busca corregir los fallos del sistema, muchos de ellos aprenden que es lo correcto gracias al pasar de los episodios. Todo el mundo parece estar por encima de la ley. La realidad y las evidencias se manipulan hasta convertirse en realidad y verdad absoluta.

‘The good detective’ remarca el sálvese quien pueda y el beneficio a través de la desgracia ajena, y lo contrasta con el dolor que queda tras el egoísmo humano.

A veces sí es demasiado tarde

El caso del corredor de la muerte nos deja a una persona que pronto creemos ha sido injustamente condenada por el asesinato de una joven y el detective que investigaba el caso. Poco a poco se desvela que lo que parecía un simple caso de falsa acusación y pésimo trabajo policial oculta mucho más.

Así entran en juego Oh Jung Se (‘When the Camellia Blooms’) en el papel de Oh Jong Tae y Ji Seung Hyun (‘Mr. Sunshine’), quien interpreta a Kim Seung Cheol. Ambos actores son clave, ya que interpretativamente lo bordan y aportan un extra de calidad y nivel a todo el conjunto.

Sin ellos la serie no tiene sentido ya que sus personajes fuerzan cada giro argumental de la trama, creando con ello el suficiente impacto emocional en el resto de personajes para hacer que todo discurra sin perder la emoción y tensión que desde principio se ofrece.

¿Buscadores de la verdad?

¿De qué verdad? ¿Es la verdad relativa? ¿Depende de quien la busque y la encuentre? No podrás plantearte nada más fuera de estas cuestiones. Lo inundan todo y por una enorme razón. Cada hilo argumental se basa en una verdad personal e intransferible que mueve a cada personaje.

¿Quienes son los buscadores de verdad por antonomasia en nuestra sociedad? Los reporteros y la policía, o eso suponemos dentro de los cánones. La corrupción y el egoísmo nos enseña que quizá esto es relativo, pero ‘The good detective’ intenta corregir esa percepción que tenemos del sistema y nos empuja a volver a confiar en él.

‘The good detective’ te emociona al menos una vez en cada episodio, y nunca lo hace por el mismo motivo o a través del mismo personaje. Normalmente es un secundario el que destaca en esta hazaña, y eso es lo que hace que esta serie se salga de la normalidad y destaque.

Verás una serie policial, política y social que habla de temas candentes como la corrupción, la pena de muerte y el periodismo honesto y de calidad. No está mal para ser una serie, ¿verdad?

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.4
  • Guion
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje

Puntos fuertes

  • Una historia que desenlaza al ritmo adecuado
  • Interpretaciones sólidas
  • Guion que da que pensar

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario