‘Seúl a toda pastilla’ (Moon Hyeon-Seong, 2022) | Netflix

Netflix tenía preparado un agosto apoteósico en este 2022 en cuanto a estrenos de cine coreano. Ese era el sentimiento generalizado y por supuesto las expectativas eran tremendas. Los seguidores del cine surcoreano y los fans de la acción y la alta velocidad, veían tanto en ‘Carter’ como en ‘Seúl a toda pastilla’ los exitazos a nivel ‘blockbuster’ que estaban esperando para disfrutar en vacaciones.

Unos pilotos en busca de velocidad y dinero se ven envueltos en la investigación de un fondo fraudulento de una figura importante durante las Olimpiadas de Seúl de 1988.

Sea como fuere, ‘Carter’ fue todo lo que prometía y a un mismo tiempo mucho menos, pero eso es una opinión personal generada en gran parte por un guion que hace aguas desde que comienza la película. Tras esa primera experiencia, ‘Seúl a toda pastilla’, tenía que venir a salvar los muebles. Y, en muchos aspectos lo ha hecho, aunque los 139 min de metraje nos haya hecho dudarlo mientras la veíamos.

Con un aspecto visual impactante y con una cantidad ingente de detalles en los que perderse, ‘Seúl a toda pastilla’ probablemente estará en boca de muchos durante meses, y no es para menos. La Seúl que todos tenemos en mente a día de hoy, esa con la que soñamos, no tiene tanto tiempo como algunos podrían pensar. Las Olimpiadas y mundiales tienen eso, que hacen renacer a países enteros de sus cenizas, que os voy a contar sobre esto nos leas desde donde nos leas… La Corea del Sur de los 80 fue una llena de corrupción, violencia contra sus ciudadanos y cambios a pasos capitalistas agigantados que no hicieron más que acrecentar la diferencia social entre clases.

‘Seúl a toda pastilla’ se mete de lleno en ese tema y muestra la miseria en la que muchas familias vivían. Lo hace a través de los barrios en ruinas en los que viven los protagonistas y también lo enseña en lo miserables que eran aquellos que lo tenían todo y buscaban amasar mucho más aun.

Todo ello dentro de un juego visual muy interesante que nos bombardea continuamente cuando el polvo de caminos sin asfaltar nos lleva a cocheras en ruinas donde se guardan últimos modelos de zapatillas, equipos de sonido increíbles y ropa de marca tan brillante como el futuro que persiguen los protagonistas.

La premisa es fácil y nos gana a todas rápidamente. Yoo Ah-in es Park Dong-wook, el cabecilla de un grupo de amigos que se ganan la vida a través de un taller familiar y, por supuesto, carreras y entregas de paquetes ilegales. Dong-wook sueña con América, esto son los 80, y todo lo que un joven podría querer toma forma en un sueño americano repleto de libertades, posibilidades, Coca-Cola, McDonald’s y unas Jordan.

Pero alcanzar ese sueño supone saldar deudas y conseguir dinero suficiente para comenzar una nueva vida cruzando el charco, y bueno, las posibilidades de conseguirlo de forma legal son nimias y más si vienes de donde él viene. Así, la película comienza con una persecución sobre ruedas por el desierto que asienta el tono de la película en cuestión de minutos. Vamos a ver en ‘Seúl a toda pastilla’ una comedia llena de referencias pero en la que no va a faltar drama o acción y en la que seguro vas a encontrar mucha acidez en sus diálogos e historia.

Dentro del reparto estelar y super divertido que acompaña a Yoo Ah-in está Go Kyung-pyo dando vida a Oh Woo-sam, quien en esta cinta hará de DJ y creador de las mejores cintas de cassette para el coche que se puedan grabar, pero a quien nosotras, aun sin quererlo veremos a la sombra de ‘Reply 1988‘, porque es imposible no pensar en los infinitos paralelismos y en lo leal y decidido de sus personajes.

