‘Movin On’, retrato de una familia (Yoon Dan-bi, 2019)

- Dongju, perdona por haberte pegado el otro día.
- Ah, ¿Nos hemos peleado?

Que el cine surcoreano se encuentra viviendo un grandísimo momento ya no es noticia para nadie, el gran éxito de ‘Parásitos’, ganadora de la Palma de Oro y el Óscar a mejor película de 2019 entre muchos premios, ha invitado a mucha gente a conocer una cinematografía que lleva ya tiempo gozando de muy buena salud, prueba de ello son los éxitos que ha cosechado en los diferentes festivales internacionales durante las últimas dos décadas, siendo uno de los casos más recientes ‘Moving on’, y es que la joven Yoon Dan-bi, en su debut en la labor de dirección, ha acumulado múltiples premios en Festivales como Busan, Rotterdam o Mar del Plata, destacándose su capacidad en la narración de esta historia familiar, y su sensibilidad a la hora de desarrollar las relaciones de los personajes que la componen, sin duda se ha convertido en una de las grandes promesas del panorama independiente de Corea del Sur, incluso llegándose a compararla con el japonés Hirokazu Kore-eda.

Una familia corriente

‘Moving On’ narra la historia de una familia que debido a una serie de problemas económicos se ve obligada a abandonar su hogar, así, dos hermanos, Okju y Dongju, se mudan junto a su padre, Byeong-ki, a vivir a casa de su abuelo, al que apenas conocen, posteriormente se les unirá su tía Mi-jeong. Yoon Dan-bi presenta poco a poco a los miembros de la familia, en primer lugar, Okju, la hermana mayor, es una adolescente que a los problemas de su familia se le suman los propios de su edad, los chicos entre otros, la joven se encuentra inmersa en ese conflicto entre el paso a la madurez y la despreocupación, siendo uno de los puntos fuertes de la película y lo que le lleva en ocasiones a la discusión con su hermano pequeño. Dongju es su contraposición, todavía un niño, solo busca la diversión, aun cuando no duda en ayudar a su padre si es necesario o pasar tiempo con su abuelo. El padre Byeong-ki, es un adulto recién salido de un divorcio, que se ve obligado a vender zapatillas falsas de forma ambulante para garantizar la subsistencia de su familia, mientras que la tía Mi-jeong, en plena crisis matrimonial, se muda con su familia huyendo de un hombre que, en sus propias palabras, es como un monstruo. Pero sin duda, el elemento central de todo es el abuelo, un anciano enfermo que lleva años viviendo solo, y para el que la llegada de su familia a casa lo cambia todo.

Los lazos familiares

La película va desarrollando las relaciones entre los personajes con gran sencillez, pero también con mucha sensibilidad, mostrando situaciones propias de toda familia, desde una simple cena a la celebración del cumpleaños del abuelo, pasando por otras más duras, como las relativas a los problemas de salud del anciano, así se mezclan momentos cómicos y alegres con otros más conmovedores, tristes y dramáticos. Cabe destacar las relaciones entre las parejas de hermanos, en primer lugar, Okju y Dongju, los hermanos niños, aun cuando se quieren, pasan gran parte del tiempo peleando, cualquiera que haya tenido hermanos sabe de lo que va esto, por otra parte, Byeong-ki y Mi-jeong, los hermanos adultos, distanciados por el paso del tiempo, con su reencuentro llegan a ser conscientes de los problemas de cada uno y no dudan en tratar de ayudarse, resulta imposible no verlos reflejados en los niños, ya que seguramente cuando eran pequeños también se peleaban a todas horas, siendo muy interesante las diferencias entre ambas generaciones.

Pero sin lugar a dudas, la relación de los nietos con el abuelo es lo que realmente marca la película, así, cuando a Dongju le preguntan al inicio de la película si tiene ganas de ver a su abuelo responde que no, igualmente, en un principio el anciano se muestra indiferente al traslado de su familia, con el paso del tiempo, y a la vez que la salud del abuelo se va deteriorando, se fortalecen los lazos entre ellos, así la indiferencia inicial se transforma en el sombrero que Okju le regala a su abuelo por su cumpleaños, en las horas que Dongju pasa con él en el jardín de la casa o en la intervención del abuelo entre los hermanos durante una de las múltiples riñas, justo en el momento en que lo peor de la enfermedad se va manifestando. Ese anciano al que apenas conocen se convierte en una de las personas más queridas para ellos y en una lección de vida.

En conclusión

‘Moving On’ es una sencilla, pero gran película, una historia sobre la familia, que habla de todas las etapas de la vida, desde la niñez hasta la vejez, analizando los problemas propios de cada una, así como los problemas conjuntos de la familia. Hay que destacar la labor de Yoon Dan-bi en su primer largometraje, pero también el trabajo de la joven actriz Choi Jung-un como Okju, siendo el personaje más interesante de todos.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras cintas coreanas preciosas que no puedes perderte son:

‘Lucky Chan-sil’, cine y más cine (Kim Cho-hee, 2019) | A Buenas Horas

‘Baseball Girl’, las oportunidades merecidas (Choi Yun Tae, 2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.