.

‘Descendientes del sol’, nada nuevo bajo… ¿y? (2016)

'Descendientes del sol' cuenta los encuentros y desencuentros ocurridos entre el ejército y un grupo de sanitarios en misión humanitaria. Entre los personajes principales destacan el capitán de las Fuerzas Especiales de Corea, Yoo Shi-jin, el sargento Seo Dae-young, la teniente, y una médico del Hospital Haesung, Kang Mo-yeon.

‘Descendientes del sol’ es una de esas series que se vuelven de culto de la noche a la mañana y nadie, ni siquiera sus creadores, saben muy bien por qué, aunque abrazan el hecho gustosamente.

No hay nada nuevo en ‘Descendientes del sol’, nada. Pero supongo que hay fórmulas que funcionan y también repartos que llegan más que otros, este ha sido indudablemente el caso.

Esta serie promete acción, sonrisas y lágrimas y las entrega a puñados. Donde sobresale sin lugar a dudas es en la primera. Gracias al juego que se hace con la trama de sus personajes militares nos encontramos con escenas muy bien coreografiadas, precisas y rápidas que te atrapan y te hacen olvidar qué estabas viendo un romance cuando empezaste.

Miriada argumentativa

Hay una línea argumental de espías, otra que trata, aunque de soslayo la disputa entre lo militar y político y por supuesto una que deja a la altura de dioses del Olimpo a nuestros protagonistas, quienes, a pesar de ser heridos de forma heroica y continuada siempre están al pie del cañón salvando el día a expensas de su bienestar.

Hay traición, cobardía, superación. Todas ellas dosis de realidad acompañadas de batazos que ponen a nuestros personajes en la tierra. Se explota al máximo esa dictomía entre el valor y la moral, y por supuesto nada de obedecer órdenes a ciegas, a pesar de las consecuencias, que normalmente es correr vueltas por el complejo militar cargado de una mochila más grande que yo o no conseguir el ansiado ascenso acompañado del aumento de sueldo.

Hay muchas cosas que deberían haber sido perfiladas en torno al guion. La mayoría de las veces carece de profundidad en el desarrollo completo de las misiones y ello arrastra también la parte emocional de la serie y la mantiene secuestrada.

Conforme las relaciones personales se van matizando vemos sus intenciones y su potencial y nos quedamos con ganas de muchísimo más. Episodio tras episodio la serie se vuelve más humana e imperfecta, hay personajes que abusan su situación de poder en un intento por imponer su voluntad a expensas de los deseos de otros, otros que crean lazos para toda la vida liderando desde el ejemplo, hay amor desinteresado e interesado, reservas y secretos, y sobre todo hay vivencias compartidas en situaciones de alto estrés, lo cual ayuda a forjar relaciones complejas y muy intensas que sacadas de ese contexto ‘bélico’ tienden a ser incomprendidas.

Junto a ti

Del conjunto total de relaciones que se exponen con el discurrir de la serie encontramos algunas con matices que merece la pena señalar ya que no profundizan, aunque no tanto como podrían en aspectos muy interesantes de la psique y el comportamiento humano.

La relación entre el capitán Yoo Si-jin (Song Joong-ki) y la doctora Kang Mo-yeon (Song Hye Kyo) es una llena de tópicos, pero explora y lo hace sin tapujos, en el miedo, la inseguridad y el egoísmo. Nuestra protagonista busca ante todo protegerse, y no hay nada más humano que eso. Es el personaje más imperfecto y por ende más humano. Busca la comodidad financiera, estar segura y no sufrir, ¿y quién no?

Su personalidad y reservas se ven opuestas a cómo se presenta la figura del capitán. Básicamente una máquina de matar que siempre logra mantener la sonrisa y tener una personalidad carismática, cariñosa, agradable y reconfortante a partes iguales. La serie habría ganado infinito si su perfección se resquebrajase mostrando algo más que simple tristeza o decepción.

Cómo buena serie de acción con tintes de comedia no podía faltar el ‘bromance’ entre el capitán y el sargento de nuestra unidad militar. Los momentos más divertidos son gestionados a través de sus peripecias, ya sea durante el servicio o fuera de él. Se presenta una relación de respeto mutuo, fraternidad y confianza absolutas desde el primer episodio.

Es la única relación consolidada y presente cuando arranca la trama y eso la hace ser esencial y pivotante durante toda la serie.

El sargento Seo Dae-young (Jin Goo) y la teniente primera Yoon Myung-ju (Kim Ji-won) por su parte mantienen una relación muy compleja en la que los sentimientos mutuos no son suficientes, al menos no en la encorsetada sociedad coreana a la que debemos añadir la parte militar.

A través de esta relación exploramos el sentido del deber, en sí mismo, hacía uno mismo y hacía la persona que tenemos delante. Se muestra honesta una relación no permitida por motivos incomprensibles para nosotros, nos horroriza el clasismo en pleno siglo XXI y más aún nos horroriza el hecho de que «se proteja» al personaje femenino de forma tan burda. Algo contra lo que la teniente lucha bien, defendiendo sus sentimientos y postura hasta el final.

Atrae, a pesar de todo

‘Descendientes del sol’ es una serie con una fotografía impresionante. La localización de gran parte de las escenas en la paradisíaca Grecia ayuda a ello y añade ese toque exótico que siempre esperamos poder disfrutar en una trama romántica.

Aunque su guion flojea, sobre todo en la parte de los procedimientos médicos y al dar cuerpo y cohesión al conjunto, es capaz de hacernos olvidar todo esto con unas buenas interpretaciones y montaje que aportan peso al conjunto.

Fue un éxito como pocos se han visto en Corea en tiempos recientes. En parte por el gran alcance que tuvo a nivel de audiencia gracias a una fórmula con las partes de acción, drama y romance ajustados al milímetro, que siempre llega a una buena base de espectadores.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.1
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Originalidad
  • Banda Sonora

Puntos fuertes

  • Escenas de acción
  • Bromance
  • Las tramas secundarias

También puedes ver…

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario