‘Fragmentos de una mujer’ (2020, Kornél Mundruczó): el dolor silenciado

Nacer es un proceso lleno de incertidumbre y angustia. Es traumático y desgarrador. Parir y acompañar en el trance es un proceso igualmente intenso e impredecible. La muerte, sin embargo, es concreta y brutal. Como el duelo. A partir de ese instante donde la vida desaparece, a los que quedan sólo les resta recoger fragmentos y recomponer como puedan el original. Nacimiento, muerte y duelo como parte natural de la existencia. La película ‘Fragmentos de una mujer‘ (Kornél Mundruczó,2020) transita por estos lugares con un drama intimista sobre una pareja que pierde a su hijo al nacer y en el que destaca la brillante y sutil interpretación de la actriz británica Vanessa Kirby (‘The Crown‘), merecedora de la nominación a Mejor Actriz en los Oscars 2021. Una historia que no rehuye mostrar el dolor y el duelo en el camino de la pérdida sin caer en la pornografía emocional.

‘Fragmentos de una mujer’ (que cuenta con producción ejecutiva de Martin Scorsese) se presentó con éxito en el Festival de Venecia de 2020, con una buena acogida de crítica y público, y Vanessa Kirby se alzó con la Copa Volpi a Mejor Actriz. Su composición del personaje de Martha, sutil y lleno de detalles, es uno de los principales valores de la cinta, cuyo guión, desigual en algunos momentos, se ve compensado por la portentosa mirada y contención de la actriz británica. Ha tenido mala suerte Vanessa Kirby este año al medirse en los Oscars de este año con actrices de la talla de Viola Davis (‘La madre del blues‘), Andra Day (‘EE.UU. vs Billie Holiday’), Frances McDormand (‘Nomadland‘) o Carey Mulligan (‘Una joven prometedora‘), porque si bien hace un trabajo espléndido, lo tiene bastante difícil para hacerse con la estatuilla a Mejor actriz.

Martha (Vanessa Kirby), una ejecutiva, y Sean (Shia LaBeouf), obrero de la construcción, esperan su primera hija y deciden que vendrá al mundo en un parto en casa asistido por una partera profesional (Molly Parker). Tras la inesperada muerte de la pequeña, ambos tratarán de lidiar con la pérdida mientras su relación se va desmoronando poco a poco.

El guión de la húngara Kata Wéber plantea un drama que transcurre en el proceso emocional de los personajes ante el duelo y el dolor. El escenario es un gélido Boston que, a lo largo del metraje, que se inicia en el mes de septiembre, va helándose con el pasar de los meses como la relación y el corazón de sus protagonistas. El planteamiento de Wéber juega con algunos recursos y metáforas algo evidentes para hacer transitar al espectador por el proceso de duelo de los personajes, como la llegada del invierno, la construcción del puente en el que Sean participa o el cuidado con el que Martha recolecta y cuida semillas de manzanas para hacerlas germinar, componiendo una cinta esteticista donde las imágenes y los símbolos atraviesan los silencios de la protagonista para transmitir su estado emocional.

A partir de una historia pequeña, en la misma órbita que dramas como la reciente ‘Historia de un matrimonio’ (Noah Baumbach, 2019), ‘Fragmentos de una mujer’ trabaja un montaje y fotografía muy cuidados en los que sobresalen algunos planos secuencia que son de lo más destacado que hemos podido ver en 2020. Entre ellas, la escena inicial del parto en casa, de casi 30 minutos, perfectamente coreografiada para transmitir de una manera bastante honesta el proceso de un parto. Se trata de una escena inquietante e incómoda, en la que el espectador experimenta la misma angustia, miedo e incertidumbre que rodean un nacimiento. Vanessa Kirby está perfecta mostrando vulnerabilidad y los procesos físicos y emocionales con los que una mujer debe lidiar durante el parto, y Shia LaBeouf, un tanto sobreactuado durante el resto de la película, ofrece una interpretación más ajustada con un Sean desubicado, nervioso, desconcertado ante la incapacidad de poder ayudar a su pareja durante el parto.

‘Fragmentos de una mujer’ transcurre por el proceso individual de duelo de ambos personajes. Sutil y contenido el del Martha, predecible y un tanto histriónico el de Sean. El resto de personajes están esbozados y orbitan en torno a la pérdida, pero el guión no ayuda a darles más hondura. El personaje de la madre de Martha, Elizabeth (Ellen Burstyn), una superviviente del Holocausto judío, que impulsa la demanda a la partera por negligencia, quizá buscando esa justicia imposible ante el horror de la muerte de inocentes, no va mucho más allá en la psicología del personaje, si bien regala al espectador algunos momentos reseñables como el duelo dialéctico entre ella y Martha, en la que comprendemos el distanciamiento hacia la figura materna de la protagonista.

Simultaneando grandes planos de la ciudad con primeros planos del rostro de Vanessa Kirby, ‘Fragmentos de una mujer’ estudia el dolor silenciado y la mirada perdida de su protagonista, a través de detalles visuales donde el espectador transita por el horror y la esperanza de recobrarse de una pérdida tan atroz como la muerte de un hijo. En este planteamiento (el temático y visual) la película se hermana con obras como la bellísima ‘Azul’ (1993) de Krzysztof Kieślowski o ‘La habitación del hijo’ (2001) de Nanni Moretti. Incómoda y dolorosa, ‘Fragmentos de una mujer’ no llega al lirismo de ‘Azul’, pero regala una experiencia emocional contenida donde ver la interpretación de Kirby ya merece la pena.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.5
  • Guion
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Fotografía
Sending
User Review
4 (1 vote)

Puntos fuertes

  • Las interpretaciones de Daniel Kaaluya y Lakeith Stanfield, sus dos protagonistas, son descomunales.
  • La fuerza visual de la cinta para contar otro capítulo oscuro de la historia reciente de Estados Unidos.

Otras cintas que seguro arrasan en los Oscars 2021 son:

‘Minari. Historia de mi familia’, el precio de los sueños (Lee Isaac Chung, 2020)

‘Sound of Metal’ (Darius Marder, 2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.