‘No Mercy’, la inconmensurable crueldad humana (Kim Hyeong-joon, 2010) | A Buenas Horas

La piedad, la misericordia, el perdón y el pasar página parecen ser términos algo desconocidos para algunos guionistas y directores surcoreanos. Por el contrario conocen bien la venganza, la rabia, el dolor, la paciencia y metodología para llevar a cabo un preciso ejercicio de devolver lo que se nos ha dado. ‘No mercy’ es un ejercicio de todo lo mencionado demasiado bien ejecutado. Habrá momentos en los que la angustia de la persecución te asfixie, en el que el dolor de los personajes te desgarre mientras los desagarra a ellos y en el que la impotencia te desborde. Probablemente todo esto ocurra y ni siquiera estés cerca del final de la cinta. Prepárate, ‘No Mercy’ es una bomba psicológica que muestra sin tapujos la inconmensurable crueldad del ser humano.

Una joven ha aparecido muerta cerca de un lago, desmembrada a falta de un brazo. Una investigadora parece tener pruebas que delatan a un sospecho, sin embargo todo se complica cuando el forense es chantajeado y comienza un juego contrarreloj que dificultará mucho la investigación.

Dirigida por Kim Hyeong-jun, la cinta nos lleva de viaje a un mundo sombrío que ya hemos visitado antes, pero que aun así siempre nos eriza el vello. En ‘No mercy’ se destruyen imágenes de forma continua. Lo que fuera un sitio pacífico, bello y casi santuario como son los bellos parajes entorno a un río, que es fuente de vida, pronto se desacraliza y se convierte en escenario de una crueldad sin precedente. Junto a este paraje se siguen destruyendo otras imágenes mientras se revela la trama. Lugares que una vez acogieron vida y calidez se muestran arrasados por la acción humana, y no conforme con ello, se presentan, conjuntamente, ubicaciones frías, tristes y casi inhumanas como son salas de autopsias, salas de interrogatorio y elementos industriales que muestran como lo estéril puede también arrebatarnos la poca empatía que nos queda. La fotografía y puesta en escena de la cinta te comenzará a oprimir el pecho desde el primer minuto y no te soltará ni siquiera cuando haya terminado de correr la cinta.

El trabajo estético y cinematográfico es pulcro en sus líneas y pronto entra en conflicto con lo sucio de la moralidad y acciones de sus personajes, creándose una contraposición que incomoda al espectador mientras crea un ambiente y tensión difíciles de olvidar. La escala de tonos grisáceos y azules nos mantienen anímicamente bajos, pero es más la falta de color la que nos arrebata la alegría. No hay alteraciones cromáticas, no hay vida en su tono, solo desesperación, que se transmite como en pocas ocasiones a quienes desde fuera intentamos olvidar que por desgracia la realidad siempre supera a la ficción, y que aquí solo se nos muestra un ápice de la maldad de la que somos capaces.

Para dar cuerpo a este thriller policíaco lleno de persecuciones, traición y desesperación tenemos a Sol Kyung-gu (‘1987: When the Day Comes‘) haciendo de forense que solo desea retirarse para poder pasar tiempo con su hija y a Ryoo Seung-bum en la piel de un de un activista medioambiental (‘The Berlin File’) que busca mucho más que destapar el crimen medioambiental sufrido en la zona donde su familia vivía.

Sol Kyung-gu como Kang Min-ho y Ryoo Seung-bum dando vida a Lee Sung-ho serán la pareja antagónica que se coma la pantalla y que nos mantenga en vilo durante todo el metraje. Ellos son la esencia, el cuerpo y el por qué de todo lo que ocurre, pero nosotros no seríamos sin Han Hye-jin interpretando a Min Seo-young, no podríamos comprender la trama en todo su concepto y el apartado empático y humano al que tanto necesitamos aferrarnos para sobrevivir a una película como esta se desvanecería, dejándonos huérfanos de un elemento crucial.

Min Seo-young es una joven investigadora intentando hacerse un hueco en su unidad. Hasta la fecha no se le ha tenido en consideración, ha sido denostada por sus compañeros, pero cuando el caso de jóvenes mutiladas llegue a su unidad y arrastre a Kang Min-ho, un antiguo mentor universitario, encontrará la forma de hacerse notar gracias a sus conocimientos y análisis del perfil psicológico del culpable.

Su presencia es un contrapunto necesario para equilibrar la cinta. Ella es honestidad, empatía, calidez y en definitiva humanidad entendida en el mejor de los sentidos. Es a ella a quien nos aferramos para sobrevivir a la crueldad que se muestra en pantalla, porque cuando menos lo esperamos, se nos hacen preguntas para las que muchos no tenemos respuesta. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar dadas unas circunstancias concretas? ¿Serías capaz de perdonar u olvidar? ¿Traicionarías todo lo que conoces y eres por alguien a quien amas? Y quizá la más brutal y honesta de todas. ¿Dónde empieza el bien y donde el mal?

Con cada una de estas preguntas, con sus miles de respuestas y consecuencias juega ‘No mercy’, que nos lanza a un mundo de desesperación por salvar a un ser querido a través de Kang Min-ho mientras de fondo nos hace bucear en el dolor de quien ya lo ha perdido todo presentándonos a Lee Sung-ho bajo una luz cambiante cuyas acciones cobran sentido solo cuando llegamos al cierre de la cinta. En esa dicotomía radica la cinta. Unos personajes que están unidos solo por dolor que han sido capaces de infringirse el uno al otro. Personajes en los que solo queda desesperación, dolor y rabia.

‘No mercy’ es una película estremecedora en todos los aspectos. No te quedarás con un buen cuerpo una vez termines de verla, pero si quedarás encantado con sus giros de guion, su puesta en escena y trabajo actoral. Tiene todo lo que se necesita en un thriller y seguro pasará a lo alto de tu lista, pero debes estar preparado para lo que vas a ver, porque el camino para disfrutar de uno de los mejores cierres del género será emocionalmente arduo y requerirá mucha atención al detalle por tu parte. Merecerá la pena cada segundo de ella, eso puedo asegurarlo.

Tráiler

¿Nos encanta?
Overall
4
  • Fotografía
  • Guion
  • Originalidad
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
Sending
User Review
5 (2 votes)

A destacar

  • Uno de los mejores giros finales que has visto en tu vida.
  • Una puesta en escena acorde al género.
  • Interpretaciones sólidas y creíbles.

Otras cintas de venganza coreana que son un must see son:

Encontré al diablo’ (Kim Jee-woon, 2010) | A Buenas Horas

Night in Paradise’, crónica de una muerte anunciada (Park Hoon-jung, 2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.