‘JU-ON: Origins’, para salir corriendo (2020) | Netflix

Con seis episodios ‘JU-ON’: Origins’ busca dar pistoletazo de salida y respuestas a una de las sagas de terror más reconocidas y admiradas de los fieles amantes del género y de aquellos valientes que consiguen darle a play por voluntad propia.

Un experto en sucesos paranormales busca incansablemente una casa maldita donde una madre y su hijo vivieron algo horrible hace mucho tiempo. Serie basada en la serie de películas “La maldición”.

Como bien sabemos, la saga de ‘La maldición’ siempre ha tenido un halo de misterio a su alrededor y ha generado ríos de tinta en Internet gracias a las miles de teorías que siempre han circulado sobre qué eventos podrían ser basados en hechos reales y cuales no. Con esta serie, se nos ofrece mucha más leña para echar a ese fuego, ya que, por fin, hay mucha más verdad con la que alimentarlo que en ocasiones previas.

‘JU-ON’: Origins’ juega con una sola ubicación, con saltos temporales y distintos personajes para generar un hilo conductor que nos tenga en vilo y nos deje bastante más temerosos de lo que nos gustaría reconocer. El lugar donde ocurren todas las maldades posibles no es ni más ni menos que una casa pintada de amarillo, y si, esa casa o al menos la que la inspira, se encuentra en Nagoya (Japón). Seguro encuentras más información si buscas por su nombre: ‘Jimokuji House’. En Nagoya también encontrarás otros sucesos brutales que aparecen mostrados en la serie y que en este caso tienen que ver con una mujer embarazada y un teléfono. Te tocará ver la serie para descubrir de que estoy hablando, pero desde ya te cuento que esa parte está basada en hechos reales y no saldrás de tu asombro (horror) cuando lo veas.

Como toda buena maldición, tiene que arrancar con un suceso traumático, brutal e imperdonable. ‘JU-ON’: Origins’ juega con ello y a través de un relato temporal recordamos horrendos crímenes ocurridos desde los años 80 hasta finales de los 90 en Japón. Puede que para nosotros todo suene a nuevo, pero para aquellas personas que vieron las noticias durante esos años, seguro fue un shock tremendo rememorar cada uno de esos crímenes y, a su manera, verlos reflejados en pantalla.

Se llegan a intercalar sucesos criminales que ‘nada tienen que ver’ con la casa de nuestras pesadillas, pero que igualmente nos quitan el sueño. Nos referimos, por ejemplo, a las escenas que tienen que ver con el asesino Miyazaki Tsutomu, que nos pilla bastante descolocados porque no entendemos muy bien su significado. No es el único crimen, sigue leyendo, todo cobrará sentido.

Con el paso del metraje sale a colación el brutal crimen cometido contra una joven llamada Junko Furuta que fue violada y abusada sistemáticamente durante más de cuarenta días por cuatro jóvenes. En la serie se hace mención a ella a través del nombre ‘Sakura’. Esto ocurrió a finales de 1988 y los albores de 1989, pasando la serie de esa trágica fecha al año 1994, cuando el 27 de junio tuvo lugar un ataque con gas sarín conocido como ‘El ataque de Matsumoto‘, perpetrado por un culto que acabó con la vida de ocho personas.

No es este el único ataque con estas características que aparece en la serie. Un año después, en 1995, hubo un ataque en el metro de Tokio donde murieron 12 personas. Ambos ataques se vinculan a la misma secta, Aum Shinrikyo. Para rematar la faena, mientras estamos viendo la serie, aparecerá en televisión una brutal noticia, tan brutal que pudiera pareceros irreal, no fue así. En 1997 un joven de 14 años asesinó a dos chicos de 10 y 11 años dejando restos de sus cuerpos en la puerta del colegio para que los compañeros los encontrasen al llegar. A este evento se le conoce como ‘Los asesinatos de Kobe’.

A la serie podemos achacarle cambios y saltos temporales que nos lían muchísimo, no siendo capaces a veces de seguir el ritmo si no estamos muy pegados a la pantalla o con nuestro block de notas listo para apuntar, pero ahora que ya sabes todo esto probablemente sea mucho más fácil seguir la historia.

‘Ju-On: Origins’ no tiene nada nuevo y aporta poca credibilidad interpretativa, pero a nivel técnico, la serie es sobrecogedora. A nivel de edición de sonido la serie es brutal, no te deja pegar ojo si la estás viendo de noche, y ya no hablemos de algunas escenas que se quedan grabadas a fuego, no siendo precisamente las ‘fantasmagóricas’, sino las llevadas a cabo por humanos las que más calan. Se dice que la realidad siempre supera a la ficción y esa premisa se cumple sobradamente en ‘Ju-On: Origins’. Somos los humanos quien verdaderamente damos miedo y cometemos actos innombrables.

Tráiler de ‘Ju-On: Origins’

¿Nos encanta?
Overall
3.1
  • Fotografía
  • Edición de sonido
  • Edición y montaje
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Guion
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras series que ver en Netflix son:

Betaal’, zombies coloniales (Patrick Graham, 2020) | Halloween ’22

Woo, abogada extraordinaria’, como el sol de primavera (Yoo In-shik, 2022)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *