.

‘Promesas de arena’ (RTVE) | Primeras impresiones

Cargada de ilusiones y de buenos propósitos, pero también buscando su lugar en el mundo, Lucía (Andrea Duro) viaja a las profundidades de Libia como cooperante de la ONG Acción Global en un hospital.

Andrea Duro es Lucía, nueva cooperante de la ONG en Libia

Basada en la novela homónima, ‘Promesas de arena’ es la nueva serie de RTVE que se ha estrenado bajo la premisa de ser la nueva gran obra de la ficción española. Y no es para menos, ya que la calidad por la cual está transitando la misma en estos momentos bien permite que cualquier nueva producción lleve el sello implícito. Aunque el debate de la buena época de la ficción es mucho más largo que un párrafo, no está de más nombrarlo aunque sea de paso. Y es que tras ‘Malaka’; ‘Gigantes‘; ‘Estoy vivo’; ‘Vida Perfecta’ y ese largo etcétera que a día de hoy se está produciendo la competencia y calidad están aseguradas.

Ahora bien, centrándonos en ‘Promesas de arena’. El capítulo piloto se estrena con la idea de presentar de una manera ordenada tanto a los personajes que guiarán la historia como a la situación planteada por el libro de Laura Garzón que Manuel Estudillo y Joaquín Llamas han llevado a la pequeña pantalla.

Así pues nos encontramos de lleno con Lucía (Andrea Duro), la gran protagonista, y tres compañeros más: Jaime (Marcel Borràs), Berta (Thaïs Blume) y Diego (Jairo Sánchez). Los cuatro se embarcan, por diferentes razones, en una difícil pero atractiva oportunidad, que no es otra que ser cooperantes en un complicado lugar como es Libia. Allí, conocerán a gente a la que querrían haberse cruzado antes y a otros que no desearían no haber conocido jamás, lo cual les llevará a unos y otros entuertos a lo largo de los episodios.

¿Sólo promesa?

Hayzam, protagonizado por Francesco Arca

Por lo que intuimos en su episodio piloto, los problemas para los protagonistas no tardarán mucho en aparecer, lo que lleva a la serie a mantener un ritmo narrativo alto que no decae en los grandes minutos de metraje que dispone cada capítulo (más de una hora). Este ritmo es el que lleva a la serie a parecerse a un thriller más que a un drama en ciertos momentos, pues no se dispone del respiro una vez puesto en faena.

Y ahí hay otro punto a destacar en la serie. El producto está claro desde el comienzo: es una historia de amor… y lo mejoramos: un amor prohibido. Pero no es ese el quid de la cuestión; es todo lo que envuelve esta historia de amor en un ambiente tan diferente al habitual y tan complicado para aquellos que no lo conocen con antelación.

Son cooperantes en Libia, ergo habrá problemas de conflicto entre grupos armados, tráfico de armas, la dificultad de los cuidados a los enfermos, y diversos aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de valorarla. Por ejemplo, Berta está por que se pedía una ginecóloga mujer debido a las costumbres del lugar, o Jaime es un hombre homosexual en un país donde serlo está perseguido.

Daniel Grao como Andy y Blanca Portillo como Julia

Todas estas tramas paralelas y secundarias influyen en la principal. Influyen y enriquecen la misma que si no se quedaría pobre ante las posibilidades del entorno y de las situaciones. A saber tenemos también como personajes principales a Somaya Taoufiki como Fathia; Daniel Grao como Andy o Blanca Portillo como Julia. De hecho la trama entre estos dos últimos parece poseer algo que se desmarca más de esa aventura de amor y se centra más en el formato thriller de acción de la serie.

En definitiva

Tenemos ante nosotros con ‘Promesas de arena’ una prometedora producción que iremos desgranando capítulo a capítulo, y que nos transporta a un mundo interesante y nuevo. De hecho, otro de los inmensos atractivos de la serie (al menos en este piloto) son las localizaciones con las que contamos en el mismo.

Y es que es entretenida, con un gran ritmo y cuenta diversas cosas que no solo se quedan en la típica historia romántica prohibida y complicada. Son muchos los tejemanejes que recubren las historias cruzadas de la trama, y esto enriquece sin lugar a dudas una serie que ha invertido unos esfuerzos muy interesantes en hacer una buena representación de la obra literaria. Sin dudas, los números están, ya que su primer capítulo llamado «El código de las dunas» ha tenido un total de 1.585.000 personas viéndolo (un 10,5%).

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
2.9
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Guión
  • Montaje

Puntos fuertes

  • Buena ambientación y fotografía
  • Historias paralelas que captan nuestra atención
  • Promete
Diseño Gráfico, Editorial & Web. Hago cosas. Visto camisas, bebo café y me gusta la tinta. Si no te gustan estos defectos, tengo más.

Deja un comentario