.

‘Deputy’, un nuevo sheriff llega a Los Angeles

Con el título que tiene la serie sabemos perfectamente que nos vamos a encontrar una vez empecemos a verla. Y ciertamente es más de lo mismo, pero también es más de lo que queremos ver. ‘Deputy’ tiene una vida y una agilidad en la sucesión de sus escenas que bien parece que pasas las horas y días con sus protagonistas, terminas exhausto como ellos y sientes la presión que sienten sus personajes. Tiene un 10 en intensidad y sobre todo tiene un 10 en hacertela llegar.

Deputy’ es una mezcla entre ‘Longmire’, ‘S.W.A.T’, ‘Training Day’, ‘End of Watch’ y cualquier otra serie/película policíaca que quieras añadir a la mezcla. El encargado de llevarnos de persecuciones y tiros por Los Ángeles es Stephen Dorff a quien seguro recuerdas de ‘True Detective III’. En la serie da vida a Bill Hollister quien por casualidades de la vida acaba como Sheriff debido a la muerte súbita del sheriff electo, pasando a ser la cabeza visible de todo un departamento que hasta el momento pretendía echarlo por su forma de trabajar.

¿Qué esperar de ella?

Bill Hollister es presentado como un cowboy en pleno siglo XXI. Hay clichés a más no poder en su personaje y en los que le rodean, pero no dejan de ser clichés bien contados y presentados y por ahí es por donde se escapa. El guion deja de fondo cosas muy interesantes que esperemos no se diluyan con el paso de los episodios. En los primeros minutos de metraje vemos como se abren paso temas como la adopción y lo complicado del sistema para aquellos que se ven obligados a vivir en él. Se añade la vida en prisión, y cómo funciona el sistema penitenciario, pero se hace desde el apartado social. Se intenta mostrar cómo se vive y sobrevive en ellas.

Hay personajes que nos permitirán (y esperemos se profundice en ello) hablar de ética del trabajo, códigos deontológicos, y el que quizá es el más importante de todos a día de hoy, el gran tema de la inmigración. Vemos como se habla de cómo el gobierno aporta subvenciones a los condados y ciudades por sacar gente del país. Toda esta temática puede explotarse y hacerse bien, aunque no somos tan inocentes como para creer que la última serie de la cadena FOX sea lo que más tiene en mente con ella.

Busca y encontrarás

Aún así, ‘Deputy‘ es una serie a a que podemos sacarle mucho más de lo que se presenta de antemano. Solo hay que ponerle un poco de empeño y recordar por encima de todo que es una serie de ficción, no un documental. A nadie se le ocurre desobedecer órdenes dentro de un cuerpo como es el policial. Las órdenes se siguen, te pueden gustar más o menos, puedes no estar de acuerdo con ellas, pero la realidad es que terminas en la cárcel o sin trabajo si las incumples.

Bill Hollister es un personaje ficticio que intenta poner en pantalla a un ser honrado que se rige por unas normas de conducta propias. Un personaje que no teme saltarse las normas para hacer lo que cree correcto, y que por supuesto lo hace a través de la violencia. Un intento más de blanquear conductas inapropiadas en televisión. Ten estas cosas y otras muchas que seguro te chirriarán en cuenta y disfruta de la serie.

No tendrás que esforzarte mucho en buscar las persecuciones a todo trapo por las calles angelinas. Ya sea en todo terreno, moto o caballo, y sí, he dicho a caballo, porque la policía montada tiene muchos más recursos de los que vienen a nuestra cabeza de primeras. Si echas de menos alguna de las muchas series canceladas de este tipo, ‘Deputy’ seguro llenará ese vacío.

¿Pasa el corte?
Overall
3.2
  • Originalidad
  • Interpretación
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
  • Guion

Puntos fuertes

  • Intensidad 
  • Persecuciones y escenas de acción perfectas
  • Posibilidad de una trama de fondo
  • Personajes carismáticos
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario