La trayectoria cinematográfica de Mark Wahlberg es digna de admiración

Mark Wahlberg es uno de esos grandes actores de los que muchas personas no conocen su historia. Nacido de padres inmigrantes irlandeses en el distrito “Southie” de Boston, con mucha delincuencia, los primeros años de Mark Walhberg estuvieron llenos de dificultades. El más joven de una familia de nueve hijos, fue un niño con mucha energía desde sus primeros días, y exploraba el vecindario mientras asistía a la cercana escuela secundaria de Copley Square.

Sin embargo, a diferencia de muchos de sus compañeros, Wahlberg nunca terminó el instituto. De hecho, en lugar de utilizar sus oportunidades educativas como vía para salir del distrito más pobre de la ciudad, se dedicó, en un intento por salir adelante, a la delincuencia callejera. De joven, Wahlberg vendía drogas en su barrio y, al final se hizo peligrosamente adicto a la cocaína y a otros estimulantes.

Su adicción a las drogas se convirtió en violencia y, cuando tenía dieciocho años, Wahlberg calculó que había sido perseguido por el departamento de policía de la ciudad más de veinte veces. Su comportamiento culminó con un despiadado ataque a un hombre de la zona, que quedó ciego de un ojo después de que Wahlberg le atacara en una búsqueda desesperada de dinero para drogas. La paliza le valió una condena de dos años en una prisión local.

Este punto de su vida pudo ayudarle para meterse en el papel de la película que protagonizaría años después, El Jugador, donde interpretaba a un profesor que jugaba a todo tipo de juegos de casino.

Hace unos años, los juegos de casino por Internet, como las slots online eran bastante básicas y sin demasiadas animaciones, sobre todo las slots, por lo que optaron que toda la película se desarrollase en casinos presenciales, donde los juegos eran más tradicionales como la ruleta o el blackjack.

Comienzos de su carrera en el cine

Con la concentración y un estilo de vida limpio llegaron los primeros éxitos. Wahlberg participó en una serie de anuncios de ropa interior, aprovechando su físico musculoso y su carácter misterioso. Formó una banda y se convirtió en un cantante de éxito, ganándose el apodo de “Marky Mark”.

Aunque nunca fue una superestrella, su nueva fama y éxito le proporcionaron una fuente de ingresos y le allanaron el camino para futuras oportunidades. En busca de una carrera más amplia, Wahlberg abandonó su apodo de Marky Mark y empezó a reinventarse como actor serio. Algunos pequeños papeles a lo largo de la década de los noventa le llevaron a papeles más importantes en The Italian Job, Boogie Nights y La tormenta perfecta. Su carrera alcanza un nuevo nivel cuando su actuación en Extrañas coincidencias recibe los elogios de la crítica y el público, consolidándose como una nueva estrella de la interpretación.

Grandes éxitos

Más adelante en su carrera, tuvo la oportunidad de volver a ver su juventud desde una nueva perspectiva, interpretando un papel principal en la aclamada película de Martin Scorsese, Infiltrados, ambientada en su ciudad natal, Boston. La película, que le valió una nominación al Oscar, fue una de las más exitosas del año y lo convirtió en uno de los actores más respetados de su generación.

Si la carrera de Mark Wahlberg demuestra algo, es que hay una gran cantidad de oportunidades ahí fuera para aquellos que están dispuestos a buscarlas, sin importar su origen o educación. Con una lista de condenas al final de su adolescencia y un mes de prisión, Wahlberg se abrió paso entre la delincuencia que lo rodeaba y se convirtió en una persona de éxito. Eso es algo que exige verdadero respeto.

Anécdota sobre Wahlberg

No es ningún secreto que Wahlberg está en plena forma y trabaja increíblemente duro para conseguir tener un físico musculoso, algo que ha hecho a lo largo de su carrera, desde que empezó a trabajar de joven como modelo de Calvin Klein. Para docenas de sus papeles, ha dedicado tiempo y esfuerzo al gimnasio, trabajando duro para conseguir el aspecto adecuado.

Esto es más evidente en las películas The Fighter, que obtuvo siete nominaciones a los Oscar, incluida la de mejor película, y Dolor y dinero, donde actuó junto a Dwayne Johnson y Anthony Mackie. Dado que dedica tantas horas a mantener su forma, es lógico que tenga su propio gimnasio en casa. El gimnasio de Wahlberg avergonzaría a cualquiera, ya que es un hangar de aeropuerto reconvertido que ocupa más de 2500 metros cuadrados en dos plantas. El gimnasio cuenta con un ring de boxeo, cientos de aparatos y un sistema de sonido de última generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.