‘Kingdom: La historia de Ashin’ (Kim Seong-hoon, 2021) | Netflix

Un misterioso descubrimiento aviva la sed de venganza de una mujer que ha perdido a toda su familia. Episodio especial de ‘Kingdom‘, centrado en el personaje de Ashin, que apareció brevemente al final de la segunda temporada.

Puede que me caigan palos hasta en el carné de identidad, pero voy a decirlo nada más empezar, y así me lo quito de encima lo antes posible. ‘Kingdom: La historia de Ashin’ no es ni mucho menos la película que esperaba. Si, es una cinta de venganza coreana, eso siempre es un plus, pero falla en mostrar el dolor, la angustia y el paso del tiempo de forma fehaciente. Dicho esto, todo lo demás me ha encantado, a pesar de lo complejo que es seguir la presentación de los personajes y de las facciones a las que cada uno de ellos corresponde. Vamos a intentar darle forma.

La invasión de Japón destrozó Joseon, pero a pesar de lo que creían sus habitantes este no sería ni mucho menos el mayor de sus problemas. Los Yurchen de la llanura de Manchuria, al norte del río Amnok comenzaron a reunirse en la cuenca del río Pajeo. Lo hicieron bajo la bandera de un poderoso y despiadado grupo humano llamado Pajeowi.

A modo de curiosidad. El río Amnok es un río fronterizo entre China y Corea del Norte. El nombre chino proviene de una palabra manchú que significa «el límite entre dos campos». Nace en el Monte Paektu.

Hasta aquí todo bien. Tenemos facciones que luchan por el control de la tierra frente a sus ojos. Pero a estas gentes debemos añadir un pueblo llamado Seongjeoyain, una tribu de los Yurchen (Los yurchen fueron un pueblo asiático que habitó la región en torno al río Amur, que en la actualidad marca la frontera oriental entre Rusia y China.) que una centuria atrás intentó pactar con Joseon cediendo su lealtad por un puesto en el gobierno. El tierra de nadie, los Seongjeoyain intentan mantenerse a flote, y es en esa tribu donde encontramos a Ashin, la joven hija del líder que protagoniza la cinta.

Las luchas de poder entre grupos y la manipulación de la población es clave para entender las motivaciones y el deseo de venganza de Ashin, aunque todo es mucho más sencillo y primario. Busca hacer pagar a quienes se lo han arrebatado todo, y así su plan va tomando forma lentamente mientras sobrevive y entrena en territorio enemigo, pasando desapercibida. El dolor de una hija que ve morir a todos sus seres queridos nos llevará a tomar el lado de una antiheroína de manual. No habrá piedad y las consecuencias serán terribles.

El aviso en las pinturas sobre la roca era claro:

"Esta planta revive a los muertos, pero debes pagar el precio".

Pero el deseo de no quedarse solo en tierra hostil es mucho más fuerte. Así comienza la historia de Ashin y la historia de Kingdom. Una historia de venganza que promete arrasar con todo Joseon y si no que se lo digan a Bae Doona y Joo Ji Hoon

Un baño cromático

Noches brillantes, desiertos naranjas y tonos tierra que devoran cualquier ápice de esperanza son la clave en una cinta de venganza en mayúsculas.

Donde no decepciona ni un ápice es en una fotografía cuidada y variada. La paleta cromática es sencillamente preciosa. Da igual en que escala de color se esté jugando, siempre asombra. La luz tiene un papel fundamental. Los ocres, marca de la casa en ‘Kingdom’, nos hablan de una vida dura, marcada por la suciedad la podredumbre y la muerte de una época en la que ver amanecer un día más es el mayor de los logros pasan a convertirse en dorados cuando la protagonista rememora a su tribu, tornándose en azules brillantes cuando se ejecuta su venganza en plena noche.

La puesta en escena es brutal, no se ha escatimado en recursos. Hay extras como para montar una macro fiesta y no faltan actores de primer nivel dando vida a los personajes más recurrentes. Sin ir más lejos una vengadora es ni más ni menos que Jun Ji-Hyun, nuestra ‘Sassy Girl‘, en edad adulta, mientras que la joven que la interpreta es Kim Shi-A, a quien has visto anteriormente en cintas como ‘Miss Baek‘. Junto a ellas aparecen Park Byung-Eun (‘The great battle’) y Jung Suk-Won (Rooftop Prince).

A esto debemos añadirle un montaje y edición posterior excepcional que saca el máximo partido del enorme movimiento y agilidad con que están grabadas todas las escenas. Recorremos bosques y enormes llanuras como si estuviéramos en ellas y la sensación de caos y agobio, así como de tensión son enormes durante el visionado. Es una pena tremenda que le falte intensidad emocional al conjunto y que nos quedemos con la sensación de que solo es una cinta más que habla del mundo ‘Kingdom’, cuando tendría que ser LA cinta que dio vida a nuestra serie de zombies favorita.

Tráiler

¿Nos encanta?
Overall
3.1
  • Fotografía
  • Guion
  • Originalidad
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras películas de zombies que siempre gusta volver a ver son:

‘#Alive’ (Il Cho, 2020) | Netflix

‘Juan de los muertos’ (Alejandro Brugués, 2011) | A buenas horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.