Crítica de ‘Silencio’ (2016, Martin Scorsese)

Título original: Silence

Año: 2016 (Estados Unidos)

Duración: 159 min.

Director: Martin Scorsese

Reparto: Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Ciarán Hinds, Tadanobu Asano,Shin’ya Tsukamoto, Ryô Kase, Sabu (AKA Hiroyuki Tanaka), Nana Komatsu,Yôsuke Kubozuka, Yoshi Oida, Issei Ogata, Ten Miyazawa

Guión: Jay Cocks, Martin Scorsese

Fotografía: Rodrigo Prieto

MúsicaKim Allen Kluge, Kathryn Kluge.

Género: Drama.

Sinopsis: Segunda mitad del siglo XVII. Dos jesuitas portugueses viajan a Japón en busca de un misionero que, tras ser perseguido y torturado, ha renunciado a su fe. Ellos mismos vivirán el suplicio y la violencia con que los japoneses reciben a los cristianos.

Crítica de ‘Silencio

por Jaime Garzía

“Cabezota”

Si, pero no. Martin Scorsese pretende traernos con ‘Silencio’ un drama desgarrador y que nos haga vibrar de emoción, pero lo único que consigue hacernos vibrar es nuestra paciencia debido a la tediosa y lenta producción que tenemos ante nosotros. Pausada y fuertemente dotada de una simpleza fatigosa y cargante, ‘Silencio’ transcurre sin mayor preocupación haciendo de los minutos un monótono diálogo entre las imágenes de lo que está sucediendo y una voz en off interpretada por Andrew Garfield sin ningún ápice de parquedad y que pondrá a prueba la templanza del más pintado.

Precisamente otro punto discordante en la obra final reside en las interpretaciones de los protagonistas; sobre todo aquellos no nipones. Andrew Garfield es el gran protagonista, acaparador de minutos y responsable del transcurso de la historia, pero su trabajo da como resultado final un ejercicio titubeante, aburrido y de baja calidad interpretativa. Lo de la voz en off no tiene nombre: sin tensión, emoción, dolor o alegría; una lectura plana de un folleto publicitario. Adam Driver pasa con más pena que gloria, y la propia cinta lo sabe, haciendo de él un mero acompañante. Liam Neeson se queda frío y distante, es más una brisa interpretativa que un trabajo de actuación completo, resultando ser algo que pudo, pero que finalmente no.

Más allá de una fotografía realmente bella y de unos escenarios cuidados, la película se pierde en su propio círculo narrativo y en su falta de fortaleza ante las emociones que los protagonistas debieran sentir. No sientes ese temor, esa pena, ese llanto ahogado que el jesuita principal debe percibir; todo es aburrido, plano y llegando a lo absurdo en cuanto a su duración, plagándose la historia a si misma de una cantidad incontable de escenas que sobran por completo, ya que ni aportan ni restan.

‘Silencio’ no es lo más Scorsese que hay, eso está claro; pero es que tampoco es ni una sombra. Silencio es lo que deseas que ocurra en cuanto llevas unos minutos en la butaca; que acabe esta práctica fílmica soporífera y monótona.

  • 4/10
    Realización - 4/10
  • 6/10
    Fotografía - 6/10
  • 3.5/10
    Montaje y edición - 3.5/10
  • 4/10
    Música - 4/10
  • 3.5/10
    Guion - 3.5/10
  • 2.5/10
    Interpretaciones - 2.5/10
3.9/10

Resumen

Lo mejor: La belleza de su fotografía.
Lo peor: La voz en off de Andrew Garfield.

Tráiler de ‘Silencio

3 comentarios en “Crítica de ‘Silencio’ (2016, Martin Scorsese)”

    1. Jaime Garzía Iglesias

      ¡Buenas! Lo primero… ¡gracias por tu comentario! He de decir que esto es lo que me gusta de verdad del cine, descubrir tantas opiniones diferentes. 🙂

      Por supuesto, no tienes por que estar de acuerdo con mi crítica, es más… ¡Me alegra muchísimo que te gustase y la disfrutaras, Tere!

      Espero seguir charlando de cine por aquí contigo. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.