.

‘El nido’ (2020), primeras impresiones | Filmin

Miniserie rodada en la ciudad escocesa de Glasgow. Ese thriller que no sabías querías ver.

‘El nido’ cuenta con todas las premisas para tenerte enganchada a la televisión y lo hace con una trama que en más de una ocasión presenta giros argumentales que no esperas.

Esta miniserie de cinco episodios, es breve, pero sin lugar a dudas te deja con ganas de más. En muchas ocasiones nos encontramos con esa serie que presenta el clasismo característico de un siglo XXI que presume de igualdad de derechos y oportunidades, pero que es realmente segregador usando como base la riqueza.

Aquí se presenta esa premisa, pero se lleva un paso más allá en el momento en que se introduce en la historia uno de los temas más polémicos de los últimos años, los vientres de alquiler.

Dan y Emily llevan años intentando ser padres. A través de un encuentro casual, conocen a Kaya, una joven de 18 años de vida precaria que acepta ser la portadora de su bebé como vientre de alquiler. Parece como si hubieran estado destinados a encontrarse, pero, ¿Fue realmente por casualidad?

Mirren Mack da vida a Kaya, una joven con un pasado oscuro que encuentra en la desesperación de Dan y Emily (Martin Compston y Sophie Rundle) la oportunidad perfecta para escapar del hoyo en el que se encuentra.

Esta es una forma de verlo, la otra se presenta con una óptica totalmente distinta y esta es la de una pareja adinerada aprovechando la oportunidad de explotar a una joven desesperada por una situación vital imposible.

Y aquí es donde verdaderamente subyace lo interesante de esta miniserie. En ese planteamiento moral en el que es casi imposible de discernir lo correcto.

‘El nido’ presenta el dolor y el duelo de una pareja que por todos los medios intenta tener un hijo biológico. El daño emocional sufrido por la pareja tras muchos intentos y consecuentes fracasos les lleva a recurrir a algo que solo la desesperación puede hacer parecer correcto.

Los seres humanos creemos lo que queremos creer, y a veces lo llamamos destino. Los mismos protagonistas, que por cierto, están verdaderamente bien interpretados, van presentando estas dudas y cuestiones que a todos nos surgen cuando pensamos en el tema.

¿Es explotación pura y simple? ¿Es inmoral? ¿Hasta donde llega el poder de decisión de la persona que actúa como vientre de alquiler? ¿Es egoísta usar a otra persona para tener el bebé que tu no puedes? ¿Es un derecho inalienable y fundamental ser madre/padre? ¿Tenemos el derecho a comprar ese privilegio? ¿Puede el dinero comprarlo todo?

‘El nido’ está rodada de una forma magistral ya que nos hace involucrarnos en todas las partes de igual manera. No caracteriza a sus personajes como demonios, pero sí que presenta sus demonios internos.

La complejidad de la psique humana encuentra una buena representación entre sus personajes. Es una serie de cocción lenta, pero nada espesa. Siempre está ocurriendo algo, incluso cuando crees que no. La tensión vivida por sus protagonistas es sentida con una facilidad tremenda por aquellos que estamos mirando, pocas logran que esto ocurra.

El guion y la fotografía trabajan muy bien juntos en esta producción. Está cuidado en todos los aspectos, pasamos por una escala de grises amplísima tanto a nivel de diálogos como de localizaciones y esto es un plus que dinamiza enormemente el visionado.

Definitivamente, ‘El nido’ merece ser vista y sobre todo discutida. No olvides el nombre de Mirren Mack, esta joven actriz promete poner a Escocia en el punto de mira.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.3
  • Originalidad
  • Guion
  • Interpretaciones
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora

Puntos fuertes

  • Sólidas interpretaciones
  • Un tema que merece ser tratado en televisión
  • Thriller con intensidad

Otras series de Filmin que quizá te interesen

‘El incendio’ es un golpe duro tras otro a nivel emocional.

‘Darkness’, el nordic noir que quita el sueño

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario