.

‘Euphoria’ Episodio Especial, Parte 1: Rue y Parte 2: Jules. La belleza de lo íntimo.

Si te cautivó la belleza de ‘Euphoria’, la fortuna te sonríe porque HBO nos ha regalado dos piezas audiovisuales dignas de ver y repetir tantas veces como te pida el cuerpo. Nunca supimos que ‘Euphoria’ sería lo que fue hasta que la vimos. La extravagancia del vestuario, los excesos y la belleza de un maquillaje sorprendente e innovador convirtieron una serie más de adolescentes en un éxito rotundo.

Los dos especiales de Rue y Jules, que HBO ha preparado en plena cuarentena, son una sorpresa que puede ser grata e inolvidable, si eres amante de las conversaciones profundas y existenciales que se encuentran arropadas por un guion magistral.

Parte 1: Rue. Perdonarse a una misma.

Como regalo adelantado de Navidad, a principios de diciembre, pudimos disfrutar de una hora de puro placer cinematográfico. Todo lo que daba el glamour y hacía a ‘Euphoria’ un acierto y la alejaba de las demás series adolescentes, desaparece ahora en estos dos especiales, pero sin nunca perder la calidad de la serie. Es más la mejora, y mucho. Ahora solo queda un escenario estático, sin lujos ni florituras, y dos personas hablando de la vida.

En Nochebuena y sin saber muy bien, temporalmente hablando, cuánto tiempo ha pasado o cómo sigue la relación de Rue y Jules desde ese momento fatídico de ambas en la estación de tren. Este primer episodio es un limbo absoluto. La atemporalidad es tal que incluso lo que pasa tras Rue y su mentor Ali, en el bar de carretera, parece ser invariable y estático.

Quizá mis argumentos, no hagan más que quitarte las ganas de ver una hora de soporífera conversación. Sin embargo, la magia de esta primera parte reside en la grandeza del guion y en la impecable y minimalista interpretación de Zendaya y Colman Domingo. No hay más que dos personas que tienen o han tenido la enfermedad de la adicción y que sienten que el perdón y la redención no es una opción para ellos.

Visualmente hablando no hay nada que nos haga apartar la vista de los dos protagonistas. La escena continuamente nos pide mirar y escuchar. Mirar la resignación y el dolor de Rue. Y escuchar la filosofía de vida de un ex-adicto que trata de reenganchar a la vida a un alma perdida. La conversación es llana, sin sobresaltos, ni tonos de voz elevados. Todo está hecho para que disfrutes del placer de una conversación transcendental de lo que significa estar vivo y lo que necesita una persona para perdonarse a si misma.

En un mundo a toda prisa y con muy poco tiempo para intimar. Rue y Ali nos recuerdan a conectar y buscar un sentido a la vida. El clímax del capítulo llega con la música. Acorde a lo que pide el capítulo y necesaria para conseguir que el espectador acabe con la piel de puntos.

Parte 2: Jules. Las capas antes de mi verdadero yo.

No hay Rue sin Jules, ni Jules sin Rue. Por eso, tras más de un mes de espera, se ha estrenado la esperada y necesaria segunda parte del especial de ‘Euphoria’. Con Hunter Schafer como parte activa de la creación de este capítulo y a la vez protagonista incontestable del especial. Esta segunda parte sigue la estela de la primera y es la perfección en estado puro.

Voy a ser sincera, mi debilidad son los momentos musicales. Aquellos momentos efímeros, amenizados por música creada para otro propósito, pero que un director o directora ve oportuno utilizar en su película o serie, para ese preciso momento. Esta segunda parte, empieza obsequiándonos con uno de estos momentos. Y honestamente, es de una belleza impecable e irrebatible. Dejando la objetividad aparte, es uno de los momentos más emocionantes y bellos que haya visto en muchos años y muchas series.

Una vez más, prima lo estático frente a una dinámica más acorde a la línea general de ‘Euphoria’. Pasan más cosas eso sí, incluso se nos aclara un poco más el limbo en el que nos deja la Parte Uno. Sin embargo, el guion sigue reinando y las conversaciones filosóficas siguen ahí.

En este caso Jules conversa con una terapeuta. Con ella trata temas como su propia feminidad, valora su transición y lo que significa para ella ser mujer trans. No es de extrañar que cada palabra del guion rezume de verdad, cuando sabemos que la propia Hunter Schafer ha participado en la redacción del mismo. Lo que siente Jules acerca de ser mujer, del hecho de sentirse artificial o mirada de arriba abajo por otras mujeres, es un escalofriante y punzante díaalogo que es digno de ver y admirar una y otra vez.

Para rematar la grandeza de este episodio, la banda sonora sigue la línea del capítulo de Rue, pero superando con creces el primero gracias a Rosalía y Billie Eillish. La canción ha sido creada para el episodio. Y sin duda, ha puesto la guinda a una magistral y fugaz historia, que para muchos pasará desapercibida, pero para quien la vea disfrutará de dos piezas únicas y de una belleza en lo minimalista y en lo cotidiano de las conversaciones que difícilmente va a volver a ser alcanzado en una serie de esta índole.

Tráiler Parte 1: Rue

Tráiler Parte 2: Jules

https://www.youtube.com/watch?v=QKEFaq-3cDc
¿Pasa el corte?
Overall
5
  • Originalidad
  • Guion
  • Banda sonora
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • La profundidad de las conversaciones
  • Una banda sonora magistral

Si tienes ganas de más, aquí te dejamos algunas recomendaciones…


Lupin’ (2020), la grandeza de lo sencillo | Netflix

Los Bridgerton’, opulencia y estilazo (2020) | Netflix

Química. Me encantan las series, especialmente un buen drama. La lectura y el binge-watching como formas de vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*