‘In my skin’, el equilibrio imposible de la adolescencia | Filmin

Hablar de adolescencia significa sumergirse en un mundo que continuamente se balancea entre dos realidades, la vida diaria en el instituto, y la vida familiar. Dos mundos determinados a estar separados y a alejarse como dos imanes enfrentados por un mismo polo. En el caso de Bethan la distancia que separa ambos mundos es abismal.

Con Bethan, el equilibrio vida social – vida familiar se lleva al extremo. Una joven brillante académicamente pero lastrada por una familia completamente desestructurada, con un padre alcohólico y violento y una madre bipolar.  Ese es el bagaje con el que cuenta Beth y por el que pondrá todo su empeño en evitar a toda costa que salga a la luz. Un relato sobre la doble vida, y la continua necesidad de mentir para sobrevivir en un mundo donde las apariencias lo son todo. Un contexto que pudiera parecer exagerado o irreal pero que, lamentablemente es más común de lo que parece.

In my skin’ es una joya que inteligentemente introduce de la mano de Bethan la dificultad de la adolescencia, la imagen propia y la vergüenza ajena que siente un adolescente por su familia y su situación familiar. Además, nos muestra abiertamente las consecuencias de convivir con personas a tu cargo que sufren enfermedades mentales. Un tema recurrente en muchas series pero que a menudo se expone con cierto humor o inadecuadamente y que en ‘In my skin’ se hace de manera bastante acertada y cuidando los detalles para dejar un relato crudo y veraz sobre lo que conlleva la convivencia con una persona bipolar.

Una serie que sorprende para bien, por su facilidad para verla consecuencia de un guion ágil y bien montado que, aunque revolotea siempre en torno al mismo tema, la doble vida de Beth y la misma persona, se hace ameno gracias a un formato del que soy fiel defensora. Me refiero a esas series que toman el formato sitcom y que no sobrepasan los 30 minutos para contarnos así una historia de manera concisa y breve. En este caso, ‘In my skin’ cuenta con diez episodios de poco más de 25 minutos cada uno, repartidos en dos temporadas que verás en un asalto.

Con tan poco metraje, la serie ahonda muy poco en los demás personajes que siempre son expuestos a ojos de Bethan. Son un elemento indispensable para la historia, pero que a grosso modo son todos secundarios, pues sus historias siempre están ancladas a la historia de Bethan. La serie cuenta con un elenco limitado donde no faltan los amigos inseparables, la chica popular, el chico bully, que debo decir es bastante desagradable e innecesario y el siempre presente  en las series adolescentes: el profesor estúpido.

 En el ámbito familiar, de igual manera que ocurre en el escolar, pocos o ninguno de los acontecimientos ocurren sin que Bethan esté presente. Con un peso importante destaca la madre de Bethan y con ello la complicada relación que tiene con su hija debido a su bipolaridad. Una madre incapaz de cuidar a Bethan y una hija amarrada a una enfermedad que la consume y que pone en riesgo su futuro, así como su propia salud mental. Es el centro de la trama y un punto diferencial entre ‘In my skin’ y cualquier serie de la misma temática.

Destacar también algo cada vez más recurrente en cine y series y que, personalmente me encanta. Como he dicho todo lo que ocurre gira en torno a Beth, hasta el punto de introducirnos en la mente de Beth. y es aquí donde me gustaría destacar el acierto desde guion. Esas escenas en el que vemos dos situaciones, la que ocurre y la que en nuestra mente queremos que ocurra. Un juego del director con el espectador para desdibujar la realidad y diluirla con los pensamientos de Beth, para crear una escena que nos muestra la reacción primaria y visceral de Beth, para acto seguido deleitarnos con la verdadera reacción de la protagonista. Aunque no es algo recurrente ni principal, es un elemento que suma calidad y que destaca notablemente cuando aparece en pantalla.

‘In my skin’ es una serie recomendada y que yo he disfrutado considerablemente y que tú también harás si te gustan las series cotidianas con tinte dramático. En general,  la factura británica impregna toda la serie y con ello desprende continuamente esa calidad inherente del drama británico tan característica y aclamada. Filmin vuelve a deleitarnos con lo mejor del panorama europeo, con un drama que ciertamente no sorprende a nadie, pero que cuida los detalles para hacer que guste y dejarnos con ello un drama ameno, bien montado y necesario.

Tráiler ‘In my skin’


¿Nos encanta?
Overall
3.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Música
  • Guion
  • Edición y montaje
Sending
User Review
4 (1 vote)

Lo mejor

  • El trato que se le da a la bipolaridad.
  • Las situaciones madre hija.

Otras producciones de Filmin que te pueden interesar…

Crítica de ‘La aspirante’ (Lauren Hadaway, 2021) | Filmin

Crítica de ‘Close to me’ (Michael Samuels, 2021), en busca de la identidad | Filmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.