.

‘Spinning out’, viviendo entre secretos

Netflix sigue creando sin parar. Era el momento de hacer una serie sobre patinaje artístico y por qué no añadirle a algo que da de por si engancha un aire más dramático aún metiendo de por medio una enfermedad mental presente en algunos de sus protagonistas.

Todo lo que dice ser

‘Spinning out’ tiene desde luego un título acertadísimo. Un juego de palabras en inglés que nos sirve de preaviso, no solo vamos a ver piruetas complejas sobre el hielo, vamos a ver como sus personajes, uno tras otro choca y se enfrenta con su realidad, arrasando con todo lo que hay a su alrededor.

Eso es ‘Spinning out’, un drama con más de una compleja historia de amor de por medio que se ve marcada por la enfermedad mental que es el eje de acción de la serie. La trama sigue a una familia monoparental que se dedica en cuerpo y alma al patinaje artístico. La madre tras haber tenido que dejar atrás su sueño de llegar a las olimpiadas hace todo lo posible para que sus hijas lleguen a su meta.

Hielo, patines, sueños…

Hasta aquí todo más o menos como en las películas a las que estamos acostumbradas en este formato. Añadamos bipolarismo a la ecuación y llega el caos. Tanto la protagonista principal como su madre padecen esta enfermedad. Junto a ellas la hermana pequeña padece el secreto que se guarda por todos los medios. Nadie puede saber que Kat es bipolar, su carrera estaría terminada, o al menos, esa es la percepción que en su hogar se tiene.

‘Spinning out’ pone de relieve tanto en su guion como en sus imágenes cómo afecta esta enfermedad a quien la padece. Se habla de los efectos de la medicación, qué hace sentir, cómo ayuda y como, también nubla los sentidos. La confianza en uno mismo, en lo que cree y lo que siente o al menos cree sentir se reflejan en las escenas y diálogos de forma clara, puede que más acertados o menos, pero al menos lo presenta y lo hace sin tapujos frente al espectador, quien conoce el secreto y lo padece con sus protagonistas.

La serie es compleja en los aspectos que ya hemos mencionado, en lo demás es corriente y algo plana, pero el drama y las relaciones personales enganchan. Está bien rodada y montada, no cansa a pesar de ser un espacio muy reducido en el que tiene lugar la trama. Los personajes se presentan con una cadencia cómoda lo que hace que nos hace conocerlos poco a poco.

Personajes y protagonistas

Entre sus protagonistas se encuentran Kaya Scodelario en el papel protagonista. Una joven que no solo tiene que luchar contra su enfermedad sino contra sus propios demonios, su madre y la presión acuciante de no poder competir en solitario.

Junto a ella encontramos a Willow Shields quien da vida a la hermana pequeña de Kat, Serena. Una patinadora portentosa cuyo mayor problema es no haberse criado en un ambiente estable. Es inocente solo para algunas cosas, aprovecha las pocas veces que las cosas caen de su lado y no pide disculpas por ello.  

Evan Roderick interpreta a Justin Davis, quien será la pareja de dobles de Kat, un joven adinerado que lleva toda su vida persiguiendo el sueño para el que su madre lo había encaminado. Es clave en la historia romántica y aporta a la trama general su propio drama.

David James Elliott es James Davis, el padre de Justin, dueño de todo el complejo hotelero de ski donde se lleva a cabo la acción. Junto a el encontramos a Sarah Wright Olsen como Mandy Davis, la madrastra de Justin. Un personaje clave para unir las dos facciones familiares que se presentan en la historia.

El reparto se completa con Svetlana Efremova como Dasha Fedorova, la entrenadora cuya vida personal toma un giro interesante en la primera temporada. Amanda Zhou, otra patinadora de gran talento que sufre una dañina lesión en la cadera. Es la mejor amiga de Kat. Ella junto a Mitchell Edwards en el rol de Marcus Holmes, serán los apoyos emocionales de Kat.

Finalmente y en papeles de tremenda relevancia encontramos a Will Kemp como Mitch Saunders, el entrenador de Serena y January Jones. Esta actriz da vida al personaje más controvertido de todos, Carol Baker, la madre de las dos jóvenes protagonistas.

Si te gusta un buen drama o el patinaje artístico tienes una excusa perfecta para ponerte una maratón de la primera temporada de esta serie. Si la empiezas estamos seguros que la terminarás.

¿Pasa el corte?
Overall
3.2
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Edición y Montaje
  • Guion

Puntos fuertes

  • Drama, drama, drama
  • Los capítulos pasan volando
  • Posibilidad de historias complejas
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario