.

‘Snowfall’ (2017). Los ochenta eran esto

Estupendo fresco con aspiraciones de epopeya (anti) heroica, especialmente llamativo en un momento en que las series han rebajado bastante las cotas de ambición que aquilataran el —en su día cierto, hoy ya no tanto— eslogan la Edad de Oro de la TV. Junto a dicha altura de miras, cabe asimismo agradecer a sus responsables la recreación, cruda y sin concesiones al merchandising, de los neoliberales años ochenta.

En efecto, aquella década tuvo poco que ver con las vacuas estilizaciones que últimamente la vienen reivindicando. Los años del crack, el SIDA y la desregulación financiera, así como la escalada final de la Guerra Fría, con la financiación espuria de la Contra nicaragüense y los talibanes afganos, se antojan dignos de cualquier cosa menos del oportunista revival al que se nos ha sometido durante más de un lustro ya. Y sí, yo también fui a EGB.

Aunque ‘Snowfall’ no constituye ningún prodigio de originalidad —poco debe de quedar por decir en el saturado mercado audiovisual— sus referencias son inmejorables. A saber, y de menos a más reciente: ‘El precio del poder’ (‘Scarface’, 1983), ‘Traffic’ (ídem, 2000), ‘Ciudad de Dios’ (‘Cidade de Deus’, 2002) y ‘Narcos’ (ídem, 2015-2017). La generosa dotación presupuestaria le da un empaque de gran producción, todo un aparato visual en perfecta consonancia con sus elevadas metas.

Si bien en su primera temporada manifestaba una clara voluntad coral, con tres tramas más o menos equilibradas y orientadas hacia una eventual confluencia, la historia de Franklin Saint, el jovencísimo narco angelino, no tarda en cobrar protagonismo hasta acabar fagocitando las otras dos, que, por otra parte, no carecían de posibilidades, en especial la dedicada a los turbios manejos de la CIA.

A ello contribuye sobremanera el encargado de interpretarlo, un desconocido Damson Idris que entra por derecho propio en la carismática nómina de los Cagney, Brando, Pacino o De Niro. Le da la réplica un Carter Hudson igualmente impagable, otra revelación deslumbrante, un villano de auténtica antología, caso de que en ‘Snowfall’ cupiera la posibilidad de hacer distingos entre malos y… menos malos. También el español Sergio Peris-Mencheta entrega un trabajo superlativo en la vapuleada piel de ese ex-luchador mexicano metido a matón de cártel. Y puestos a hablar de personajes insólitos, el narco israelí, antiguo agente del Mossad, compuesto por Alon Aboutboul, resulta sencillamente inenarrable.

Es cierto que conviene tener paciencia durante el arranque, pues cuesta un poco cogerle el aire. A causa de la compleja narrativa que sus responsables debían de tener en mente —luego, insisto, simplificada—, son muchas las piezas que han de ajustarse hasta que el engranaje empiece a funcionar a pleno rendimiento. Ahora bien, una vez ha adquirido velocidad de crucero, ‘Snowfall’ es un verdadero tiro —a quemarropa—. Definitivamente, de lo más sexy que hemos visto de un tiempo a esta parte.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.7
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Banda Sonora
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Sus aspiraciones de gran fresco (anti) heroico, una altura de miras bastante desusada en el cobarde audiovisual de nuestros días.

  • El trabajo, sobresaliente, de todo su reparto. La revelación del joven Damson Idris, así como la confirmación de que el madrileño Sergio Peris-Mencheta es bastante más que un balbuceante amasijo de músculos.

Otras series que nos encantan son:

‘It’s a Sin’ (2021). El bofetón que pedía el revival | HBO

’30 Monedas’ (Álex de la Iglesia, 2020) | HBO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*