.

‘Iré adonde tú estás cuando el tiempo sea bueno’ (2020)

¿Puede una retirada estratégica a una zona rural salvarnos de hundirnos más profundamente en la soledad y caos de la brutal vida que llevamos en las grandes ciudades?

Todos sabemos la respuesta a esta pregunta, pero muy pocos toman la decisión de frenar en seco sus vidas para escapar de la vorágine en la que vive, buscando con ello una nueva cotidianidad que le ayude a seguir viviendo, aunque eso suponga cambiarlo todo.

Nuestra protagonista es la violonchelista Hae Won (Park Min Young) una joven tímida y callada a punto de sucumbir al estrés y la soledad. Con un pasado muy trágico y marcado por el impacto que las acciones de los demás tienen en nosotros, esta joven busca escapar de todo regresando al poblado donde pasó su adolescencia.

Regresar al campo la ayuda a recuperar un poco de paz interior, allí se recuentra con Eun Seop (Seo Kang Joon). Quien una vez fuese su compañero de clase es ahora el propietario de una pequeña librería independiente. Este reecuentro le hace ‘volver a casa’ y al mismo tiempo descubrir a una nueva persona, lo que supone una nueva aventura e infinidad de sentimientos.

Entre esos sentimientos y sensaciones destacan la paz y la calma con la que Eun Seop vive su día a día. Los fríos días de invierno pasan inevitablemente entre lectura y café ya sea disfrutando de la nieve caer o en el calor de la mesa de la cocina.

Hae Won pronto se ve atrapada por esta atmósfera, y con el pasar de las horas y los días, la presencia de cada uno de ellos será vital para la supervivencia del otro. Una infancia y adolescencia marcada por la tragedia, las heridas se van abriendo para poder ser curadas conforme pasan los episodios.

En el caso de Hae Won, el asesinato de su padre a manos de su madre, una historia, que cómo la vida misma, es mucho más compleja y llena de tonos grises. En el caso de Eun Seop el abandono que sufre por su madre y el estigma asociado a la vida que llevaba su padre.

Con un invierno contarán para redescubrirse así mismos, aclarar su pasado y gestionar infinidad de emociones que habían quedado latentes durante demasiado tiempo. Los personajes de esta serie muestran una calidez tremenda así como un amplio abanico de personalidades.

Disfrutamos de la vida rural, de su modo de vida y sobre todo del sentimiento de familiaridad y pertenencia que se ofrece gracias a las escenas del club de lectura que tiene lugar en la librería. Es una puesta en escena intergeneracional preciosa vinculada gracias al amor por la lectura. La edad no es ni siquiera notada, los personajes simplemente encajan y pertenecen a ese momento, algo que no suele llegarnos en este tipo de series.

Otro matiz que merece la pena resaltar es la personalidad de Hae Won. Es una mujer marcada por el dolor, y sobre todo por la traición. Para ella, no es no, y no hay excusa entre medias. Pide que se respeten sus sentimientos en todo momento, y lo hace de forma clara, concisa y educada. Además es capaz de transmitir, por doloroso, atrevido o vergonzante que sea como se siente y qué es lo que quiere. Esto sin lugar a dudas es un plus y un mérito en sí mismo.

Hay aprendizaje, tiempo para sanar las heridas, y un paisaje y puesta en escena que acompaña a todo ello. Nos vemos inmersos en la vida rural, modesta y humilde. Vemos a sus habitantes trabajar el campo, enfrentarse a las adversidades pero siempre con un sentimiento de familia y amistad muy profundos, algo que se pierde cuando se graba en las grandes ciudades.

‘Iré adonde tú estás cuando el tiempo sea bueno’ es una serie que cala profundo pero que lo hace lentamente. No hay que tener prisa para disfrutar de ella, de hecho, el tiempo se relaja a tu alrededor cuando la estás viendo. Con una trama bastante compleja y activa siempre te deja queriendo más.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.3
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Banda Sonora
  • Fotografía
  • Edición y Montaje

Puntos fuertes

  • Hay una gran cantidad de subtramas
  • Es honesta y se presenta con sencillez
  • Atrapa por su calidez

Quizá te apetezca ver…

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario