Hallvar Witzø nos cuenta los secretos de ‘Todo el mundo odia a Johan’ | Entrevista

Hallvar Witzø es un director de cine noruego conocido por el cortometraje ‘Tuba Atlantic’. Witzø creció en el pequeño pueblo de Leksvik en el centro de Noruega. Estudió dirección de cine en la Escuela de Cine Noruego de Lillehammer, graduándose en 2010. Hoy hablamos con el sobre su primer largometraje. Un proyecto que ha tardado años en gestarse y completarse, pero en el que hasta el más pequeño detalle está cuidado.

Johan es un excéntrico e inadaptado habitante de una pequeña aldea noruega. Huérfano desde niño y aficionado a los explosivos, Johan intenta conquistar el corazón de su vecina Solvor, a quien voló por los aires accidentalmente de pequeños.

Comenzamos

Marta: Buenas tardes. Muchas gracias por hacernos un hueco.

Hallvar Witzø: Gracias a vosotros. Encantado de poder hablar de la película.

Marta: La primera pregunta supongo que es algo obvia, pero no puedo dejar de hacerla ¿Cómo llegaste a este proyecto tan alocado y surrealista?

Hallvar Witzø: Ha sido un viaje verdaderamente divertido. Empezando por el guion, en el que Erlend Loe (guionista) y yo hemos estado introduciendo elementos e historias reales, aunque algo exageradas, de los sitios en los que nos hemos criado. ¡Ya sabes! Todo lo que nuestros tíos, padres y abuelos nos contaban. Una maraña de historias que hemos intentado encajar con Johan en el centro intentando en todo momento que fuesen lo más cercanas a la realidad, en un intento de transmitir la Noruega que ellos han vivido y que nos han legado.

Hallvar Witzø: La mayoría son historias que recuerdo de mi infancia y ambos nos lo hemos pasado genial desarrollando esos recuerdos e historias, estirando al máximo la parte surrealista de las mismas, pero sin perder nunca de vista la carga dramática. Siempre hemos tenido en mente que dentro de la historia primero venía el drama y luego lo divertido o surrealista.

Marta: ¿Tenías en mente la localización de la película antes de tener una idea clara del guion o sencillamente encontraste el lugar perfecto ‘por casualidad’?

Hallvar Witzø: El proyecto lo comencé antes, pero sabía lo que quería en términos de localización desde el primer momento. La búsqueda fue muy larga. Pasé más de dos años buscando el sitio ideal. Mi mujer y yo nos recorrimos la costa de punta a punta una vez, también he viajado solo durante días buscando, pero la costa es tan larga, por su forma zigzagueante, que parecía no tener fin. Fue muy difícil porque necesitaba algo que fuese realista para poder representar la década de los 40 y que además tuviera el toque justo de modernidad para poder ir avanzando en el tiempo como ocurre en la película.

A día de hoy hay mucha gente con mucho dinero construyendo cabañas qué mas bien son mansiones por toda la costa noruega, por lo que es complejísimo encontrar un paraje ‘intacto’ en ese aspecto. Parece que te has mudado a Aspen, en medio de un resort pijo (risas).

Marta: Nos comentabas como era importante encontrar un sitio que sirviese como escenario para una historia en la que pasan décadas. ¿Qué dificultades habéis tenido a la hora de hacer que ese mismos tiempo pase por los personajes? ¿Cómo ha sido trabajar la caracterización?

Hallvar Witzø: Sabía que necesitaba buscar a la mejor diseñadora de maquillaje y a alguien que fuese muy bueno en efectos especiales (SFX). Una profesional islandesa llamada Asta Hafthorsdottir ha sido la creadora de magia en nuestra película. Esta no es una superproducción salida de Hollywood, pero creo que la calidad del maquillaje y los efectos no tienen nada que envidiarle. Transformamos cinco o seis personajes que pasaron de tener treinta y tantos a estar en la cincuentena pasando finalmente a tener alrededor de ochenta años. Esto supuso cambios en el pelo, dientes, piel incluidas las manchas y arrugas que se generan por el paso del tiempo, e incluso las uñas.

Se trabajaron todos los pequeños detalles que puedas imaginar. Fue un trabajo masivo que a veces se llevaba hasta cuatro o cinco horas de preparación antes de comenzar el rodaje. Para nosotros era algo fundamental dentro de la parte de producción y lo priorizamos mucho dentro del presupuesto. No podíamos escatimar porque si lo hacíamos el aspecto visual iba a hacer fracasar todo lo demás al no ser creíble.

Ha sido un apartado fundamental que nos ha permitido no tener que cambiar de actores y actrices, pudiendo mantener al increíble elenco en todo el proceso, algo que no tenía conmigo al principio, pensaba que iba a tener que cambiarlos. Me alegro mucho de que no haya sido así finalmente.

Marta: Ciertamente hubiese sido algo raro haber cambiado de protagonistas, me alegro que pudierais mantener el elenco original. Lo que también me ha parecido fascinante ha sido la ropa escogida, creo que es ideal para la película. Lo que obviamente no me puedo ir sin preguntar, y ya no me aguanto más las ganas es…¿Cuántas explosiones son reales?

Hallvar Witzø: Pues son reales alrededor de unas veinte. Lo que te puedo decir con seguridad es que solo una de ellas es con efectos visuales, las otras fueron todas en el set, en vivo y en directo. Ya fuese usando dinamita para los edificios saltando por los aires o queroseno, magnesio…para grabar los efectos de las explosiones. Lo mejor de la dinamita es que casi es gratis, el costo es irrisorio. Es parecido a una salchicha, la cual pones en el barro y sencillamente explota, pero claro, es extremadamente peligroso así que el cámara tenía que estar escondido y con casco y miles de protecciones y, ¡claro! todo se mueve… Es mucho más seguro así, pero eso implica más tiempo y costo si quieres acercarte algo. Cuando volamos las cosas más grandes era cuestión de añadir más queroseno, magnesio, básicamente todo lo que teníamos a mano, y a disfrutar (risas).

Marta: Por cómo me lo cuentas se de buena tinta que os lo habéis pasado genial en el set.

Hallvar Witzø: Todo el mundo se lo ha pasado genial.

Marta: Y desde luego el mensaje está claro en la película: ‘No se tontea con la dinamita’.

Hallvar Witzø: Es una historia fantástica sobre lo maravillosa que es la dinamita (risas). Verdaderamente es un elemento peligroso, pero para Johan es una forma de expresión. Sea cual sea su estado de ánimo lo expresa a través de la dinamita y las explosiones controladas.

Marta: Tengo que preguntarte por una curiosidad culinaria que aparece en la película. Me encantaría saber como se llama el plato que aparece justo cuando Johan regresa a casa. Tiene huevo y otras cosas insertas en una especie de gelatina. ¿Sabes al que me refiero?

Hallvar Witzø: Es un plato horroroso que se puso de moda en los 90, pero creo que viene de los años 60 o 70. Básicamente es gelatina a la que le echas trozos de cosas que tenías de otras comidas anteriores. Podría decirse que es como la pizza (risas). Los italianos la inventaron sencillamente añadiéndole cosas, esto es un poco así.

Marta: Espero que no estés comparando esto a la pizza… (risas)

Hallvar Witzø: En definitiva, este plato es la peor pesadilla de cualquier niño.

Marta: Tenía que preguntar porque es algo tan extraño y particular que necesitaba saber si era algo real o que habíais imaginado para ese momento concreto.

Hallvar Witzø: Nop, es real. Las reacciones del público noruego al ver ese plato fueron muy variadas.

Marta: Hallvar, una última pregunta. ¿Cuál es la importancia de los caballos en la película? ¿Por qué os decidisteis a introducir uno en la historia?

Hallvar Witzø: El caballo es la única cosa viva que queda en la vida de Johan. Mientras desarrollábamos la historia le dimos muchas vueltas al caballo, qué hacer con el, ¿debería morir? Es un vínculo imprescindible de Johan con su familia. Me gusta que el caballo sobreviva incluso cuando cuenta con una edad de 69 años. Pero que conste que no es algo imposible, hubo un caballo llamado ‘Old Billy’ en Inglaterra que vivió hasta los 62, así que nuestra Elle, aunque sea un poco cogido por pinzas, puede estar viva con todos esos años (risas).

Marta: La película es algo surrealista, así que no creo yo que vaya el público a ponerse a cuestionar la edad del caballo… Muchas gracias por tu tiempo. Ha sido un placer. Espero que mucha gente se anime en España a ver la película, es muy divertida.

Hallvar Witzø: Gracias a ti. Esperemos que la gente vaya a verla.

(Nota de edición: El plato del que se habla es conocido como ‘Norwegian Kabaret‘.

Seguro que ya has visto la película, pero te dejamos la crítica sin spoilers por si acaso.

Todo el mundo odia a Johan’ (Hallvar Witzø, 2022)

Otras entrevistas a directores son:

¿Conoces ‘Héroes de Barrio’? Su directora, Ángeles Reiné, nos habla de ella

Entrevista a C.B. Yi por el estreno de ‘Moneyboys’ en España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.