Lee Kyu-hyung es Bok-nam ese personaje torpe, encantador y valiente, aunque le cueste encontrar esa valentía, que siempre completa este tipo de repartos. Un papel que el veterano actor borda y con el que nos deja escenas que recuerdas una vez acaba la película por lo espontáneas y divertidas que han sido.

Park Ju-hyun tiene un personaje carismático, alegre y rompedor. Su papel aquí nada tiene que ver con el que trabajó en ‘Mouse‘ o ‘Extracurricular‘, pero ha dejado patente que su calidad interpretativa no entiende de géneros, lo que nos hará estar muy pendiente de ella en el futuro. Ong Seong-wu da vida a Joon-ki. Es el más joven del reparto y aunque no tenemos muchas referencias previas, aquí en ‘Seúl a toda pastilla’ cumple más que sobradamente con un papel ligero que te arranca siempre la sonrisa.

Completan el reparto los ‘adultos’, con el talentoso Oh Jung-se haciendo las veces de caballero en armadura blanca mientras da vida a un fiscal que busca acabar con la corrupción de su nación cueste lo cueste, y por supuesto, un par de villanos de libro llevados a la pantalla por una despampanante Moon So-ri y un odioso Kim Sung-kyun que no podrían bordar más sus papeles.

Hyundai tuneados para todas, gracias.

Si eres fan del motor, entonces te han ganado con tan solo un primer vistazo a lo que sabes va a salir en pantalla. Hyundai es uno de esos grandes colosos que pusieron toda la carne en el asador y arrasó económicamente invirtiendo en motor y tecnología. Una empresa puntera que todos conocemos a día de hoy pero que a finales de los 80 estaba por dar el salto a aguas internacionales.

Con cochazos como un primera generación de Grandeur, un Pony Pickup, un camión ligero Porter, un puñado de viejos sedan, incluyendo una segunda generación del Sonata, Stellar y un Cortina, quedaremos con la boca abierta mientras son tuneados y modificados hasta decir basta. Quedando grabados en el nuestra retina y recuerdo gracias a escenas pensadas para hacerlos brillar de forma épica y memorable.

Cr. Song Kyungsub/Netflix © 2022

Porque ‘Seúl a toda pastilla’ puede tener carencias, pero no aburre en su acción sobre ruedas. La cámara se maneja de forma brillante. Las transiciones para cambiar de vehículos son dinámicas y siempre te reciben con una sonrisa pícara de Yoo Ah-in o con un divertido gesto de Park Ju-hyun o Ong Seong-wu. La frustración de los villanos puede saborearse en cada frenada o quiebro que les deja más lejos de los protagonistas y aunque no hay sorpresas ni novedades en sus medidas hasta el milímetro persecuciones, la cinta está llena de momentazos inolvidables justo cuando debe y eso te hace reafirmarte en lo bien que está rodada en ese aspecto.

Ponme dos bandas sonoras como esta.

Inmortal y estratosférica serían dos de las palabras que mejor describen la banda sonora de ‘Seúl a toda pastilla’. El ritmazo con el que se da vida a la historia te sorprende en cada nueva canción. Engancho incluso a quienes no han escuchado rap o pop coreano antes.

Puede que ya hayas visto esta película en otras muchas antes que en ella, pero nunca la has visto con este ritmo, este color y este reparto que promete seguir trayendo cine del que nos gusta durante muchos años.

Tráiler de ‘Seúl a toda pastilla’

¿Nos encanta?
Overall
3.7
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • La banda sonora es épica. Te mantiene enganchado a ella todo el metraje.
  • Vestuario épico. Preciso y chillón a partes iguales.
  • Hyundai se sale con sus modelos tuneados

Otras cintas coreanas que ver en Netflix son:

Pandora’ (Park Jeong-woo, 2016) | Netflix | A Buenas Horas

Rampant’, quien mucho abarca… (Kim Sung-hoon, 2018) | A Buenas Horas

1 comentario en “‘Seúl a toda pastilla’ (Moon Hyeon-Seong, 2022) | Netflix”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.