.

‘El gran Gatsby’ (Baz Luhrmann, 2013) | A buenas Horas

Nueva York, años 20. En la alta sociedad norteamericana, llama la atención la presencia de Jay Gatsby, un hombre misterioso e inmensamente rico, al que todos consideran un advenedizo, lo que no impide que acudan a sus fastuosas fiestas en su gran mansión de Long Island. Gatsby vive obsesionado con la idea de recuperar al amor que dejó escapar años atrás. Para ello se hará amigo de su vecino recién llegado, el joven Nick Carraway.

Al director Baz Luhrmann lo conocemos de películas como ‘Romeo + Julieta de William Shakespeare’ o ‘Moulin Rouge’ y quizá no nos sorprende tanto este tipo de cinta entre sus creaciones. Pero, incluso para él, ‘El gran Gatsby’ es demasiado pomposo y ostentoso. Es el sumun, pero pasándose un poco de la raya del glamour, el color y la presunta felicidad que acompaña a una vida más que acomodada.

‘El gran Gatsby’ es una de esas películas que odiarás o amarás. Sinceramente no creo que sea posible un termino medio a no ser que este sea un ‘pues ni si ni no’. La amarás si te fascina ver en pantalla un despliegue de color, luces y brillo. Nadie como el sabe como generar esa sensación de ensueño en una pantalla.

Todo el film está perfectamente coreografiado, no se pierde detalle ni se escatima en gasto, y eso siempre viste y capta la atención de cualquier espectador. El problema que presenta ‘El gran Gatsby’ no tiene nada que ver con su puesta en escena. Pero si mucho con su tempo y duración.

Por momentos en la cinta no sabes donde esconderte, y ni que decir tiene que es imposible no mirar el reloj, porque los 143 minutos no pasan todo lo raudos que debieran. Hacía la mitad o tres cuartos del film la trama se enlentece y entonces ya no hay vuelta atrás, tienes que terminarla, pero desearías que los personajes actuasen con un mayor brío.

Quizá mucho tiene que ver que los diálogos son lentos y algo espesos a pesar de que todo a su alrededor se mueve siguiendo el ritmo de una banda sonora ágil. El personaje interpretado por Tobey Maguire, Nick Carraway, es el encargado de narrarnos la historia, y todas sus partes son puro entretenimiento, eso vamos a dárselo en esta entrega.

La historia presenta personajes de alto standing con historias poco conmovedoras por pasado que se limitan a existir dentro de su burbuja de riqueza. Levemente, muy levemente se tratan los temas candentes que presenta el guion. Podríamos hablar profundamente de celos, engaños, matrimonio, amor, lealtad y el infinito abismo entre la pobreza más absoluta y tener tanto que no sabes cuantificarlo.

Más que probablemente esto es lo que hace que la película interpretada por los siempre increíbles Leonardo DiCaprio y Carey Mulligan se quede a medio gas. La calidad del reparto es innegable, y están comedidos en su papel, metiéndose bien en la piel de esos personajes extravagantes a los que dan vida.

Aunque ese esfuerzo no es suficiente, y esta adaptación se queda en la tabla media, cuando podría haber alcanzado el liderazgo de cintas de ese año o al menos haber quedado entre las primeras.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.2
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Interpretación
  • Banda Sonora
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Una gran dirección artística
  • Un vestuario de esos que deslumbran 

Te dejamos dos imprescindibles de los protagonistas, va a ser difícil elegir una

Crítica de ‘Sufragistas’ (2015, Sarah Gavron)

‘Diamante de sangre’ (Edward Zwick, 2006) | A buenas horas

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario