‘Our Beloved Summer’, en solo un mes (Kim Yoon-Jin, 2021)

Cuando te encuentras con un K-drama como ‘Our Beloved Summer’ se restaura tu fe en la humanidad y en la calidez de las personas, pero lo hace de forma muy particular, con un ‘slice of life’ que presenta a jóvenes que nada tenían en común, pero que acaban vinculados de por vida mientras se rueda un documental.

Vas a caer rendida, en los primeros episodios, ante la frescura de su puesta en escena, las situaciones que se presentan mientras conocemos a los protagonistas, y sobre todo, porque es un reflejo perfecto de un primer amor adolescente que nadie ve venir, pero que queda marcado a fuego en corazones inexperimentados, algo solitarios e incomprendidos que encuentran compañía y entendimiento el uno en el otro, a pesar de sus diferencias.

Diez años después los caminos de Choi Ung (Choi Woo Shik) y Kook Yeon-su (Kim Da Mi) vuelven a cruzarse. A pesar del tiempo, ninguno de ellos está preparado para volver a enfrentarse a la relación que tuvieron. Una vez más, la grabación de un documental volverá a ponerlos frente a frente, y un torrente de emociones, imparable, arrasará sus vidas. A ambos les tocará enfrentarse a los sentimientos no expresados y sus acciones pasadas para poder continuar con sus vidas. ¿Conseguirán en esta ocasión hacerlo juntos o será demasiado difícil olvidar el daño que se hicieron en el pasado?

En ‘Our Beloved Summer’ los saltos temporales entremezclan presente y pasado de forma soberbia. Lo mismo nos encontramos recorriendo los pasillos del instituto, disfrutando de la frescura e inocencia que solo da el uniforme de secundaria, o que nos vemos inmersos en la belleza de un primer amor que poco a poco se asienta mientras dos personas se descubren e intentan crecer juntos. Pero también es el dolor de no ser comprendido, la angustia de sentir el peso del mundo sobre tus hombros y el orgullo que no te permite apoyarte en quien más te quiere para no sentirte miserable.

Por eso, para Choi Ung y Kook Yeon-su la vida que soñaban y la vida que tienen no es para nada la que imaginaban una década antes. Este es un K-drama en el que el tiempo presente pasa como la vida suele hacerlo, entre horas de trabajo, sueño alterado, comidas compartidas y relaciones personales de las que no siempre obtenemos lo que queremos o necesitamos, pero que nos acaban llevando, finalmente, a quien será capaz de darnos ese confort, ese soplo de aire fresco que tanto necesitamos para hacer frente a todo aquello que la vida lanza en nuestro camino.

Choi Ung solo quiere una vida ordinaria y amable junto a sus seres queridos. Su alma tranquila desea quedarse lejos del mundanal ruido. Es algo que ha tenido claro toda su vida. Las notas no importaban, su habilidad dibujando le permitía escapar y eso era suficiente, porque la tenía a ella. Él es capaz de parar, respirar y sentir el aire que entra en sus pulmones, ¿Cuándo fue la última vez que tu fuiste consciente de esto?

Choi Woo-sik, Kim Da-mi, Noh Jung Ui y Kim Sung Chul

En cambio, Kook Yeon-su desearía ser pobre, solo hasta el punto en que pudiera ponerle solución, para ella la vida es sacrificio, trabajo continuo, y, soñar, realmente no es una opción cuando las facturas se acumulan. Estaba dispuesta a comerse el mundo, pero, poco a poco, está siendo devorada por él. ​¿Cómo se escapa a la vorágine social en la que vivimos? ¿Cómo podemos sentirnos realizados cuando nadamos a contracorriente?

Hay momentos en esta serie que te marcan enormemente, que te hacen sentir el peso de la vida de sus protagonistas y que te acongojan el corazón. Gracias a unos personajes bien construidos somos capaces de debatir sobre lo que significa soñar para cada uno de nosotros. Las realidades que vivimos marcan por completo nuestras aspiraciones y esperanzas. Así, nos deja ver, ‘Our Beloved Summer’ como de importante es la familia, el amor con el que se crece y las oportunidades que nos son dadas. Cómo cada una de estas cosas moldea nuestro carácter, cómo los demás nos ven e incluso la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Choi Ung y Kook Yeon-su no son los únicos a los que seguimos la pista. Contamos también en la historia con personajes secundarios que permiten expandir la trama y, por supuesto, la conversación sobre como es vivir en la Corea del Sur actual donde las expectativas y la presión por una ‘vida perfecta’ que nadie puede alcanzar, consume el espíritu y los días de sus jóvenes, que intentan con más, o menos éxito, ser felices.

NJ, interpretada por una magnífica Noh Jung Ui, que se come la pantalla cuando aparece, nos pone delante a un personaje imposible de olvidar. Da vida a una celebridad que necesita, desesperadamente, un rayo de normalidad para poder respirar. Su fama, los compromisos sociales y la doble moral de la sociedad en la que vive no le han permitido disfrutar de nada a pesar de tenerlo todo. La soledad de sus días se hará menos pesada cuando conozca a Choi Woong, quien con su carácter taciturno pero afable serán un salvavidas al que aferrarse cuando más lo necesita.

Park Jin Joo es, una vez más, magia ante nuestros ojos. Mientas hace las veces de Lee Sol Yi nos recuerda por qué la adoramos. La pantalla se ilumina con su presencia, siempre nos deja una sonrisa y lo hace sin caer en tópicos. Muestra, como ya hiciera en ‘It’s Okay to not be okay’, que un secundario puede ser el alma de una serie o al menos el refugio que nos permite relajarnos durante sus apariciones. En ‘Our Beloved Summer’ da vida a la mejor amiga de Kook Yeon-su y su jovialidad y afán por vivir su vida según sus normas, dan una nota muy fresca al conjunto.

Aunque quien realmente destaca, gracias a una construcción sólida y muy tridimensional de su personaje es, Kim Sung Chul quien da vida a Kim Ji Woon, el encargado de grabar la segunda parte del documental que los unió a todos en su adolescencia. Ji Woon es como un hermano para el protagonista. Su vida nunca fue fácil. El fantasma de su madre, ausente durante toda su infancia, pesa sobre sus hombros, en los que recae algún que otro secreto más que oculta tras una máscara austera pero siempre considerada y agradecida a quienes si han estado presentes a lo largo de su vida.

A todos ellos los conoceremos, de forma íntima, gracias a sus regresiones y narración de las mismas. Cada vez que viajemos a su pasado lo haremos para descubrir como esos momentos concretos los moldearon de forma irremediable. Será como adentrarse en el cerebro y sentimientos de alguien, con la privacidad y cercanía que eso nos da como espectadores. Y, será en ese juego de saltos temporales, de perspectivas y cambios de personajes donde encontremos la verdadera esencia de este K-drama.

Su bellísima fotografía está al nivel de una banda sonora que te fascina y atrapa con su intensidad y acierto a la hora de complementar la escena que presenta, que, a pesar de su cotidianeidad, te deja siempre fascinada por el encuadre de su cámara, los matices de su paleta cromática, el brillo de los colores que nos permiten distinguir entre pasado y presente, así como por la atención al detalle que se muestra a nivel técnico en todos los apartados mencionados, lo que la hace excepcional.

Hay ocasiones en las que sentimos la lluvia golpear en los paraguas que protegen, tarde, a personajes ya empapados por un chaparrón que llega sin avisar, como los sentimientos y emociones que justo en ese momento afloran de ellos. Instantes en los que el sol traspasa los ventanales cayendo gentil sobre la piel de los protagonistas. Otros en los que casi podemos escuchar el rasgar del bolígrafo del protagonista sobre el papel mientras se pierde en el proceso creativo que tanto refugio le ofrece. Y, sobre todo, su cuidada factura nos permite vivir el dolor y la alegría de cada uno de ellos como si nuestros fuesen.

Solo podemos achacarle que quizá se regodea en su fórmula y en la relación de sus protagonistas un poco más de lo necesario. Se reitera demasiado en vaivenes innecesarios que opacan la fluidez de la historia narrada aprovechando la indecisión e inmadurez de sus personajes.

Our Beloved Summer’ es dulce, siempre amable y, aún así, realista y dura como a veces la vida es. Un viaje a la madurez y la vida adulta lleno de delicadeza, con grandes momentos gracias a personajes coherentes y respetuosos. Un K-drama como este es perfecto para devolvernos la alegría mientras dejamos de pensar, aunque solo sea durante un momento, como de crudo es el mundo en el que vivimos.

Tráiler ‘Our Beloved Summer’

¿Nos encanta?
Overall
3.4
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Originalidad
  • Fotografía
Sending
User Review
3.5 (2 votes)

Puntos fuertes

  • Es dulce, siempre amable y aún así realista y dura como a veces la vida es.
  • Los saltos temporales entremezclan presente y pasado de forma soberbia.
  • Los personajes secundarios completan y dan cuerpo a una trama que sin ellos habría quedado sosa.

Otros ‘Slice of Life’ que te enamoran con solo empezarlos son:

Do Do Sol Sol La La Sol’, un verano en La La Land (2020)

Recuerdos de juventud’, camino a la fama (2020) | Netflix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.