.

‘The capture’, ¿podemos creer realmente lo que vemos?

‘The Capture’ es un thriller de vigilancia en seis partes que analiza un mundo problemático de noticias falsas y las extraordinarias capacidades de los servicios de inteligencia.

¿De que trata?

Al revocarse la condena del soldado Shaun Emery (Callum Turner) por asesinato debido a pruebas de vídeo defectuosas, este retoma su vida como hombre libre con su hija pequeña. Pero cuando salen a la luz imágenes incriminatorias de cámaras de seguridad de una noche en Londres, su vida da un giro impactante, y debe luchar por su libertad una vez más. El caso de Shaun se asigna a la inspectora Rachel Carey (Holliday Grainger), quien pronto se da cuenta de que la verdad puede ser una cuestión de perspectiva: ¿debería confiar en Shaun Emery?

¿Cuando dejamos de confiar en nuestros instintos, en nuestra propia mirada o en la inocencia hasta que se demuestre lo contrario?

Fácil, en el momento en que confiamos en que todo lo que vemos en vídeo ha debido pasar, y no hay nada que se aleje más de la realidad.

Vivimos en un mundo en el que somos observados y por ende juzgados de forma continua. Nuestras acciones ya no escapan a nadie o nada. Todo queda grabado, recordado y tergiversado por una cámara que no nos deja ni aun cuando creemos que estamos solos. Ya no podemos andar por la calle o estar en nuestras casas sin que un dispositivo nos grabe, ya sea en datos, audio o vídeo. La mayoría de las veces ni somos conscientes de ello o no nos importa. La privacidad hace mucho que salió por la ventana y probablemente no regrese.

¿Por qué es distinta ‘The Capture’?

Todo lo mencionado anteriormente se ve reflejado en ‘The Capture’ y vemos como lo padecen y sufren sus protagonistas. La miniserie presenta a una ambiciosa inspectora llamada Rachel que está acostumbrada a confiar en el sistema, pensando que si alguno de sus superiores u otra agencia de seguridad hace algo es por el bien de la mayoría. Poco a poco veremos como su percepción de la que creía era una realidad inamovible es más un juego de arenas movedizas en las que necesita ver mucho más allá de lo que se presenta como evidente.

‘The Capture’ es distinta porque juega de forma plena con las persecuciones cuerpo con cuerpo así como digitales. Se apoya mucho en cámaras y nos enseña cómo se ve la vida de una ciudad a través de una cámara, como se juzga sin tener todos los datos y sobre todo pone de relieve la gran vigilancia a la que nos vemos sometidos en nuestro día a día y de la cual no somos conscientes.

¿De qué carece?

Sus protagonistas no llegan del todo a presentarnos de forma creíble la desesperación, la volatilidad de sus emociones y el peso de sus acciones. En más de la mitad del metraje te encuentras preguntándote que emoción intentan reflejar. Shaun, el soldado sobre el que gira la investigación, interpretado por Callum Turner es plano como el solo y únicamente sacamos de el algún arrebato de ira, todo lo demás es una máscara perfecta que no cambia cuando abraza a su hija o es amenazado con entrar a prisión una vez más.

Holliday Grainger se mueve en el mismo registro, busca ser un muro infranqueable y lo consigue, su semblante no sufre alteraciones y nos cuesta mucho empatizar con ella o intentar comprender sus motivaciones.

A pesar de esto último mencionado, ‘The Capture’ merece ser visualizada. Engancha desde el minuto uno porque somos seres curiosos por naturaleza. Tiene un paso lo suficientemente acelerado para llevarnos por sus seis capítulos sin aburrirnos y el metraje pasa ante nuestros ojos sin que apenas seamos conscientes de ello. Está bien rodada y bien montada. Sus tonos azules y grises, nos introducen en una trama fría, donde la emoción es más bien contenida y donde Londres se ve con otra mirada.

Entre las localizaciones que quizás reconozcas de la capital inglesa están las escenas desde el espectacular Shard y las escenas grabadas en Stratford cerca del Olympic Park, Holborn o la estación de policía de Sutton. Y una última curiosidad antes de terminar, las localizaciones que se hacen pasar por Afganistán no nos pillan tan lejos, fueron rodadas en las cercanías de Málaga.

¿Pasa el corte?
Overall
3.5
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
  • Guion

Puntos fuertes

  • Te hace replantearte tus acciones en la calle
  • Thriller que mantiene la intriga 
  • Actuaciones serias
  • Paseos por Londres
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario