.

‘Healer’, persiguiendo sueños (2014)

El que la sigue la consigue, ese bien podría ser el resumen de ‘Healer‘. En este kdrama pasado y presente se mezclan de una forma muy particular. La serie usa como base para la trama la historia de un grupo de amigos que trabajaban juntos en una emisora de radio pirata hace más de veinte años y para su desarrollo aprovecha las vidas de aquellos que más se vieron afectados por sus acciones, sus hijos.

Así, tres personas que solo tienen en común un pasado muy lejano, vuelven a reencontrarse mientras intentan dar forma a sus sueños.

Kim Moon Ho (Yoo Ji Tae) es un reportero de amplia fama que trabaja para uno de los gigantes mediáticos del país. Chae Young Shin (Park Min Young) es una joven periodista que escribe para un diario online sensacionalista. Seo Jung Hoo (Ji Chang Wook) es un chico de los recados, con unos talentos muy peculiares, conocido por el seudónimo «Healer».

Este drama tiene tantas partes de acción que a veces nos da la sensación que estamos viendo una película del corte de ‘Transporter’, añadiéndole escenas de parkour imposibles, con impresionantes saltos al vacío, peleas callejeras coreografiadas al milímetro y su ración de comedia mientras ocurren. No me malentendáis, es perfecta.

‘Healer’ es muy atractiva por contar con escenas rápidas y un guion muy interesante que, además, está bastante bien argumentado e hilado. Claro que pocas cosas hay más atractivas para una serie como que los protagonistas encuentren su camino mientras luchan por la libertad de prensa derrocando a aquellos que abusan de su poder.

La trama da mucho juego y lo hace gracias al uso de tres personajes protagonistas en torno a los que pivotar.

Todo gira en alrededor de la década de los noventa, cuando dos de los cinco amigos mueren, una de ellos queda inválida en un accidente y su hija desaparece.

Kim Moon Ho, interpretado por Yoo Ji Tae, a quien hemos disfrutado enormemente en ‘Cuando florece mi amor’, es el nexo de unión entre pasado y presente. Su personaje, un adolescente cuando la tragedia golpea al grupo de amigos allá por 1992, busca sin cesar que ocurrió realmente.

Su búsqueda por la verdad y sobre todo por saber que fue de la hija de Choi Myung Hee, la mujer que quedó inválida y que cuidó de el desde pequeño, hará que los caminos de Chae Young Shin, Seo Jung Hoo y el suyo propio se crucen.

Park Min Young (sí, la has visto en ‘Iré adonde tú estás cuando el tiempo sea bueno’) es Chae Young Shin, una joven que fue adoptada siendo niña y que tiene dos metas en la vida, ser una reportera fiel a la verdad y conocer quienes fueron sus padres biológicos.

Su personaje es uno como no habíamos visto antes, y ya tocaba. A pesar de estar profundamente dañada y tener inseguridades y miedos, como el que más, es valiente y sobre todo responsable. Sus diálogos son muy ágiles y acertados. Pregunta sin miedo a las respuestas que pueda obtener.

En esta serie no es el chico el que salva a la chica, ella sin dudarlo se lanza a proteger a su acompañante y viceversa. Por fin en las escenas de acción ese nivel de interacción es mutuo y equitativo.

Nos encanta cómo se presenta en pantalla y cómo se vincula al personaje de Ji Chang Wook (‘The K2’), Seo Jung Hoo con la trama. Aun sin saberlo, estos amigos de la infancia, se reencuentran de la forma más rara posible. Seo Jung Hoo debe tomar una muestra del ADN de Chae Young Shin. ¿Podrá un maestro del engaño y las artes marciales conseguir el ADN de una joven risueña y bastante despistada?

Parece que no será tan fácil, y lo que parecía un encargo sencillo pronto evoluciona en una misión que le hará acercarse más a Chae Young Shin. Para ello se hará pasar por becario y comenzará a trabajar bajo las órdenes de la reportera mientras la acompaña en la cobertura de sus historias.

Le hará falta así tirar de todos sus recursos. ¿Qué sería de un ‘chico de los recados’ sin una hacker de nivel? Entra en juego Kim Mi Kyung dando vida a Jo Min Ja, una excéntrica ex-detective que harta de ver a los malos ganar se pasa al sector privado aliándose con un joven de habilidades únicas para, al mejor postor, entregar ‘paquetes’.

Las relaciones personales que se desarrollan en la serie son de caracter múltiple y todas ellas se presentan en pantalla de forma veráz. Emociones y sentimientos se reflejan en las acciones y palabras de los protagonistas.

Sus motivaciones varian conforme avanza la trama. Algunos de ellos encuentran la familia que estaban buscando y aprenden a hacerles un hueco en una vida que solo conocía la soledad. Otros consiguen poner a descansar a sus demonios y perdonarse así mismo por sus acciones pasadas.

Y por supuesto no falta el romance épico, que en este caso es muy divertido de ver por esa particularidad que tiene siempre enamorarse de Superman. Y es que, al final del día, no hay nadie como Clark.

El montaje en ‘Healer’, es clave para comprender el conjunto de la historia. Si no fuese por esos recuerdos y reminiscencias pasadas que son dejadas en gotitas en cada episodio, nada tendría sentido, ya que desenmascarar las injusticias pasadas les permitirá hacer lo mismo en el presente.

La fotografía, sobre todo la de las escenas pasadas, está muy conseguida, nos vemos transportados en un abrir y cerrar de ojos a décadas pasadas y lo hacemos con una sencillez pasmosa. Sobre todo llama la atención la recreación de las casas de la época y localizaciones. Los tonos terrosos que toma la cinta mientras se graban estas escenas son de 10.

El nivel de ejecución en las interpretaciones va estrechamente ligado a la buena ejecución del guion. Todos los personajes tienen su momento y los actores sacan el máximo partido de ello.

‘Healer’ es una de esas series de culto, pero más en el mundo occidental que en su tierra. Será porque aquí adoramos una buena serie de acción con una trama interesante llena de corrupción y personajes que buscan destapar la verdad.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.4
  • Originalidad
  • Guion
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Pedazo de reparto
  • Dinamismo de sus escenas
  • La gran variedad de relaciones personales

Si te ha gustado ‘Healer’ ahora tienes que ver otra de Ji Chang Wook

‘The K2’, cuando la guerra acabe (2016)

O quizá una de Netflix con infinitas persecuciones de la mano de Lee Seung Gi y Suzy

‘Vagabond’, ¿Podrás aguantar la respiración?

Por haber llegado al final del post obtienes una recompensa. Nuestra canción favorita de la serie, que por desgracia no está en Spotify. Se titula ‘Hold me tight’ y es de la artista chilena Yael Meyer.

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario