‘Daisy’, margaritas como girasoles (Andrew Lau, 2006) | A Buenas Horas

Flores, lluvia, pintura y una vida solitaria presentan a Daisy, la protagonista a la que acompañaremos en una película que habla del primer amor que ocurrirá cuando esa lluvia cese. La emoción de los encuentros fortuitos y del esperar que estos vuelvan a sucederse, así como el palpitar raudo del corazón cuando algo o alguien te sorprende, son la carta de presentación que nos introduce en el mundo de una joven algo torpe, inocente y tan llena de encanto y delicadeza como la visión de Europa que presenta.

Hye-young (Jun Ji-hyun) es una joven artista que pinta retratos en una concurrida plaza cuando no está trabajando en el anticuario familiar. Park Yi (Jung Woo-sung) es un asesino profesional que queda profundamente impactado por la belleza y sensibilidad de la joven. Sin que ella se de cuenta, él sigue sus pasos y le envía flores diariamente. Ella por su parte se siente intrigada y espera que el misterioso admirador aparezca algún día, confiando en que sea el hombre de su vida. Jeong Woo (Lee Sung-jae) un oficial de la Interpol, llega desde Corea en una importante misión. Una pequeña confusión hace creer a Hye-young que Jeong Woo es su admirador. Así da comienzo este peligroso triangulo amoroso que está marcado por la fatalidad.

‘Daisy’ tiene los mejores primeros 40 minutos de una película romántica que jamás haya visto. Si no caes rendida ante ella en esos minutos de metraje es porque no eres una romántica empedernida y, entonces, solo tendrás que esperar unos 10 minutos más para darte cuenta de que has encontrado el thriller que no esperabas ver cuando pusiste la película. Solo el cine asiático nos da tramas como esta. En este caso, su director hongkonés, nos deja una perla tras otra, importada desde su hogar expresamente para esta cinta coreana.

Andrew Lau juega con la fotografía y como si de un cuadro impresionista se tratase nos ofrece una enorme variedad de tonos en unas localizaciones que permanecen en la retina, por lo bonito de los lugares que nos trae y por la intensidad de sus matices y paleta. Una bellísima banda sonora que casi de forma imperceptible se introduce desde el primer minuto acompañándonos en forma de música clásica dando un toque de calidez extra al conjunto.

Está bellamente contada. Cada uno de los personajes es su propio narrador y eso nos permite, no solo conocer sus verdaderos sentimientos y motivaciones, sino explorar cómo ven el mundo y cómo se sienten cuando sus vidas se cruzan. Esta herramienta genera un juego tremendo de cámaras y puntos de vista, pues una misma escena es vista, en ocasiones, hasta desde tres perspectivas distintas, creando una inmersión muy completa y compleja en la escena.

Cómo suele ocurrir en el cine coreano, todo nos sorprende. No somos capaces de adivinar por donde discurrirá la historia y los cambios de ritmo nos sobrecogen porque pasan de la acción más sangrienta a la vida rutinaria de una mujer que vive casi una vida monacal. Los hombres que se cruzan en la vida de Daisy no podrían ser más distintos a ella y quizá sea aquí donde recae ese aspecto llamativo. ‘Daisy’ es capaz de juntar elementos distantes dándoles una unidad casi predestinada. Una historia de amor de esas tan imposibles como improbables.

Aún así, a pesar de estar bien narrada, en más de una ocasión nos encontramos culpando a los protagonistas por sus acciones, cobardía y, a veces, por lo tedioso y blando de su comportamiento. Tendrás que ser capaz de dejar pasas comportamientos poco realistas para poder disfrutarla plenamente. Sus personajes a veces son demasiado ‘perfectos’ y eso no nos cuadra en una cinta en la que está en juego la felicidad que habían estado buscando y ansiando toda una vida. Ninguno de ellos tenía en mente enamorarse, pero, todas sabemos que eso es lo último que se planea en esta vida.

Quizá eches de menos algo de avaricia, amor propio y mucha intensidad en sus respuestas y acciones. Eso la habría hecho más humana, más cercana y honesta. Todo esto no quita que ‘Daisy’ ofrece premisas que enganchan. Tiene una historia lo suficientemente interesante para captar nuestra atención, y a eso es capaz de añadirle una estética atractiva y un elenco de esos que no pasan desapercibidos.

Realmente da igual el día de la semana o la hora que sea. ‘Daisy’ siempre será un buen plan. Solo hay que dejarse llevar y cautivar por su historia.

Tráiler de ‘Daisy’

¿Nos encanta?
Overall
3.5
  • Fotografía
  • Guion
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras cintas románticas coreanas son:

Always’ (Song Il-Gon, 2011) | A Buenas Horas

Late Autumn’ (Kim Tae-yong, 2010), solo una sonrisa | A Buenas Horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.