‘D. P.: El cazadesertores’, ¿Dónde está el límite? (2021) | Netflix

An Joon Ho (Jung Hae In) es un soldado. Es callado y tranquilo, pero inflexible. El sargento Park Beom Goo (Kim Sung Kyun) se da cuenta de la tenacidad y capacidad de observación del soldado An Joon Ho. Él transfiere a An Joon Ho al D.P. (Deserter Pursuit) equipo. Su misión es atrapar a los desertores. An Joon Ho trabajará, así con el sargento Park Beom Goo y el cabo Han Ho Yeol (Koo Gyo-Hwan). Los dos jóvenes tendrán que salir a buscar a los desertores encontrándose en su camino con más de una dificultad y cuestionándose de forma continua como funciona un sistema claramente dañado. Mientras tanto, el primer teniente Im Ji Seob (Son Suk Goo), que solo se preocupa por su éxito en el ejército, intentará avanzar puestos a nivel militar a expensas de sus soldados de menor rango.

Basado en el webcomic “D.P.: Gaeui Nal” de Kim Bo Tong publicado en 2015, la última serie de Netflix ha arrasado entre la critica y los espectadores gracias a un formato muy compacto que te deja con muchas ganas de más y que es a su vez fácilmente maratoneable.

Para aquellos aficionados a los K-dramas o la cultura coreana en general, ‘la mili’ de este país asiático no es un extraño, pues se “ha llevado” a muchos idols y actores famosos durante demasiado tiempo, si le preguntas a los fans, a cumplir con un deber obligatorio para los varones sanos de entre 18 y 28 años, pudiendo esta edad llegar hasta los 30 si la persona en cuestión es una celebridad aprobada por el ministerio de cultura.

Koo Gyo-Hwan y Jung Hae In

Antes de adentrarnos en ‘D.P.’ vamos a seguir aprendiendo algunos datos sobre su alistamiento militar ya que es clave conocer un poco como funciona el sistema y así comprender la realidad que se muestra en este K-drama. ¿Es obligatorio ese servicio militar? Si y no. Puedes ser objetor de conciencia, pero tal y como ya denunció Amnistía Internacional en 2018, no alistarse es más bien un castigo pues la opción disponible es trabajar en una cárcel u otro centro penitenciario durante tres años. Hemos mencionado el año 2018, y lo hemos hecho, porque hasta que no salió la nueva ley ese año no ir al servicio militar u objetar por motivos religiosos o de otra índole era penado con 18 meses de prisión y el estigma que tus acciones conllevaban por el resto de tus días eran notables.

«Todos los ciudadanos tendrán el deber de defensa nacional bajo las condiciones como se prescribe por ley»

Ahora que ya tenemos estos conocimientos y nos adentramos en un mundo que a muchos nos parece decimonónico o demasiado obsoleto, nos enfrentamos a un choque brutal. Experimentarlo como lo hacemos a través de ‘D. P.: El cazadesertores’ es sencillamente un abrir de ojos en muchos aspectos. ¿Pondrías tu a chavales recién llegados a una unidad militar, tras pocas semanas de entrenamiento a perseguir a desertores? Parece ser que el ejército surcoreano no tiene problema con hacerlo y en ese submundo es donde bucea este k-drama militar.

Jung Hae In, Kim Sung Kyun y Koo Gyo-Hwan

Jóvenes que en su amplia mayoría no quieren estar ahí se ven forzados a una forma de vida estricta, cruel y en muchos casos denigrante. En una sociedad donde el rango y el estatus social lo es todo, la jerarquía militar no hace más que acentuar las desigualdades personales y sociales entre lo que deberían ser iguales, y esto da paso a situaciones de vejaciones y malos tratos insostenibles, sea cual sea tu cultura. No hay excusas para lo que se ve en ‘D. P.: El cazadesertores’.

(3) Toda persona que viole el Artículo 20-3 (2) será castigada con prisión por no más de tres años o con una multa que no exceda de diez millones de won. (Última modificación: Act No. 9754, Jun. 9, 2009)

Según la Ley del Servicio Militar en su artículo 88.

Sabiendo lo que sabemos la pregunta ya no es ¿Por qué hay desertores? sino, ¿Por qué no hay más? Nuestros protagonistas, todos ellos, sufren enormemente el desarraigo familiar, la deshumanización del sistema y la crueldad infinita que solo los humanos sabemos ejercernos los unos a los otros. Los puntos de inflexión en los ‘distintos casos’ de deserción son muy distintos, pero nacen de esa misma fuente de vejación continuada. Cada uno de los soldados que deserta lo hace por un motivo distinto, y ‘D. P.: El cazadesertores’ consigue presentarlos con ‘justicia’, haciéndonos reflexionar en todo momento sobre sus acciones y las repercusiones de las mismas.

Koo Gyo-Hwan y Jung Hae In

Y aún así, en ‘D.P.’ hay tiempo para reír a carcajadas con los personajes y sus aventuras. El toque sarcástico coloreado de ocres se come la pantalla a lo largo de gran parte del metraje, y es entonces, cuando nos enganchamos verdaderamente a este K-drama. Una serie que conseguirá que muchos se acerquen por vez primera a las series coreanas y que hará, a la vez, que los que ya somos asiduos a ellas volvamos a caer rendidos ante la variedad y buen hacer que tienen a nivel de guion y montaje en el país surcoreano.

Jung Hae In haciendo de An Joon Ho es más que probablemente su papel más maduro y complejo hasta la fecha. El actor, que nos tiene acostumbrados a un buen nivel interpretativo, aunque bastante encasillado, se sale por completo en este K-Drama y demuestra que está dispuesto a arriesgar y acertar de pleno, como ha ocurrido en este caso. Mientras da vida a An Joon Ho es capaz de conmovernos con su sensibilidad y empatía, de sorprendernos con la rudeza de su mirada y dejarnos boquiabiertos con tremendas escenas de acción donde recibe tanto como reparte.

Koo Gyo-Hwan y Jung Hae In

Koo Gyo-Hwan es su compañero de aventuras, y nunca mejor dicho, ya que su personaje, Han Ho Yeol, es el otro soldado que sale con An Joo Ho de misión. El bromance que se genera es simple pero acertado. Ambos personajes se compenetran a la perfección, y, aunque no podrían ser más dispares sus personalidades, sus fondos sociales y vivencias personales, comparten un fuerte sentido del deber y sobre todo de la compasión por quienes están buscando, personas que bien podrían ser ellos si sus circunstancias hubieran sido levemente modificadas. Koo Gyo-Hwan se mete en la piel de un joven que no sabes nunca cómo reaccionará, y aún así te reconforta con su presencia. Un trabajo excepcional de un actor al que a partir de ahora le seguiré la pista.

Seguiremos viendo ‘D.P.’, pues tan solo hay seis episodios disponibles en la plataforma y ya sabemos lo mucho que le gusta a Netflix hacernos esperar. Sólo tenemos que recordar el ejemplo de ‘Kingdom‘. Esperemos que la espera sea más corta, pues aunque ‘bien’ cerrada esta primera parte, puedo asegurarte que querrás ver mucho más.

Tráiler

¿Nos encanta?
Overall
4
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Originalidad
  • Banda Sonora
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Unos personajes bien presentados en una historia muy interesante.
  • Una fotografía y montajes tremendos.

Otro K-drama militar que no debes perderte es:

‘Search’ (2020), la avaricia no tiene conciencia | OCN

Y si te encanta Jung Hae In tanto como a nosotros tienes que ver:

‘One Spring Night’ y lo socialmente aceptado (2019) | Netflix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.