.

Los colores de Fincher, un director de Oscar

Violencia, obsesión o crimen son palabras prácticamente imposibles de obviar cuando hablamos del cine de David Fincher. ¿Cómo hacerlo si hablamos de un hombre que, según sus propias palabras, considera a la gente pervertida por naturaleza? Esa idea se va a convertir en eje fundamental de su cine. Un cine que explorará los lugares más oscuros de la psique humana. Una obra plagada de “marca de autor” y con unos resultados, cuanto menos, reconocibles.

Hablemos un poco de la obra y el estilo de Fincher. Un arquitecto del cine, inteligente, controlador, centrado en el perfeccionismo y capaz de rodar una misma escena noventa veces. Alumno de los mejores directores de la historia. El chico malo de Hollywood.

Comentemos algunas de sus películas y busquemos coincidencias

Esta rockstar del cine empezó dirigiendo videoclips de Madonna o los Rolling Stones para después pasar a trabajar, a la edad de veintinueve años, en el primer largometraje dirigido por él, ‘Alien 3’. Sí, ‘Alien 3’. El propio Fincher reconoció que “preferiría tener cáncer de colon a volver dirigir esa película”. Desacuerdos con la productora y problemas varios hicieron que saliera del proyecto no sin antes dejar su sello. Incluso en esta película, apaleada por púbico y crítica, podemos ver escenas típicas de su cine. El contraste entre la belleza y el horror o los tonos amarillos y verdes son parte de la firma de este autor. Un director consciente del poder de las imágenes.  

Capaz de reinventar el thriller en ‘Seven‘. Creador de escenas preciosas filmadas en los escenarios más grotescos. En esta cinta se aprecia su visión desde la primera escena. Fincher y sus créditos iniciales. Aquí, como en muchas de sus obras (véase El club de la lucha), desde los primeros segundos de metraje, Fincher nos pone en nuestro sitio. Justo donde él quiere. Inteligente, perfeccionista y meticuloso.

La verdad es que ese contraste entre lo hermoso y lo grotesco es más fácil si ponemos a Brad Pitt. Vale, gana lo hermoso. Pero ¿y si lo cubrimos de sudor y sangre y le quitamos medio diente? Ok, sigue ganando lo hermoso. En fin, habrá a incluir a más actores. ‘Figth Club’, ‘El club de la lucha’, ‘El club de la pelea’… Una sátira al consumismo envuelta de violencia, crimen, obsesión, amarillos y verdes… ¿os suena? En esta obra, Fincher se ayuda de todos los recursos cinematográficos para que el espectador sienta lo que siente el Narrador. Narrador en mayúsculas. La crudeza de esta película nos deja claro que el arte deja cicatriz.

Podría seguir con toda su filmografía.

  • ‘Zodiac’: crimen y violencia.
  • ‘La red social’: obsesión.
  • ‘The Girl with the Dragon Tattoo’: thriller, crimen, violencia. Imágenes simétricas como sacadas directamente de una escena de Kubrick.
  • Perdida‘: una obra maestra de la obsesión. Ficher vuelve a jugar con tu mente. Te hace “cambiar de bando” constantemente durante el transcurso de la cinta. Nos vuelve a mostrar la hermosura y el horror. Nuestra propia oscuridad.

Creo que ha quedado claro que vemos muchos aspectos en común en toda su filmografía pero… ¿En toda? ¿Y qué hay de la nominadísima ‘Mank’?

Cuando hablamos de ‘Mank‘ hablamos de, a mi parecer, el proyecto más personal del bueno de David. No vamos a extendernos demasiado en la película en si, porque puedes leer la crítica, pero sí en esos aspectos que la hacen única dentro de la filmografía de este director. Aquí no vemos crimen, obsesión, violencia o a Brad Pitt rejuveneciendo. Vemos una carta de amor al cine. Guionizada por su propio padre, ‘Mank’ juega más con la luz que con las sombras. Sustituye esos sucios amarillos y verdes por un impoluto blanco y negro que nos lleva a los años 30. Unas escenas y fundidos en negro que evocan, inevitablemente a Ciudadano Kane. Metacine. Aquí no se narra la lucha del hombre contra el hombre, es del hombre contra las circunstancias.

Ahora, a modo de reflexión final, me gustaría plantear alguna duda. Esta es la película con mayor número de nominaciones a los Oscar en toda su carrera y, en paralelo, es la más “diferente” de la misma. Y yo me pregunto… ¿Es esta la mejor película de Fincher?, ¿Es el “problema” el estilo de las anteriores o es que es esta una de esas películas del agrado de la academia?

Juzguen ustedes mismos.

Seguimos la conversación de los Oscars 2021 con:

El doloroso laberinto identitario en ‘The Father’ (Florian Zeller, 2020)

‘Una joven prometedora’, un golpe sobre la mesa (Emerald Fennell, 2020)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*