.

‘My holo love’, ¿te enamorarías de un holograma?

Con el nivel de tecnología que ya hemos alcanzando, y visto de lo que es capaz el ser humano, quizá lo que menos nos tenía que sorprender era una serie que girase en torno a un holograma que solo nosotros podemos ver con solo ponernos unas gafas y que está ahí para hacer nuestra vida mucho más fácil.

Desde luego bien puede parecer la premisa principal de esta serie surcoreana que está arrasando en Netflix, pero lo cierto es que tras el cristal hay mucho más que una serie que nos recuerda a otras producciones de carácter futurista (o presente) que nos llegan en los tiempos que corren. De hecho, una de las curiosidades de esta serie es que su director, Lee, llegó a la idea final tras mantener una conversación con un guionista en la que hablaban de la película ‘Her’.

¿Dé que va ‘My holo love’?

Quizá el título ya te de una pista bien clara de la trama de la serie, la cual gira en torno a tres ‘personajes’ fundamentales. Dos de esos personajes son humanos y el tercero el holograma o IA (Inteligencia artificial). La serie va mucho más allá de ser una simple serie romántica coreana en la que chico se enamora de chica (que también). En esta historia, este trío de personajes se enfrenta al más temible de los problemas emocionales del siglo XXI, la soledad.

Su protagonista femenina, Han So Yeon, interpretada por Go Sung Hee, padece una rara enfermedad conocida como prosopagnosia o ‘ceguera de rostros’, la cual no le permite reconocer los rostros de las personas que hay entorno a ella. Junto a ella aparece en otro papel protagónico Yoon Hyun Min dando vida a Go Nan Do y a Holo. Go Nan Do es el joven creador del código que conforma la esencia de Holo. Cómo no puede ser de otra forma, el aspecto físico en el que está basado el holograma es el suyo mismo.

No solo su aspecto físico es trasvasado a ‘Holo’, también su forma de ser y sus capacidades emocionales, aunque todas ellas magnificadas y mejoradas. ‘Holo’ se ha creado para seguir tres normas básicas irrompibles que hagan de él el compañero perfecto. Su misión principal es hacer feliz a su ‘usuario’, no romper las normas o leyes del país en el que se encuentra, y la última pero no menos importante, nunca mentir.

¿Algo nuevo bajo el sol?

Cómo podemos imaginar la serie gira en torno a la joven Han So Yeon, quien debido a su enfermedad no es capaz de llevar una vida plena, ya que por miedo al rechazo y a ser mirada de forma distinta oculta su enfermedad a todo aquel que la rodea. Aquí es donde las premisas de la serie se presentan interesantes. Su personaje solo trabaja y trabaja y cuando es el momento de socializar o de relajarse lo hace en la soledad de su terraza con una gran cantidad de alcohol acompañándola.

Aunque rodeada de forma continua por un mar de gente la soledad, el dolor de no tener con quien compartir miedos, victorias o una simple conversación, son su día a día. Todo esto desaparece de un plumazo una vez comprende que la tecnología le ofrece la oportunidad de tener ‘un amigo invisible’ con un acceso a información ilimitada que hace de su día a día uno tolerable, e incluso feliz.

Podrías verla a ratos, si eres capaz

Es imposible no ver por donde va a salir la serie, pero no es eso lo que nos atrapa de ella. Es una trama divertida, bien interpretada y lo suficientemente dinámica para querer ver los doce capítulos que la conforman. Los diálogos entre el holograma y la protagonista femenina son profundos, honestos y sinceros, tal y como serían con alguien que solo está en nuestra cabeza. Pero incluso esa honestidad con uno mismo es difícil de conseguir y vemos a Han So Yeon lidiar con problemas para expresar lo que siente.

De su forma de ser, comportarse e incluso pensar aprenderá el holograma, que de forma continuada busca mejorar la experiencia de su usuaria. Pero como suele ocurrir detrás de cualquier invento, la mano del hombre está tras esta creación y por lo tanto debemos sumar a la mezcla los sentimientos, bagaje y forma de ver el mundo de un segundo personaje, Go Nan Do.

Cómo cualquier otro humano el trauma es parte de su experiencia vital. Su reclusión del mundo tiene que ver con el fallecimiento de un ser querido que supone su desencanto con el mundo que le rodea. El amor es finito, una mentira, y una bien dolorosa. La relación con Han So Yeon a la que se verá forzado a través del beta test de su holograma, hará que su percepción de sí mismo y del mundo cambie.

Además, podemos añadir a la historia un poco de acción cuando nuestros protagonistas tengan que ocultar y proteger el prototipo, evitando con ello que caiga en manos equivocadas.

En su conjunto se trata de una serie relajada, divertida, algunas veces demasiado condescendiente con sus personajes femeninos pero que sobre todo habla de amor y miedos, vergüenza, la necesidad de contacto humano y pertenencia que todos tenemos, pero que, cada vez más, queda dejada de lado en pos de una sociedad ‘perfecta’ y muy egoísta en la que lo que sentimos y pensamos no se alinea con nuestras acciones.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.3
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Guion
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Banda sonora

Puntos fuertes

  • Fácil de ver
  • Rápida y divertida
  • Romántica, lo justo
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario