.

Crítica de 'Mujercitas'

Amy, Jo, Beth y Meg son cuatro hermanas en plena adolescencia, que viven con su madre en una Norteamérica que sufre lejanamente su Guerra Civil. Con sus variadas vocaciones artísticas y anhelos juveniles, descubrirán el amor y la importancia de los lazos familiares.

Greta Gerwig lo ha conseguido. Ha puesto de moda y ha traído el tema a la mesa de debate a través de un clásico. Nadie podía pensar que ‘Mujercitas‘ pudiese ser actualizado y traído a la vida en pleno siglo XXI, pero la directora lo ha logrado. Gracias a un saber hacer buen cine, con un gran reparto en el que apoyarse y un cuidado trabajo en el guion. Acompañada de una banda sonora para el recuerdo, un vestuario, localizaciones y fotografía cuidadas hasta el último detalle ha hecho que Jo, Amy, Meg y Beth vuelvan a ser relevantes una vez más.

Era complejo traer de nuevo al frente a un grupo de mujeres que tanto han sido representadas y mostradas en sus papeles de féminas perfectas que hacen cómo deben. En esta actualización del clásico Jo, interpretada por Saoirse Ronan, alcanza unas cotas de grises que nunca antes se habían imaginado.

Jo se encuentra luchando por más que solo el sobrevivir en un mundo de hombres. Quiere ser recordada por todos los tiempos, no caer en el olvido. Hacer algo que sea importante, atemporal y que la ponga en el mapa por su habilidad como escritora no por ser la mujer de.

Con esta misma lucha interna reconocemos a Amy. La joven es llevada a la vida por Florence Pugh, con una actuación que de describirse como notable se quedaría corta. La mediana de las hermanas, con un temperamento irascible en su niñez y mucho más atemperada en su juventud es una apasionada de la pintura que tiene las cosas muy claras.

El matrimonio es una transacción económica, ya que a la mujer nada le pertenece, y ella no es un genio de la pintura como para ser aceptada como tal en los anales de la historia. El corte lo ponen otros, y como bien se dice en el film, si no se deja participar a las mujeres y se las denosta, la mitad de la competencia ni siquiera entra a juego.

Emma Watson se pone en la piel de Meg, la mayor de las hermanas. Una joven asentada, tranquila y afable que contrasta con el espíritu aventurero e inconformista de sus hermanas. Meg es capaz de apreciar la belleza de la vida en las pequeñas cosas, aunque lucha contra esa necesidad de ser notable socialmente. Tal y como ocurre con el resto de actrices del elenco, Emma Watson se encuentra en uno de los papeles más delicados y cuidados de su carrera. Su directora Greta Gerwig sabe sacar lo mejor de cada una de ellas. Hay escenas que se quedan contigo como la de la fiesta con el gran vestido.

Beth es la pequeña de las hermanas. Eliza Scanlen tiene quizá el papel que menos luce de todos pero que es clave en la historia de la familia March. Hay algunas escenas que protagoniza en la que brilla brutalmente, sus arrebatos de pasión y agradecimiento son claves para comprender que une a los personajes que se presentan. Su personaje es delicado, honesto y honrado.

Saoirse Ronan, Laura Dern, Eliza Scanlen, Florence Pugh y Emma Watson
Fotografía de Wilson Webb

Por supuesto no podemos dejar de hablar de Laura Dern o de Timothée Chalamet. Ambos son instrumentales en la trama. Laura Dern da vida a Marmee, la madre de las jóvenes. Su personaje se abre, se muestra vulnerable con Jo y esos momentos de la cinta son únicos. El personaje que se muestra ante todos perfecto, no lo es, es una persona trabajando por ser mejor a cada día, sabiendo que la perfección es un ideal inalcanzable e inexistente. Por su parte Timothée Chalamet se mantiene en su línea de ensueño interpretando a Laurie. Cada vez que aparece en pantalla se la come, esa es la realidad, hay veces que parece flotar en vez de andar. Un papel para el que no podrían haber hecho mejor casting.

Sin lugar a dudas es una película más que recomendable. Cuenta con una trama apasionante que te engancha en sus más de dos horas de cinta. Hay saltos temporales que nos ayudan a comprender la historia presente gracias a la pasada. Cuenta con tantas lágrimas como sonrisas, pero sobre todo habla de superación, del techo de cristal y de la necesidad que todos los seres humanos tenemos de reconocimiento. Todo ello lo logra trayendo a nuestra pantalla personajes que no visten o viven como nosotros, pero que sueñan y luchan con y por las mismas cosas por las que luchamos y soñamos a día de hoy.

https://www.youtube.com/watch?v=m3gMPekU_3c&t=12s
9

Maravillosa

Fotografía - 9
Montaje y edición - 9
Música - 8
Guion - 9
Interpretaciones - 10
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario