‘Otra ronda’ (2020): Mucho más que una película sobre el consumo de alcohol

‘Otra ronda’ ha sido, sin duda, una de las sorpresas del 2020. Una de las películas más aclamadas por público y crítica y un gran descubrimiento para todos aquellos que aún no se habían acercado al cine danés, o en concreto al cine de Thomas Vinterberg (‘Celebración’, ‘La caza’,…)

Esta película, dirigida, como decimos, por Thomas Vinterberg y protagonizada por Mads Mikkelsen, gira alrededor del alcohol y la crisis de mediana edad, entre muchos otros temas. Y no ha pasado desapercibida para los académicos de Hollywood, que la han incluido entre las Mejores películas de habla no inglesa (donde tiene muchas posibilidades), así como a Vinterberg entre los nominados a Mejor Dirección (donde tiene menos posibilidades)

Vinterberg y Mikkelsen forman una gran dupla que ya habían trabajado juntos en otras ocasiones, como la maravillosa y angustiosa ‘La caza’ (20212). Cabe destacar que Vinterberg fue, junto con Lars Von Tirer, el fundador del movimiento Dogma 95, aunque esta película se mantiene lejana al manifiesto y exigencias que ambos escribieron. ‘Otra ronda’ es, quizás, su película más comercial y por ello también la que a un mayor público ha llegado. Pese a ello, Vinterberg se mantiene fiel a su esencia, como es utilizar premisas muy concretas para hablar de temas universales como la soledad, la familia, la amistad, etc. En todas sus películas vemos historias muy reales que se esconden tras relatos ficticios

También ha trabajado mucho Vinterberg con los otros actores de la cinta: Thomas Bo Larsen, Magnus Millang o Lars Ranthe. Grandes interpretaciones todas ellas, pero sobre la que destaca sin duda la de Mikkelsen, que está espectacular y que nos brinda una escena final que quedará en nuestro recuerdo por muchos años.

El alcohol como evasión

‘Otra ronda’ nos cuenta la historia de cuatro profesores de instituto que se embarcan en un experimento sociológico en el que cada uno de ellos deberá mantener la tasa de alcohol en su cuerpo al mismo nivel, durante su vida diaria, intentando demostrar de esa manera que pueden mejorar en todos los aspectos de su vida. Lo que comenzó como un experimento, pronto se les va de las manos.

Para entender aún mejor esta película, creo necesario conocer el problema que existe en Dinamarca con el alcohol. En el país nórdico, 12 de cada 100.000 muertes se producen por consumo de alcohol, para que nos hagamos una idea, en España son 2 de cada 100.000. Es la 14º causa de muerte más frecuente y, según diferentes estudios, un 96% de la población bebe.

La cinta está dedicada a la hija de Vinterberg, que murió desgraciadamente pocos días después de comenzar al rodaje. Ella iba a participar en la película e incluso fue quien le habló a su padre de una tradición de los jóvenes daneses de beber en torno a un lago realizando diferentes juegos y que se ve al inicio de la película.

Creo que a ‘Otra ronda’ se le pueden sacar diferentes interpretaciones según la relación que cada uno tenga con el alcohol. Hay quien entenderá que es una apología de su consumo, hay quien lo entenderá como una crítica social a la normalización del alcohol y hay quien simplemente disfrutará de la película y se quedará en un punto medio, entiende el alcohol con sus dos caras de la moneda.

Sin embargo, el tema principal de la película, más que el consumo del alcohol se centraría en torno a la crisis de la media edad, de la que se deriva ese consumo. Los protagonistas no son felices y hacen del alcohol su refugio. Tienen además un profundo sentimiento de nostalgia, quieren volver a su juventud, o a sentir lo que sentían cuando eran jóvenes, en todos los aspectos, físicamente, pero también en el trabajo o en las relaciones con sus parejas, otro de los puntos de interés de la película.

Además, obviamente, es una relectura interesante de nuestra relación con el alcohol. Sin embargo, tal y como hemos adelantado y como declaró el propio director, “la película no va sobre el alcohol, va sobre estar vivió y despertar tras las crisis”.  Según también el propio Vinterberg “es un tributo a la vida”.

La película destaca, como ya hemos dicho, en cuanto a interpretaciones, guion o dirección, pero también es interesante en otros aspectos como la fotografía, que juega con los desenfoques y los planos en movimiento y que consigue recrear a la perfección cómo es ir borracho.

Y, por supuesto, la música. Especialmente el tema “What a life”, una melodía que no podrás sacarte de la cabeza al terminar la película.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
4.3
  • Originalidad
  • Banda Sonora
  • Interpretación
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Fotografía

Lo mejor:

  • La interpretación de Mads Mikkelsen y la escena final, que eleva la película a otro nivel

No te pierdas el podcast sobre ‘Otra ronda’ en Cinéfagos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.