.

‘In the dark’ un drama con suspense asegurado (2019)

‘Una mujer ciega trata de resolver el asesinato de su amigo’. Sinopsis clara y concisa. Yo no sé vosotros, pero yo no necesito mucho más para querer devorar esta serie. (de hecho, he devorado ‘In the dark’)

La protagonista de la serie es Murphy Mason (Perry Mattfeld), ciega desde su adolescencia, alcohólica y aficionada a tener sexuales casuales con hombres que conoce en bares con la ayuda de su amiga Jess (Brooke Markham).

Murphy podría describirse como un desastre absoluto, sin aspiraciones en la vida y trabajando en la asociación ‘Guide Hope’ que entrena perros guía, la cual fundaron sus padres para ayudarla y más que una ayuda para Murphy, es un lastre.

Su vida personal no mejora mucho la laboral, Murphy vive inmersa en una depresión constante que intenta esconder tras un sarcasmo agotador para los demás. Sus únicos amigos son su compañera de piso y trabajo, Jessica, su perro guía Pretzel y Tyson un traficante de drogas menor de edad con el que se encuentra bastante unida.

La desastrosa vida de Murphy empeora aún más (si puede) al encontrar a Tyson aparentemente muerto.

Al ir a pedir ayuda y volver, Tyson ya no se encuentra donde lo dejó, desesperada por resolver cuanto antes la desaparición de Tyson y con la policía investigando lo que viene siendo poco, Murphy decide tratar de resolver por su cuenta el caso de Tyson.

‘In the dark’ cuenta con dos temporadas y una tercera confirmada.

‘In the dark’ tiene el atrevimiento en su primera temporada de mezclar el género policiaco con la comedia dramática, y lo hace con bastante acierto. La historia está bien montada y el suspense es constante.

Aunque la primera temporada no es perfecta, los puntos débiles quedan eclipsados por todos los aciertos que tiene la serie. La protagonista con su personalidad aplastante es capaz de dejar en nimiedades los errores o carencias de la serie.

Murphy es todo lo que necesitas en esta historia (al menos en la primera temporada), tiene carisma, tiene gracia y su desastrosa vida es suficiente para llevar el peso del drama.

A través de su historia, ‘In the dark’, nos muestra la fragilidad de Murphy al tener que lidiar con la pérdida de un ser querido y con la impotencia de ver que no hay justicia para su amigo.

Para destacar la importancia de Tyson en la vida de Murphy se recurre a flashbacks de momentos de los dos amigos juntos. Sin duda los flashbacks consiguen su objetivo, y de paso, dejan en el espectador una sensación de congoja a la par que jovialidad por ver a Murphy disfrutar de pequeños momentos de felicidad.

El resto del reparto es potente, motivo por el que quizá nos deje la sensación de que puede esperarse más de ellos. Los personajes piden más y el guion se les queda corto. Destacar entre los personajes al agente Dean Riley (Rich Sommer), que para aquellos que como servidora devoraron ‘Mad Men’, os será bastante familiar. Es un personaje que pide a gritos evolución.

La primera temporada se ve prácticamente sola, cuando el drama flojea, la intriga aprieta, y entre medias, te reirás. Lo que viene siendo una temporada completita.

La trama policiaca gira en torno a la desaparición de Tyson y al tráfico de drogas en el que se encontraba involucrado. Murphy tendrá que batallar contra traficantes de drogas y policías más centrados en la guerra contra las drogas que en resolver el crimen. La trama engancha y el suspense se mantiene hasta el final.

También hay tiempo en esta temporada para el amor y es que Murphy por mucho que quiera aparentar que nada le ata y nada siente, Max Parish (Casey Deidrick), encargado de blanquear dinero procedente de la droga, le hará creer en que el amor es posible.

Igual que la primera temporada deja una sensación de plenitud y equilibrio entre la trama policial y la parte dramática. No se puede decir lo mismo de la segunda, la cual flojea y se olvida por completo del desarrollo de los personajes.

Tras una primera temporada idónea para aquellos que no son asiduos a las series policiacas puras, pero que disfrutan de este tipo de intriga mezclada con un poco de drama, la segunda se centra casi exclusivamente en la parte policiaca. La falta de evolución de los personajes en la primera temporada, se hace aún más patente en la segunda.

Una vez resuelto el caso de Tyson, Murphy y sus amigos, estarán bastante involucrados en todo el mundo de tráfico de drogas en el que se desenvolvía el muchacho.

En esta segunda entrega, los personajes se encuentran atrapados en un mundo que les sobrepasa, y si algo consigue esta segunda temporada, es crear en el espectador una tensión y una angustia constante de ver a Murphy y sus amigos sin salida aparente del lío en el que se han metido.

Sinceramente, no hay mucho más que contar acerca de esta temporada.

A pesar de las carencias de la segunda temporada, la serie merece ser vista. Destacar especialmente como la serie transmite la agradable sensación de que no hay barreras para Murphy y que, si algo quiere, la chica es imparable.

Lo importante de ‘In the dark’ es que es entretenida de principio a fin, y que afortunadamente, nos queda mínimo una tercera entrega para ver si son capaces de volver el nivel de la primera.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.7
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Edición y montaje
  • Fotografía
  • Banda Sonora

Punto fuertes

  • El suspense es capaz de mantenerse toda la serie
  • El sarcasmo de Murphy

     
     
Química. Me encantan las series, especialmente un buen drama. La lectura y el binge-watching como formas de vida.

Deja un comentario