.

‘La princesa prometida’ (Rob Reiner, 1987) | A buenas horas

«Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir»

Si lees el título de esta cinta y esta no es la primera frase que se te viene a la cabeza, entonces estoy segura no has visto esta cinta y eso es algo a lo que debes poner remedio más pronto que tarde.

‘La princesa prometida’ es una de esas películas que te acompañan toda la vida. Es cine que has visto en familia, y a solas, y, que a diferencia nuestra, nunca se hace vieja.

Si alguna vez sacasen una lista de ingredientes para hacer una película que perdurase en la memoria podrían copiar perfectamente esta. Es una cinta que vuela, con un dinamismo tan sencillo como atractivo.

Estamos hablando de una película de finales de los ochenta que mezcla «realidad» y ficción de una manera magistral. No olvides que a fin de cuentas nos están narrando, nunca mejor dicho, una aventura de proporciones épicas.

Tenemos una princesa plebeya, un amor eterno que supera hasta a la muerte, algo de brujería, un príncipe que de azul tiene poco y un elenco de secundarios que se salen de encuadre en todos los sentidos.

‘La princesa prometida’ tiene esa rara cualidad de tenerte sonriendo sus noventa minutos. Los personajes se introducen de forma rápida pero cómoda, enseguida son viejos amigos para nosotros, hay infinita complicidad y tramas con suficiente cuerpo para crear un hilo conductor fuerte.

Tras haber perdido al amor de su vida, Westley (Cary Elwes), la princesa Buttercup (Robin Wright Penn) accede a contraer matrimonio con el príncipe Humperdinck (Chris Sarandon), a quien no ama.

Justo días antes de su boda, Buttercup es secuestrada por tres maleantes que buscan comenzar una guerra entre las dos naciones vecinas. Entran así en escena Vizzini (Wallace Shawn), Iñigo Montoya (Mandy Patinkin) y Fezzik (André el gigante).

A lo largo de todo el metraje se van introduciendo personajes que marcan la historia, ya que sin sus acciones no tendríamos el final redondo que todos ansiamos, pero siempre habrá uno de ellos que destaque por encima del resto.

Iñigo Montoya

‘La princesa prometida’ puede estar centrada en la historia de amor de Buttercup y Westley, pero no has visto la misma película que yo si no crees que la verdadera historia radica en la más absoluta de las venganzas.

Un bebedor empedernido de gran destreza con la espada y uno de esos personajes que siempre resuenan por ser a partes iguales divertido, charlatán y respetuoso.

Este espadachín español, Iñigo, pasa toda su vida buscando al hombre que le arrebató la vida a su padre. No habla de otra cosa en la cinta, todo su ser se mueve en torno a esa venganza.

Sin lugar a dudas, para aquellos que nos hemos criado viendo esta película siempre creeremos que es redonda. La nostalgia nos hace obviar las imperfecciones con el paso del tiempo.

El carisma de sus personajes, la historia dentro de la historia y una trama de aventuras que no cesa en su acción la hacen perfecta para cualquier momento en que nos queramos dejar llevar por cine que nos hace sentir bien.

Tráiler

Clásico de clásicos
Overall
3
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Guion
  • Fotografía
  • Edición y montaje

Puntos fuertes

  • Gran elenco
  • Mucho más divertida de lo que esperas
  • Frase épica, pero épica del cine
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario