.

‘La gran batalla’, asedio a Ansi (Kim Kwang-shik, 2018) | A Buenas Horas

Año 645, se acerca la gran batalla. Yang Manchun (In-Sung Jo) y sus tropas del reino de Goguryeo lucharán en el asedio de la fortaleza de Ansi para defenderla frente a 500.000 invasores de la dinastía Tang.

Nunca nadie pensaría de ‘La gran batalla’ que es la ópera prima de su director, Kim Kwang-shik. Hacer una incursión de semejante calibre en el mundo de la dirección está destinado solo para unos pocos privilegiados, o locos, porque puede salir muy mal, y hundir tu carrera mucho antes de que tenga la oportunidad de despegar. Desde luego no es lo que ha pasado a este director coreano, que se lleva de calle a la crítica y espectadores con un all in que nadie esperaba.

¿Quieres epicidad con tintes históricos? Aquí la tienes. El despliegue, digno de la Tierra Media, nos deja perplejos conforme vemos las hordas de soldados correr por infinitos valles de color ocre, y es que para la guerra, gente, y por supuesto, comandantes despiadados para los que la grandeza de la gesta está por encima de las incontables vidas humanas que se perderán por el camino.

Pongámonos en situación

En el siglo VII, la península de Corea, se encontraba formada por tres estados en continuo conflicto: Silla, Baekje y Goguryeo. El hecho de que Corea no se encontrara unificada en un único reino la hacía un goloso objetivo para las naciones y civilizaciones fronterizas que esperaban la oportunidad perfecta para expandir su territorio a costa de la debilidad coreana. Así, el emperador chino Tang, Taizong, vio una oportunidad perfecta cuando el rey Yeongnyu de Goguryeo fue asesinado por uno de los señores de la guerra de su reino llamado Yeon (Yu Oh-seong).

Todo esto, de forma somera, aparece en el relato de ‘La gran batalla’, de hecho, son los dos ejes en torno a los que gira la trama. La invasión y asedio del comandante chino y el asesinato, y, por ende, toma de poder de Yeon en tierras coreanas, se presentan con igual importancia en el desarrollo de la historia que estamos a punto de degustar. Gracias a ello, el guion nos ofrece la posibilidad de hablar del concepto de defensa nacional y guerra civil, traición, patriotismo, lealtad y sentido del deber con la complejidad que se merece.

Hablamos de traición y guerra civil, teniendo en cuenta que este último concepto quizá es demasiado moderno y no se adapta a la perfección a esta era, cuando se nos presenta la figura del comandante Yang Manchun, comandante al cargo de la fortaleza de Ansi como un soldado que se niega a seguir las órdenes de Yeon, y cuya vida peligra por su oposición al nuevo régimen, ya que Sa-mul (Nam Joo-hyuk), un joven soldado, será enviado para asesinarlo.

Hasta aquí la historia, ahora ¿Qué vas a ver?

‘La gran batalla’, se presenta como una cinta en continuo movimiento, con desgarradoras imágenes dentro del campo de batalla, que nos sumerge en una trama política sin que casi nos demos cuenta. Porque nada más empezar aterrizarás en una batalla campal que te mostrará, en forma de aperitivo, lo que estás por ver durante más de dos horas: luchas encarnizadas, una lluvia incesante de flechas y lanzas atravesando cuerpos como si de mantequilla se tratase.

No esperes diálogos largos y fluidos o llenos de complejidad, aquí no los vas a encontrar, porque sus personajes, todos ellos, hablan a través de sus acciones. No hay mucha cabida para unas interpretaciones profundas que nos permitan caer rendidos ante el reparto, pero ciertamente, todos ellos, están correctos a pesar de lo muy duro que tuvo que ser el rodaje.

Pero si hay algo que alabar, casi sin fin, es el enorme trabajo de producción y posterior edición. No se escatima en detalles, primeros planos y una enorme cantidad de escenas aéreas que nos meten de lleno en el conflicto. Todas ellas impecables, a pesar de ser más o menos realistas.

La sangre corre a raudales durante gran parte del metraje, pero es capaz de equilibrarse con escenas más amables e incluso cómicas que nos permiten digerir toda la barbarie que estamos presenciando. Quedarás asombrado con la capacidad de resilencia y la astucia con la que los habitantes de esta fortaleza hicieron frente al enemigo.

El sitio de Ansi, en la península de Liaodong, fue la culminación de la primera campaña en la Guerra Goguryeo-Tang. El enfrentamiento duró alrededor de tres meses, desde el 20 de junio de año 645 hasta el 18 de septiembre de 645. Una batalla en la que la supervivencia de toda una comunidad estaba en juego, y que en ‘La gran batalla’ se recuerda y representa de forma épica y subjetiva, pero con la intención final de dar a conocer un evento histórico que quedó plasmado en los anales de la historia debido a su importancia.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.3
  • Interpretaciones
  • Mezcla de sonido
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Sabe esconder sus debilidades tras grandes escenas de guerra
  • La candencia y el pasar del metraje es perfecta

Otra cinta coreana igual de épica es…

’71: Into the Fire’, las 11 horas de P’ohang-dong (John H. Lee, 2010)

Y otra que no puedes dejar de ver, te va a dejar alucinado…

‘V.I.P.’ (Park Hoon-jung, 2017)

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

1 Comment

  1. Impactant. Molt bona aquesta pel·lícula, encara que he trobat a faltar més relat, més diàleg. M’ha sorprès en positiu.

    Reply

Deja un comentario