.

‘¿Qué le ocurre a la secretaria Kim?’ (2018)

Hacía tiempo que no me reía tanto. Si estás buscando una serie con puntos muy graciosos cuando ya crees que no van a ocurrir, y que además no solo cuenta con comedia, sino con un giro dramático contundente, puedes ver esta serie y no quedar decepcionado.

Esta comedia romántica tiene unas premisas que hemos visto ya muchas veces en televisión y en cine, pero qué no se hacen viejas porque cumplen con la mayor de las premisas, hacernos pasar un buen rato.

En ‘¿Qué le ocurre a la secretaria Kim?’ nos encontramos con un exitoso e inteligentísimo CEO, Lee Young Joon (que si lo piensan un poco más narcisista no habrían podido crear diálogos para él) y su secretaria, Kim Mi So, una joven de clase obrera, luchadora por naturaleza.

No tenemos que decir mucho más para averiguar por donde van a ir los tiros. Pero lo mejor de la serie no es la trama en sí, sino como se desarrolla y cómo es interpretada por su elenco.

Nada más conocer a los personajes nos hacemos una idea de cual es su relación, caemos del lado de Kim Mi So, porque, ¿Quién en su sano juicio iba a aguantar tan estoicamente a un CEO que se piensa el centro y ombligo del mundo? Ahí es sobre todo donde vienen los puntos cómicos, en las situaciones y las frases que suelta el CEO, del cual esperas una barbaridad narcisista y egoísta, pero que siempre tiene el don de superar cualquier cosa que pensabas iba a decir, y eso hay que alabarlo.

La extravagante personalidad de Lee Young Joon cuenta con muchos matices, sus acciones, aunque peculiares tienen una explicación profunda, a veces. Es un personaje mucho más complejo y profundo de lo que pensamos a primera vista.

El guion está lo suficientemente bien escrito para acercarnos inexorablemente a su realidad, incrementando nuestra empatía por él con el paso de los episodios.

La secretaria Kim Mi So, por su parte, se va desvelando poco a poco. Aprendemos de su relación con sus hermanas, así como de sus sacrificios personales para mantener a la familia a flote. Es un personaje orgulloso de su trabajo y esfuerzo, que siempre mantiene la sonrisa y que sobre todo es eficaz y cuidadosa.

Lo mejor que deja la serie es la posición de Kim Mi So, quien quiere descubrirse como ente propio. Es un personaje que llega a un momento de su vida en el que por fin se pone por delante de todo lo demás. Encontramos así nada más comenzar la serie a una protagonista femenina que sabe lo que necesita y quiere para seguir adelante con su vida y encontrar su felicidad, a pesar de las inseguridades que esa nueva situación pueda generarle.

¿Qué giros presenta la serie?

El primero de todos, y que solo Lee Young Joon no ve venir, es cuando la secretaria le dice que se despide del trabajo por motivos personales. La cara de circunstancia que se le queda al CEO no tiene precio. A partir de aquí todo se empieza a desenvolverse mucho más rápido. Nuestro protagonista masculino hará todo lo necesario para mantener a su lado a la única persona que lo soporta estoicamente, con quien se ha acostumbrado a trabajar y sin quien no puede vivir.

Entre esos giros dramáticos y argumentales debemos añadir la relación familiar de Lee Young Joon con su hermano mayor y padres. Esta parte de la serie nos permite adentrarnos en el daño emocional reprimido por ambos hermanos debido a circunstancias acaecidas durante su infancia.

La serie se completa gracias a la relación pasada y presente de los protagonistas. Aquí es donde, debido a un momento traumático vivido en sus infancias, se aprovecha el guion para introducir la parte que te hace quedarte a seguir consumiendo episodios.

Queremos, tal y como le ocurre a Kim Mi So, descubrir lo que su memoria ha borrado. ¿Qué fue tan traumático en su infancia que solo recuerda a un niño junto a ella regalándole un caramelo y confortándola?

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
2.8
  • Fotografía
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
  • Guion

Puntos fuertes

  • La carcajada de perplejidad que se te escapa de vez en cuando
  • El carisma de los personajes
  • La subtrama infantil

Te recomendamos

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario